Reinaugura el Price

13 de Marzo , 2019

En la primera plana de El Imparcial, cuando es elegida Miss Plaza de Toros, y la foto aumentada

Explica su encuentro con Flemming a Jaime Herranz. “Esto me ha proporcionado la satisfacción más grande: la de venir a España, ¡a mi España!” Le preguntan por proyectos cinematográficos y ella contesta con mucho secreto que es muy probable que ruede una película en España, aunque no puede dar más datos “porque se lleva con absoluta reserva”.

La gira que le queda por delante parece no tener fin: Barcelona, Valencia, Granada, Egipto… es muy posible que la India. “Pero volveré aquí en cuanto pueda. Mamá, que me acompaña a todas partes, siente como yo ese deseo. ¡Y lo conseguiremos!”

Sin embargo algo se cruza en los planes de las Dixon porque los siguientes pasos de la artista nada tienen que ver con los andados hasta ahora. Así, en agosto de ese mismo año 1929, la vemos fotografiada en la prensa madrileña tras ser elegida reina de la belleza del barrio de la Plaza de Toros, lo que nos permite sospechar que las mujeres, o al menos la hija, ha sentado sus reales en esa zona de la capital de España.

Pronto averiguamos su nuevo destino. El empresario circense Mariano Sánchez Rexach se hace con la dirección del Price después de trece años en manos de Parish y está a punto de presentar un nuevo espectáculo. Sánchez Rexach, que será asesinado en 1936 por una partida de milicianos, es padre de Pilar y Mercedes Sánchez Gallego, que se casarán respectivamente con los empresarios Manolo Feijóo, gallego, y Arturo Castilla, vasco, o sea, los creadores del Circo Americano Feijóo-Castilla. Pero ésa es otra historia.

Cuando Sánchez Rexach anuncia su nuevo programa, incluye un grupo de muchachas llamado Fémina, formado por francesas, italianas, inglesas, rusas, españolas y americanas, “que actúan como señoritas de pista a las órdenes de Estelle Dixon, sugestiva regidora”.

Miss Axon

12 de Marzo , 2019

Caricaturas de Harry Flemming, Estelle Dixon y dos bailarines por Manuel Bayo Marín en La Voz de Aragón

Su madre dice:

_ ¡Bah! ¡No le haga usted caso! Nadie puede decir de esta agua no beberé. Realmente, el matrimonio es problema de muy difícil solución. Todo es cuestión de enamorarse de verdad. Y como ella, ya se lo ha dicho, no ha conocido todavía el amor…

_ A lo mejor_ auguramos _ le sorprende aquí, en la tierra de su madre. ¿Aún no ha recibido ningún ramo de flores? Porque le advierto que pienso avisar a los galanes de la ciudad para que la ofrenden con flores…

_ Bueno, No he recibido aún ninguno. Pero no diga nada. Sería una coacción. Prefiero que lleguen espontáneamente. Sin tarjeta, como en Madrid… ¡También sería original que me enviaran tarjetas sin flores!…

_ Efectivamente _ comentamos al despedirnos—. Muy original. ¡Y más económico!…”

La entrevista se ilustra con varias caricatura de Bayo Marín, la principal, dedicada a Estelle.

El día 24 abril de 1929 actúan en Zaragoza al reclamo de “Harry Flemming, el mayor bailarín del mundo” ¿Mayor o mejor? La empresa del Circo anuncia la presentación de una función “de artistas blancos y negros”, en el espectáculo “¡Hello Jazz!” o “Una hora en New York”. Se recuerdan sus éxitos parisinos al lado de la Mistinguet en el Moulin-Rouge, anteriores a la creación de la compañía.

La prensa zaragozana repasa el elenco de artistas y al hablar de Estelle, dice: “Miss Estelle Dixon, conocida por Miss Axon, por haber obtenido el primer premio de belleza en aquella ciudad, artista de cine y graciosa cantora de fox”. Otra sorpresa, la joven ha sido Miss en Axon. Lástima que no hayamos podido localizar ni la población, ni el certamen.

También El Mañana, diario de Teruel, habla con Estelle. El periodista Jaime G. Herranz ensalza la belleza de sus ojos.

En la conversación deja entrever que su padre es norteamericano, pero sus abuelos y su madre, españoles.

Volver a Hollywood

11 de Marzo , 2019

Fotografiada por Luis Ramón Marín con otra artista

La artista se escabulle. Su madre es española. ¿Y ella? “Estelle Dixon se llama Cabrera de segundo apellido. Su madre nació en Monzón. Todo esto nos lo dice su madre, que, como los enanos del famoso soneto de Ruten, parecen hermanas. La hija no oculta el agrado de esta comparación.”

Los admiradores de la muchacha dan pie a una suposición:

_ Estará usted encantada con esa ronda de amor _ preguntamos.

_ Yo me casé a los quince _ interrumpe su madre. (Gracias a lo cual podemos intuir que en ese momento ronda los 35).

_ No lo crea usted _ dice Estelle _. Ignoro todavía lo que es el amor. ¡Solo tengo diecinueve años!

“Volvemos a la hija. Aún pareciendo hermanas, los 19 años de la más joven exigen mayor atención. (¡¿) Sin preguntar, va explicando cómo, habiendo vivido en Los Ángeles, como artista de cine, se incorporó a la Compañía de Harry Flemming en Buenos Aires. Quiso tomar del bailarín unas lecciones. Dándoselas, el maestro descubrió en la discípula condiciones admirables. Este negro que sabe llevar la pechera blanca, tiene buena vista, como el personaje que creara la imaginación de Insúa”. (El periodista se refiere a El negro que tenía el alma blanca (1922), la famosa novela de Alberto Insúa, ya que Harry, efectivamente, es de raza negra).

“Después, convencida, se contrató con él. Y hasta ahora. Terminado el contrato, piensa volver a Hollywood. O quedarse en España, donde tan bien se siente.

_ Hágalo _ insistimos _. Quédese a vivir aquí. Enseguida alguien sabrá conquistarla. ¿No

le gustaría casarse en España?

_ No me gustaría casarme en ninguna parte. Odio profundamente el matrimonio…

Un poco sorprendidos, miramos fijamente sus ojos enormes. Ojos claros, que reflejan frialdad.

El mejor bailarín del mundo

10 de Marzo , 2019

Una página de prensa en la que aparece Estelle y el anuncio de Uruguay

Otro salto inexplicable, traslada a Estelle Dixon de Los Ángeles a Buenos Aires, aproximadamente el año 1927 o 1928. Allí conoce al bailarín norteamericano de jazz y swing, Harry Flemming, considerado uno de los mejores del mundo, que trata de formar compañía. Recibe unas clases y de inmediato se incorpora al elenco como una de sus principales figuras, siendo pareja de charleston con Harry, lo cual es cierto, porque los carteles de la actuación de Flemming en Uruguay atestiguan que Estelle Dixon es el primer nombre que aparece debajo del bailarín.

La incorporación de Estelle a la troupe de Flemming se habría producido al mismo tiempo que la del dúo de guitarristas hawaianos Les Loups, formado por Óscar Alemán y Gaston Bueno Lobo, con los que ella actúa como bailarina.

Cuando Harry llega a España para actuar en su gira internacional la define como canzonetista, bailarina y artista de la pantalla… pero seguimos sin pruebas. En marzo de 1929, Flemming y los suyos se presentan en el Circo Price de Madrid y pocos días después, en el Teatro Fuencarral, también en la capital. Ambas críticas son muy buenas y en ambas se alaba la contribución de Dixon al esplendor del espectáculo.

A continuación se trasladan a Zaragoza, donde el periodista Joserre, de La Voz de Aragón, se fija en Estelle: “El público aprecia, mientras baila y canta, que sobre todas las cosas, es bella, bellísima. Rubia, de ojos claros, enormes, ríe… como ríen esas girls deliciosas de las comedias yankees: es decir, deliciosamente y sus movimientos tienen la gracia de una dominadora del ritmo”. Luego de los piropos, la entrevista:

_ Quiere decirme, miss Estelle, ¿cómo habla usted tan admirablemente español? _ le pregunta

_ Mi madre _ responde con sencillez _, es aragonesa.

Estelle Dixon Cabrera

9 de Marzo , 2019

Una belleza de 19 años en La Esfera

Estelle, Estrella o Stella Dixon fue una bailarina, directora de pista, miss, segunda tiple, corista y pin-up española, posiblemente llamada Estrella … Cabrera, cuya huella biográfica es difícil de seguir hoy, porque ella misma se encarga de poner obstáculos a quien lo intentase.

Aunque su nacimiento parece ocurrir en Monforte el año 1910, poco más se puede añadir a sus años inmediatos, salvo lo que la joven cuenta en las cuatro entrevistas periodísticas que hemos localizado, en donde se desliza un ramillete de contradicciones, como la de declararse americana, gallega, andaluza o aragonesa, según en qué circunstancias.

Dueña de un rostro muy atractivo y un físico agraciado, durante dos años _ y solo durante dos _, acapara los espacios que algunas revistas españolas dedican a la belleza femenina, desde Blanco y Negro a Muchas Gracias, cuyos estilos van desde el clasicismo fotográfico de una mujer estatua y estática, a las poses pícaras y desenfadadas que tienen como objetivo provocar el erotismo de las pin-up americanas, a punto de vivir su época dorada.

Si seguimos sus declaraciones en esas entrevistas deberemos creer que su madre es una mujer aragonesa, nacida en Monzón (Huesca) y que su padre es un americano que no aparece en ninguna referencia. Tampoco se aclara por qué nace en Monforte, hecho que oculta otras veces, haciéndose pasar por andaluza, como dijimos; quizás por pensar que ese origen ayuda más a su carrera, quizás por arrojar tinta de calamar sobre un pasado que prefiere dejar bajo llave.

Un salto temporal de dieciséis años nos lleva a situarla en Los Ángeles como artista de cine, aunque tampoco hay referencia exacta de su participación en ningún reparto, al menos con ese nombre. Si lo decimos es solo porque ella lo afirma.

Multipremiado

8 de Marzo , 2019

El río Centiño, llevado por Gamboa a las páginas del Blanco y Negro

Andrés Gamboa es corresponsal artístico de El Pueblo Gallego, Diario de La Marina, de La Habana, y otros

Las fotografías enviadas a Zaragoza se exponen antes en el Café Central, que abre en Foz Gumersindo Martínez. Entre las obras se cita “una chula con su pañolón de Manila y su guitarra”, paisajes gallegos y un rústico molino “en cuyas aguas se reflejan las siluetas de unas lavanderas con maravillosos efectos de luz”.

La revista argentina Foto-Magazine recoge en este año de 1928 los éxitos de su colaborador en Lugo y poco después, en 1930, el Salón Internacional de Fotografía celebrado en Buenos Aires por la Sociedad Estímulo de las Bellas Artes, premia a Gamboa en competencia con las otras 7.000 fotos recibidas.

Entre una fecha y otra, el 3 de marzo de 1929, es objeto de un homenaje en Foz para hacerle entrega de una “excelente máquina fotográfica” por suscripción. Los promotores de la iniciativa son Cándido, Florencio y Basilio Eijo Maseda, Manuel Rodríguez Rodríguez, Agustín Freire, Crisanto Couto, Francisco Maañón, Ramón Salgado, José Constantino Vázquez, José Fernández Gómez, José Villares, José Lauro, Antonio Goy Díaz, José Raimundo y Armando Fernández.

También en 1931 vuelve a ser galardonado, esta vez en Madrid por la Exposición de la Escuela de Fomento de las Artes, el Centro Galicia y la Muestra Kodak, donde expone doce fotografías, entre ellas, Atardecer, Lavanderas de Foz e Hilandera. Asimismo, en la V Exposición Internacional de Fotografía, organizada por el Ateneo obrero, de Gijón, obtiene dos diplomas de honor por sendos paisajes.

El 28 julio de 1933, su amigo Antonio Goy Díaz, redactor de El Progreso publica una muy elogiosa columna sobre Andrés y en 1934 se anuncia su marcha a Illescas y la de su hermano Ignacio, a Madrid. Después, la guerra. Después, el silencio.

Del suicidio al chiste

7 de Marzo , 2019

Una foto de Gamboa en el Blanco y Negro

La primera referencia periodística del joven focego Andrés Gamboa nada tiene que ver con la fotografía. Se fecha el 16 de junio de 1914 y narra cómo unos cuantos niños, el mayor de catorce años de edad, se entretenían disparando en el barrio de Vilaxoane de Foz. Utilizan una pistola de salón y ponen blancos en una pared. El dueño de la pistola es Andrés Gamboa, que dispara “una de las veces con tan mala puntería y tan escasa suerte” que hace blanco en el brazo izquierdo de su amigo Manuel Amieiras. Parece ser que una vez extraído el balín del brazo de Amieiras, el incidente queda en una leve herida.

Salvada la adolescencia sin otros contratiempos, el nombre de A.G.V., de 25 años, vuelve a relacionarse con un episodio sangriento, pues en 1926 se informa que ha intentado suicidarse con una cuchilla de afeitar en un evacuatorio de la Puerta del Sol de Madrid. Contrariedades amorosas le han llevado a la desesperación. Se dice que se ha causado lesiones de pronóstico reservado y que reside en la calle de Santa Engracia, núm. 85.

A raíz de esa convalecencia, regresa a Foz y recupera el humor. Al menos eso nos lo hace pensar el envío que realizaba precisamente a la revista Buen Humor con el fin de participar en un concurso de chistes, primero desde Turleque (Toledo) y en 1927, ya desde Foz. El premio son 10 pesetas y Andrés opta a ellas con éste de corte clásico: “¿En qué se parece un paraguas a un embudo? En que el uno es para-aguas y el otro para vinos”.

No gana, por supuesto. En ese momento ya es conocido en Foz por sus actividades fotográficas y por sus instantáneas coloreadas de naranja, verde o azul, lo cual es doblemente pionero.

En 1928 es nombrado miembro de la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza, a donde concurre con una colección de fotos para conmemorar el centenario de Goya.

Color en las fotos

6 de Marzo , 2019

Cazando pulpos en Foz, de Andrés Gamboa

De los Gamboa de Illescas (Toledo) surgen dos artistas de vanguardia, los dos llamados Andrés; uno pintor logicofobista de Sabadell (1910), llamado Andreu Gamboa González Rothvoss, y el otro, fotógrafo pionero de Foz (1900), llamado Andrés Gamboa Vázquez.

Suponemos que los padres de ambos, Andrés Gamboa Navarro y Andrés Gamboa Esquivias, son primos, y primos por tanto, también son sus hijos. El primero forma parte del citado grupo de vanguardia creado a raíz de una visita de Paul Élouard a Barcelona y con el que colabora Maruja Mallo. El otro será uno de los primeros fotógrafos de Foz, tal como lo señala Xosé Ramón Ermida Meilán en el transcurso de las jornadas organizadas por la asociación A Pomba do Arco en la conferencia “A fotografía focega. 1906-1936”, junto con otros fotógrafos de estos años iniciales, Alberte Bravo, Manuel Luxilde, el ribadense Benito Prieto y el mindoniense Santiago Pernas.

Asimismo, A Pomba do Arco y la asociación de vecinos de San Martiño ya habían organizado en 2001 la exposición “San Martiño nos anos 20”, en la que se recoge el trabajo de Gamboa.

Gamboa Esquivias, el padre de nuestro hombre, se casa con una mujer de A Espiñeira y da origen a esa rama familiar gallega. En 1869 es nombrado promotor fiscal del juzgado de Illescas, puesto desde el que interviene en la resolución de los más sangrientos crímenes de la época. Después se le encomienda el Registro de la Propiedad.

Su nombre aparece en un curioso anuncio en el que se ofrece casa a los jóvenes que deseen aprender correctamente lenguas y ciencias mercantiles en la ciudad alemana de Luneburgo, de gran tradición universitaria. Gamboa es el intermediario de H. Gunther, profesor en el Liceo y la Escuela Mercantil de la ciudad, y dueño de la casa aludida.

Una banda en 8 horas

5 de Marzo , 2019

Juan Serrano Marqués

La vida musical de Juan Serrano Marqués discurre entre Lugo y Pontevedra, y si de verdad nace en la primera el año 1866, en la segunda muere en 1954, y aquí gustan decir que es pontevedrés de corazón.

Sea. Lo importante de este músico polifacético es la actividad que desarrolla a lo largo de sus 88 años de vida. Quedémonos con algunos aspectos sorprendentes.

Por ejemplo, que es discípulo aventajado de Juan Montes y que desde los diez años domina otros tantos instrumentos: flauta, bandurria, guitarra, acordeón, concertina, clarinete, saxofón, contrabajo y violoncello, siendo también organista de la parroquial de San Froilán.

A los quince, el alcalde Rúa lo nombra director interino de la Banda Municipal y desempeña la labor con criterio y solvencia.

Su nombre ha vuelto a la actualidad hace dos años, pues gracias a Juan Parra y al director de la Banda del Conservatorio Manuel Quiroga, Iago Lariño Rodal, se ha podido recuperar, un siglo después de haber sido escrito, su pasodoble Barquerito, dedicado a Manuel Escudero, el torero de Pontevedra.

Extraña combinación. El torero pontevedrés y el músico lucense.

Además de una inmensa labor en bandas, rondallas, coros y orfeones, con los que consigue numerosos premios en los certámenes a los que acude, hay un momento en la vida de Serrano que resume su capacidad para la dirección y su talento musical.

Sucede cuando por razones económicas se ha disuelto la Banda Municipal de la ciudad, casi como ahora, pero a Lugo llega el general Ángel Aznar y se le quiere cumplimentar musicalmente como corresponde.

Entonces se encarga a Serrano de que se saque de la manga una banda. La labor le ocupa ocho horas y con otras dos para los ensayos está listo para presentarse ante Aznar y deleitarle, por ejemplo, con la Alborada de Veiga.

El reloj de siete esferas

4 de Marzo , 2019

Los relojes de Agatha

Agatha Christie escribe El misterio de las siete esferas y a esa novela remiten todas las búsquedas que se realicen tras la pista de algún reloj con esas características. Todo choca con las esferas de Agatha.

Sin embargo hubo en determinado momento _ y es posible que aún exista hoy en un domicilio _, un reloj de siete esferas, realizado en Lugo por un artesano nacido en su provincia.

Hablamos de Ramón Canoura Álvarez. No confundir con Ramón Canoura Fernández, el activo dinamizador de Ferreira do Valadouro. Nuestro Ramón le antecede un siglo, pues nace en Vilanova de Lourenzá en 1825.

¿Qué sabemos de él? Poco, pero suficiente. Sabemos que ingresa siendo adolescente en el arsenal de Ferrol y que allí destaca por sus cualidades para grabar y para el tratamiento de los metales, gracias a lo cual pronto llega a ser jefe de taller.

Pero lo de Ramón Canoura va por otros derroteros, de modo que vuelve a Mondoñedo, se casa y se instala como platero, por lo que en esa ciudad deja numerosas muestras de sus habilidades.

Un nuevo salto lo trae a Lugo, donde amplía su ámbito artesano al mundo de la relojería para destacar en competencia de otros grandes nombres de la provincia, como son los Lombardero. Se establece en el número 5 de Santo Domingo y desde allí realiza piezas que son muy estimadas e incluso premiadas en exposiciones y certámenes.

Un cronómetro de bolsillo de su autoría merece la felicitación del director de una de las más importantes fábricas inglesas. Animado por los reconocimientos, diseña un reloj de siete esferas que reflejan la hora en Lugo, Madrid, Londres, París, Roma Washington y Montevideo. También crea un nuevo torno de relojero y otras herramientas. Fallece en 1893. Si algún amable lector sabe de las esferas o de alguna obra de Canoura, se ruega dar parte.