La ley del Yeti

9 de Septiembre , 2018

Son tres mil y se llevan mal

En el pueblo de José Borrell, La Pobla de Segur _ tres mil habitantes mal contados _, los golpistas han encontrado otro motivo para la confrontación, cual es quitarle la calle al ministro para dársela a cualquier mindundi que apoye el golpe.

La confrontación bien llevada une mucho, ya se sabe. Si el enemigo es exterior, un pueblo en guerra se siente mucho más pueblo, y si se saca de la manga uno interno, se ha dado un gran paso hacia la guerra civil. Lo tenemos fresco.

Esto es muy elemental, como de Primero de Propaganda o por ahí, que es la asignatura preferida de muchos políticos actuales. A los tres mil habitantes de Pobla del Segur les han metido una guerra civil particular, dentro de la ya se vive en general. Y otras vendrán que azuzarán el fuego.

A esos vecinos ya no les queda la posibilidad de mirar con indiferencia hacia la calle dedicada al ministro. No, ahora les obligan a elegir uno de los dos bandos que alguien ha inventado. O están a favor de quitarle la calle y se ganan la consideración de fieles catalanes de la madre patria, o prefieren a Borrell, y son unos fachas españolistas.

Quienes se dedican a plantear estas absurdas dicotomías infantiles y repugnantes deberían ser juzgados por atentar contra la salud pública, igual que los traficantes de droga, los vinateros del metílico o aquellos desgraciados del aceite de colza.

Ojalá no lleguen a causar ninguna muerte, pero coquetean con esa posibilidad y ponen en riesgo la salud y la paz de las personas.

La calle de Borrell o el lazo amarillo son las provocaciones de unos pescadores que solo saben hacerlo en río revuelto, a costa de sufrimientos y mentiras. Deberían ser perseguidos por ley, pero hablar allí de ley es como hacerlo del Yeti. Dicen que existe, aunque nadie lo ha visto.

Dos goles por la escuadra

8 de Septiembre , 2018

Moscovici-Calviño, la imagen realista del viernes. El resto era surrealismo

Madrugada del viernes. La 2 emite una nueva entrega de la serie documental Apocalipsis. La II Guerra Mundial. El título del capítulo no deja lugar a interpretaciones, Stalin el Demonio.

Golpe de estado ruso al que llaman revolución. Los bolcheviques son derrotados por paliza en las urnas. ¿Solución? Eliminación de las urnas. Lenin, dictador máximo. Stalin, asesino genocida implacable. La revolución necesita muertos en los que auparse…

La continuación ya la saben ustedes, aunque nunca faltan cegatones con ganas de imitarlos y repetir experiencias.

En los informativos, antes y después de este documental, se abre el telón y se ve a Sánchez y a Iglesias hablando de nosotros, es decir, de sus administrados. El uno le dice al otro no sé qué cosas, porque después nos contarán no sé qué otras. Espeluznante.

Supongo que la emisión de Apocalipsis estaba programada de antemano y no han podido evitarla, pero el caso es que la parrilla del viernes en la 2 quedó de lo más surrealista; eso sí, con el contrapunto obligado de la entrevista entre Pierre Moscovici y la ministra Nadia Calviño, que ahí sí que no hubo poses ni apariencias, porque Europa no entiende de socios exigentes, ni de deudas contraidas para alcanzar la presidencia.

Europa, o sea, Moscovici, le habrá dicho a Calviño lo que Calviño ya sabe de sobra, porque ella viene del mismo sitio. Mi querida amiga, aquí no hay más cáscaras que el déficit estructural, así que ya le puede decir a su presidente que por mucho que hoy se fotografíe con el capitán de gastadores, el Niño de la Coleta, mejor será que lo deje entretenido en programar bien los documentales de la 2 y que él se dedique a lo que debe.

Habría que oír a Iglesias: El viernes me metieron dos goles por la escuadra. Uno, Stalin, y el otro, Moscovici.

Sanchezitis

7 de Septiembre , 2018

Doctor, me duele el Sánchez

Todas las noches, después de acostarme y de rezar el Jesusito de mi vida, repaso las buenas intenciones para el día siguiente. Durante estos últimos meses incluyo entre ellas el firme propósito de portarme bien con Pedro Sánchez, pero lo confieso, no he podido llevarlo a cabo ni un solo y puñetero día.

No sé si esta conducta, adversa al presidente del Gobierno y alejada de mis propias promesas nocturnas, conlleva penitencia, pero confío que de haberla, no sea ni administrativa, ni terrenal. Si acaso, purgativa y temporal.

En mi defensa he de decir que el señor Sánchez me supera en todos los esfuerzos que realizo por verlo simpático. No le veo la simpatía por ninguna parte y lo que es peor, cada vez que abre la boca es para anunciar algo que se encuentra en las antípodas de lo que honradamente considero una buena gobernación.

Mira que lo intento, pero nada. Desde que admite como compañeros de moción a quienes admite, hasta hoy, no habido ni la más mínima sintonía. Fíjate tú que la tuve hasta con Zapatero. Pocas, pero alguna vez estuve de acuerdo. Y ya no digamos con Felipe, por cuya defensa sufro persecución de la Justicia.

Pero, chico, con este rapaz cortefiel no hay manera. Me pasa lo que con algunas comidas que no te gustaban siendo niño y tu madre te decía: No hagas bola. Es decir, no le des vueltas y más vueltas en la boca porque acaba siendo un engrudo intragable. Pues eso, que no lo trago.

Dirá él y dirán ustedes, que es mi problema, y como tal lo cuento. Yo, venga a rezar por las noches para que me caiga bien el muchacho y nada más abrir el periódico al día siguiente, ¡zas! me saca de quicio.

No sé si será cosa de estomatólogo, de endocrino o de psicólogo, pero yo esto tengo que tratármelo, porque de lo contrario es un sinvivir y ya no está uno para asumir riesgos de salud.

En la fracción de un segundo

6 de Septiembre , 2018

Una de las ventajas de que gobierne Sánchez _ alguna tenía que tener _, es que el plasta de Jordi Évole ha dejado de manipular las conciencias sobre la equidistancia entre la excelencia catalana y la maldad intrínseca del español, y ahora cambia de cadena para ver cómo vamos a pagar la jubilación de los centenarios.

Porque ya lo sabrán ustedes, con Sánchez no solo cumpliremos cien años, sino que habrá dinero para poder ir en invierno a ver guiris. Ésa es la idea.

Otra ventaja del mismo cariz es que ya puede caer el empleo en agosto sin que nadie se lleve las manos a la cabeza.

Si eso ocurre, la culpa la tendrá el descenso del turismo internacional; y si desciende el turismo será porque aumentan las temperaturas, y si aumentan las temperaturas será porque Rajoy se olvidó de abrir las ventanas.

Monedero recomienda que se escuche Radio Nacional de España, porque ahora los partes informativos le gustan mucho más que antes, dónde va a parar. En los de ahora parece que Franco perdió la guerra, que Maduro es un tipo despierto y que Nadal gana con soltura sus partidos más enrevesados.

A Iglesias le pasa lo mismo, pero con la sanidad pública, que de la noche a la mañana se ha convertido en la mejor del mundo y sus niños han tenido un equipo médico habitual más numeroso que el del mencionado general durante su estancia en La Paz.

Hasta la enseñanza concertada, que antes del verano contaminaba ideología carca, ya no lo hace y ha dicho la ministra del ramo que se extienda sobre los centros un manto de absoluta tranquilidad, que aquí las meteduras de pata nunca pasarán de ser globos sonda.

Fernando Costa dibujaba unas viñetas tituladas “En la fracción de un segundo… cambia la opinión del mundo”. Él las hacía como chiste. Nunca sospechó que se harían realidad.

Nunca se sabe

5 de Septiembre , 2018

La Virgen del Tránsito medió por los niños

La arrogante parejita Montero/Iglesias les ha perdonado la vida a los creyentes que rezan a la divinidad para que interceda a favor de sus dos hijos prematuros.

Los políticos emitieron un comunicado conjunto para hacérnoslo saber. Ellos son ateos, eso dicen, pero les agradecen los rezos a quienes no lo son, porque “nunca se sabe” (Montero/Iglesias dixit).

En un lenguaje propio de los tiempos, cursi como una gorila en bragas, la pareja resume todos sus conocimientos teológicos en ese contundente y ridículo “nunca se sabe”. Fantástico.

Ahora que ya ha sido asaltado el Palacio de Invierno, la capilla de la Complutense podrá verse libre de las tetas contestatarias de Rita Maestre, que también vive otro dulce momento de amor. Casamos a Monedero y lo bordamos.

Los nuevos papás saben que han sido tocados por los rezos a la Virgen del Tránsito, a la Santa Rosa de Viterbo y a la Santa María Liberatrice. No es que sean las devociones más populares, pero habiendo fe, ninguna es peor que otra.

En consecuencia, el comunicado añade la frase más inquietante, pero también la más esperanzadora, pues anuncia que enseñarán a sus hijos el respeto y la tolerancia hacia los demás. ¿Por qué lo anuncian? ¿Es que no pensaban hacerlo y es una novedad?

Enseñaremos a nuestros hijos a ser buenas personas. ¡Hombre, qué menos! Pero la verdad es que se agradece, porque el lenguaje que venían utilizando antes de la toma del Palacio, antes del chalet, antes de la paternidad, era bastante incendiario.

Quizás ahora, con la responsabilidad paternal y con la obligación de satisfacer los plazos mensuales del crédito, el mundo se vea con otros ojos, de lo cual nos alegramos un montón y pedimos a la Virgen del Tránsito que les libre de okupas en su hogar, porque nunca se sabe.

Hasta el fondo

4 de Septiembre , 2018

Rajoy y los suyos se dejan comer antes que renunciar a su fe

Se tienen que acordar porque fue el último mayo, hace tan solo cuatro meses. El entonces candidato a presidente mediante una sencilla operación de desalojo anuncia que si triunfa la moción, convocará elecciones “cuanto antes, por supuesto”.

Si se hubiese limitado a decir “cuanto antes”, cuando tenga que convocarlas podría negar que mintiese como un cosaco, aunque ese momento fuese al límite de lo legal, en el 2020. Pero una vez que añade “por supuesto”, el engaño lo deja con el culo al aire. Por supuesto que estoy mintiendo.

En realidad su grado de credibilidad es parejo al de su obstinación; de derrota en derrota hasta la victoria final.

Cómo será la cosa que los más pesimistas asustan con el mensaje de que en España no volverán a convocarse elecciones democráticas, lo cual es tan fuerte como para encerrarse a cal y canto en una cueva del Sacromonte.

No, el presidente nos ha tranquilizado. No piensa perpetuarse. Solo hasta agotar todos los plazos posibles. O sea, que nadie espere elecciones anticipadas.

Como venimos del “cuanto antes, por supuesto” y vamos “hasta el fondo, como mínimo”, a más de uno se le ha ocurrido pensar que fue el propio Sánchez el autor del “elecciones nunca” en una hábil jugada de intoxicación, porque se la indilga a los ultras, les demuestra que era falso, y en vez de criticarle porque no las adelanta, el país respira tranquilo pensando que sí las habrá, al final de un largo túnel, pero las habrá.

Todo lo que no sea salir cuanto antes de este bochorno es lamentable y no hay suma matemática que lo ampare. Han sido cien días y de Rajoy solo se acuerda Inda para reprocharle que no hubiese dimitido, como se le pide en su momento, si con ello evita La que se avecina. No lo hace y le pesará, porque hoy nadie le agradece que se haya dejado comer por los leones del Congreso, salvo Sánchez.

La hora

3 de Septiembre , 2018

Mirarse la hora

De repente, todas las ventajas de tener dos horarios han desaparecido como por ensalmo. Ahora solo existen inconvenientes y lo que nos conviene es no cambiarlo. Pues será así.

Yo me creo todo lo que me dicen porque no es cuestión de examinar el impacto en las distintas actividades, en el ahorro energético o en la salud, porque no tienes medios, y entonces, o te fías o desconfías. Al mismo tiempo comienzas a sospechar que quienes deciden estas cosas, tampoco lo estudian tanto, sino que se mueven por otras motivaciones, a saber cuáles, porque cada vez les da por algo distinto.

Ahora que se habla mucho de esto, tropiezo con un dato insólito. Dice que tener una hora más de luz al día reduce un 2 por ciento los casos de miopía. La precisión es inquietante. Un dos por ciento. Ni un uno, ni un tres.

¿Y los casos de presbicia? ¿Aumentan o disminuyen? Es indudable que si se quiere llegar a una conclusión, se informará de aquello que más la favorezca, y eso debió pasar cuando comenzamos a tener el de verano y el de invierno.

En aquel momento, ustedes se acordarán, todas eran ventajas. Se ahorraba un montón de energía, salías más contento a la calle, tu salud mejoraba y los trinos de los pájaros sonaban más entusiásticos.

Ya no hay nada de eso, por lo que se aconseja volver al horario único, o algo así, porque tampoco es que le haya prestado mucha atención. Total, me lo van a cambiar.

En 1916, sabios de los principales países europeos _físicos y matemáticos principalmente _, llegan a la conclusión de que adelantar los relojes una hora en septiembre, proporcionaba múltiples beneficios. Y en plena guerra, el propio Negrín firmó un decreto por el que se adelantaba el horario en abril de 1938, no una hora, sino dos. El cambio horario cambia mucho.

¡Exprópiese!

2 de Septiembre , 2018

Modelo de expropiador a seguir

El telediario es un espacio informativo donde cada emisora mete lo que quiere y como quiere. No crean que es la Biblia, ni el resumen del día, ni lo más destacado. Unos son más rosas, otros son más sangrientos y casi todos dan un extraordinario valor a las noticias del tiempo.

No son espacio críticos, porque no les hace falta. Su fuerza se basa en lo que entra y en lo que jamás aparece. Al frente de ellos la emisora correspondiente puede poner a un periodista, o a un comisario político.

Se sobreentiende que en el primer caso, el objetivo es aumentar la audiencia haciendo que ese espacio sea el más visto. En el segundo, el beneficio no es para la cadena, sino para una entidad ajena a ella que busca una rentabilidad política.

Parece evidente que un telediario que busque únicamente la calidad informativa es más fácil encontrarlo en las emisoras públicas, pero hoy en España se está consumando un golpe absoluto a tal posibilidad, de forma y manera que en muy breve tiempo, la información de las cadenas públicas va a ser lo más alejado que exista a la objetividad.

La purga que Podemos realiza en todos los estamentos relacionados con la información tiene una nota común, cual es la sustitución de unos profesionales contrastados, por otros de perfil bajo y obediencia canina, desde Rosa María Mateo, que es el mascarón femenino del barco pirata, hasta la jefatura más intrascendente.

Las privadas se están frotando las manos en el convencimiento de que tan burda operación de embaucadores pasará factura a los niveles de audiencia referidos y engrosará los suyos.

Bueno, ése es su problema. El de los españoles es que los más importantes medios públicos que teníamos han quedado expropiados de facto, como decía Chávez con el imperativo de ese verbo.

En propia puerta

1 de Septiembre , 2018

El próximo no me lo cuelan, ¡por Afflelou!

Dice la ministra de no sé qué que le han metido un gol por la escuadra y que está muy disgustada, como cuando no te sube la mahonesa.

Vamos a ver. Relájese. Busque el centro de gravedad permanente, respire y listo. No se le ocurra dimitir por una chorrada así. No tiene más que fijarse en lo que hace su jefe para darse cuenta de que lo suyo es pataca menuda.

Han legalizado un sindicato de izas, rabizas y colipoterros. Bueno, ¿y qué? Al lado de todo lo otro, esta pifia no llega ni a la categoría de preocupante. Es como si estás en plena II Guerra Mundial y pides perdón por una escaramuza en Albania.

¿Le han metido un gol? Pues nada, a empatar, chavala. Lo peor es lo nuestro, que nos meten goles a cascoporro desde hace tres meses y resulta que son de ustedes, los ministros mejor preparados desde que Jovellanos lo fue de Gracia y Justicia.

Además lo tiene muy fácil. Usted llega el lunes al Ministerio y pregunta, ¿a ver, quién ha sido el gracioso que metió las putas en el BOE? Y ya está. Supongo que alguien dirá: Yo. Y entonces usted le contesta: Pues ya las estás sacando, que resulta que somos feministas y esas cosas no se hacen.

¡Pero si son trabajadoras del amol, y nosotros somos los que nos encargamos de los asuntos del trabajo!

Es posible que ésa sea la réplica del autor/autora del gol, pero usted no debe ceder, ni mostrarse débil ante el error cometido: Que me las quites, que ha dicho el presidente Sánchez que en este país se cumple la ley a rajatabla; y si no, que se lo digan al Senado, al Constitucional, al Supremo, al Tribunal de Cuentas, al Código Civil y al Tribunal de las Aguas de Valencia, que es el que menos aguas hace.

Con la que cae y usted preocupada por un golito de nada en propia puerta. Ni caso. Ya verá cuando lleve 20 años en el cargo cómo no le cuelan ni una.

Tortura acústica

31 de Agosto , 2018

El minarete

A las ocho de la tarde, a las ocho en punto de la tarde la plaza de Vic rompe el silencio y de una boca cavernosa surge la voz del Gran Hermano que recuerda a los míseros mortales su destino en esta vida, la independencia de Cataluña.

Primero vienen los toques de aviso, luego las ocho señales horarias; un breve silencio y un repique de campanas pone prólogo al tono intimidario del locutor, que bien podría ser el de un campo de concentración, despiadado y tétrico. Sigue un nuevo repique y el silencio.

Entiendes que en el ánimo de los sufridos habitantes de Vic quede prendido el horror a manifestar cualquier opinión contraria a la voz que retumba desde lo que antes era su casa común.

A Goebbels le habría encantado. Un método sencillo, barato y machacón que no nos extrañaría ver repetido en otros consistorios catalanes a las ocho, a las nueve o a las diez.

En la iglesia ferrolana de San Salvador de Serantes se produjo un curioso episodio en los años de la República que nos vino a la memoria a raíz de esta monstruosidad de Vic.

Allí, concejales de izquierda logran del concello todo lo contrario, o sea, que las campanas de la iglesia de Serantes prescindan del toque de difuntos, según ellos, por la infinita congoja que tal sonido produce en el ánimo de los parroquianos.

Se entiende que es en el ánimo de los de izquierdas, descreídos en asuntos de la vida eterna, pero afectados ante el ritmo del campanero.

¿Qué dirían los de Serantes si se enteran de que ochenta años después, a las campanas se les añade la voz de ese heraldo conminatorio que expande la congoja aderezada con las consabidas mentiras sobre los presuntos delincuentes y fugados que se disfrazan de presos políticos y exiliados?

A saber, porque a algunos de sus herederos ideológicos les agradan las campanadas con tal de que no le meneen la poltrona.