Trastorno

17 de Abril , 2024

Una forma de dividir a la humanidad es colocar en un lado a los que sienten repugnancia ante la coprofagia —la ingesta de los excrementos propios o ajenos— y al otro, a los que encuentran en ello un placer erótico y sublime.

Creo que la línea se podría trazar con notable nitidez y que pocos quedarían a medio camino entre un grupo y el otro. “Hombre, a veces los pruebo”.

Perdonen ustedes si pertenecen al bando de la repugnancia y la están sintiendo, pero es que a raíz del caso de Illescas, donde el concejal de Juventud, Infancia y Familia ha dimitido —o lo cesaron— tras descubrirse sus aficiones coprófagas y su inclinación hacia otras parafilias, han saltado a la palestra algunos progres de pacotilla en defensa de su conducta, quizá porque es del PSOE, pues si de VOX o el PP se tratase, lo iba a defender su pastelera madre.

Defensa sí, pero conviene recordar a Lorena Berdún, una de las más activas, que de inocencia nada, monada. Que las parafilias, y entre ellas la que nos ocupa, se consideran trastornos, aún sin necesidad de que nadie sufra ni se angustie por ello. Así nos encontramos con los trastornos parafílicos voyeurista, exhibicionista, frotista, masoquista, de sadismo sexual, pedófilo, fetichista y travestista.

Que el sujeto en cuestión hubiese sido responsabilizado de Juventud, Infancia y Familia no es un detalle menor; y aunque al pobre rapaz no hay que crucificarlo en la Plaza del Escarnio Público, tampoco parece lo oportuno para la salud de los más jóvenes y de las familias tener al frente de sus asuntos a un trastornado. Que si James Joyce o Dalí, o Divine degustaron o no esos manjares ni justifica, ni acrecienta, ni aminora la decisión de prescindir del coprófago para asuntos de la municipalidad, aunque en ellos siempre hay que tragarse algún marrón.

Cero absoluto

16 de Abril , 2024

En palabras de la ONU, estamos a las puertas de un “conflicto devastador a gran escala”.

No sé si la frase es un eufemismo de III Guerra Mundial, o ésta lo es de aquélla, pero en cualquier caso, nadie se corta en añadirle chorizo al caldo. De tanto insistir en ello acabarán teniendo razón.

También los hay que gustan de afirmar que llevamos años en la III, pero que el frente es distinto a los que hubo en la I y en la II. Me lo creo. Basta la vista gorda para ver que la paz es un concepto deseable y lejano.

La novedad, si alguna hubiese, es la duda sobre el bando al que España pertenece y qué uniforme nos darán a los reservistas de más de 70. Un país miembro de la OTAN, con marchamo de demócrata y vocación occidental desde antes de descubrir América, no debería ni plantearse con qué tipo de socios no se puede ir de campamento, pero gobierna Sánchez y el tipo sólo funciona movido por sus intereses personales, como ha demostrado hasta la saciedad.

Tanto es así que podríamos izar bandera con unos y pasar retreta con los contrarios, dicho todo ello con los más ardientes deseos de que nada de ello sea necesario.

El ministro israelí Amichai Chikli lo ha definido como “cero absoluto”, que es exactamente lo más alarmista que se puede pensar de alguien tan poco fiable. El cero absoluto garantiza que el aire que venga no va a encontrar resistencia, porque en el cero cabe la nada, y nada más.

El cero fue la Francia de Vichy cuando Hitler se asomó a la tour Eiffel; el cero es el protagonista del poema de Martin Niemöller, “vinieron a por los judíos, y yo no dije nada…”, que algunos todavía atribuyen a Brecht, sin duda porque es su estilo.

El cero absoluto es el peligro absoluto, porque ya dice Edmund Burke que “lo único necesario para que triunfe el mal es que los hombres buenos no hagan nada”.

El empleo

15 de Abril , 2024

A un buen ministro de Trabajo se le supone preocupado por el bienestar de los empresarios. Entiéndase. Por el bienestar a la hora de establecer empresas en el terreno controlado por él, con mejores condiciones cada día para arriesgar su dinero y más facilidades para que la cosa vaya bien.

La consecuencia inmediata sería el aumento de empleo y la bajada del paro. El enriquecimiento del empresario también, pero ése es el incentivo que exige el riesgo, porque de lo contrario, ¿para qué?

Un buen número de medidas emanadas del Gobierno y, muy especialmente, de Trabajo, parecen obedecer a otro principio absolutamente opuesto a lo dicho. Vamos a probar qué nuevas dificultades se nos ocurren para eso de que un trabajador se convierta en empresario sea una locura insensata y tan peligrosa como escalar el glaciar Perito Moreno en época de derrumbes.

El perfil de Yolanda Díaz —el perfil curricular, no el otro— la convierten, en nuestra opinión, en la persona menos aconsejable para el puesto que ocupa y, lo que es más grave, nos demuestra que su jefe, quien la nombra, tiene el mismo criterio sobre lo que debe ser un ministro de Trabajo que el que tiene Maduro sobre lo que son unas elecciones libres, un criterio equivocado.

La atacan por haberse gastado 11.000 euros en un viaje a Brasil. Me parece injusto, porque nos ha salido muy barato mantenerla alejada del BOE durante tres días. De tenerla aquí, nos podría costar un ojo de la cara si los dedica a firmar decretos.

Por 11.000 euros al mes estaría fuera de España 36 días cada año, y seguro que la creación de empleo iba a recibir un empujón considerable.

Hagan números y se darán cuenta de la bicoca.

Drácula

14 de Abril , 2024

Dice Aragonés que la pregunta del ansiado referéndum ha de ser muy clara y sencillita. De hecho, ya la tiene porque se la ha copiado a los escoceses. Se plantea así: ¿Quiere que Catalunya sea un estado independiente?

Clara es clarísima, pero de sencillita no tiene nada. Para empezar, por el mero hecho de plantearla se nos está diciendo que Cataluña ya no es de los españoles y, por lo tanto, no se nos va a preguntar qué queremos hacer ella.

El mismo principio jurídico de birlibirloque nos permite afirmar que Canarias es de los canarios, Murcia, de los murcianos y Madrid, de los madrileños. ¿Y qué es de los españoles? Nada. Por eso, según ellos, es tan sencilla la pregunta.

Es inmaginable que Aragonés se crea un simple empleado del Estado y que la tierra que se le encomienda administrar pertenece a España, pero esa situación puede cambiar de raíz con una preguntita de tres al cuarto.

En todo caso, dado el planteamiento que se gasta, tendría lógica que se preguntase: ¿Quiere que esta tierra, que ya es nuestra, siga siendo nuestra, o participamos con ella en el proyecto España?

Si únicamente van a votar ellos, esta segunda formulación tendría sentido, no la primera.

Para entrar en harina, ya ha adelantado Patxi López que ellos no son nada partidarios del referéndum y eso nos da una tranquilidad relativa, porque cada vez que se han jugado el bigote por una cosa… han hecho la contraria.

Ya nos gustaría escuchar a López que tanto él como Sánchez son unos acérrimos defensores de la autodeterminación de Cataluña, porque entonces cabrían muchas posibilidad de que el referéndum se diluyese en la jara. Viéndolos así, tan poco receptivos, nos entran unos miedos transilvánicos, porque éstos cambian como Drácula del día a la noche.

Todos los hombres del presidente

13 de Abril , 2024

Un amigo que, además de serlo, tiene el buen gusto de leerme a diario, me dejó ayer desarmado: “Llevas dos días hablando de Broncano y yo no sé quién es ni había oído su nombre hasta ahora”.

Tiene razón. No hay ningún motivo especial para conocer a un muchacho que repentiza con agilidad, por lo que se cree muy listo, y que se abonó al progresismo sin lustre para medrar pegado a un micrófono. Un producto muy del siglo XXI, al que en el XX lo llamábamos el gracioso de la clase y punto.

Si añadimos que su salto a la fama se produce en un canal de pago, que entrevista sin preguntar nada de interés y que la mayoría de sus invitados son tan ilustrados como él y se dedican a darle a la húmeda en redes y plataformas, te quedas absolutamente sin ninguna necesidad de conocerlo.

Pero la situación cambia radicalmente cuando te enteras de que el presidente del Gobierno, en vez de velar por la función pública de nuestra televisión, pretende gastarse 28 millones de nuestros euros en la labia del joven para su beneficio particular, cual es quitarle audiencia a otro presentador que le ocasiona quebrantos porque suele ponerlo verde.

Ahí es donde mi amigo debe interesarse por conocer al personaje, porque los dineros, muchos o pocos, que con sangre, sudor y lágrimas aporta cada año a las arcas estatales se van a emplear en semejante estrategia política de interés particular.

Es decir, el tío no solo es malo como un asno cojo y nos causa pérdidas a cascoporro, sino que tenemos que pagarle las trampas con las que pretender disimular su falta de idoneidad para el cargo.

Entre lo que se lleva Begoña y lo que apaña Broncano vamos a tener que pagar impuestos hasta por gastar la acera, inspirar el aire y mirar el mar para darles de comer a todos los hombres del presidente.

El precio del fracaso

12 de Abril , 2024

Mira que hay temas de intromisión, pillaje y abordaje como para escribir Cumbres borrascosas por entregas diarias, pero lo de Broncano se me ha quedado prendido del hipocampo y me duermo pensando en la cara de Sánchez cuando vea que ni los share diarios, ni el rating, ni siquiera los tezeinos —macrodatos exclusivamente para el PSOE manejado por Tezanos— son favorables al espectacular fichaje que su mano tan alargada como la sombra del ciprés ha dictado.

No hace falta ser un lince para intuir que si Broncano sigue siendo el mismo presentador de La Resistencia —y otra virtud no se le conoce— las posibilidades de ganar a Gilda en la magnitud del sopapo, son amplias como la Pampa y largas como Chile.

Su única salvación es que lo pongan a presentar el Estreno de la Noche, un peliculón que se emite cada día a la hora de Motos. Sale un minuto, dice el título de la peli y hace mutis por el foro. Y aún así, acabarían convencidos de lo mucho que ahorran quitándole ese minuto.

Nerón ha hablado. Quiere leones y cristianos para cenar porque se cree un fenómeno de la comunicación. No recuerdo tamaña intromisión política en los medios desde que le dan a Cristóbal Martínez Bordiú El consejo del Doctor en la SER. Y conste que no era nada malo y hasta gana el Ondas de 1962.

El propio Broncano, si tiene los dos dedos de frente que aparenta, debe temer la zona oscura de la operación como al diablo, no solo por fracasar en el objetivo, sino porque quedará estigmatizado de un sanchismo difícil de borrar.

En cuanto a RTVE, en fin, debe seguir añorando los tiempos en que el servilismo político no le impedía mantener la dignidad de unos programas que siempre eran reconocidos como ejemplo de televisión entretenida e instructiva.

Gilda

11 de Abril , 2024

Tiene que ser muy frustrante para los 6.600 trabajadores de la corporación de Radio Televisión E. comprobar que la nueva presidenta, la consejera socialista Cascajosa, no les dedique ni una mirada de soslayo y que todos sus mimos sean para gastarse 28 millones de euros en un tipo que además de llamarse Broncano, tiene tantas posibilidades de éxito —tumbar a Motos— como Torrebruno de hacerle un tapón a Romay.

El meollo de la cuestión radica en que a Sánchez no le gusta el presentador de El Hormiguero y se desespera viendo cómo noche tras noche es el primero en audiencia dentro de su franja.

Pongamos un Broncano en su vida, se dijo hace ya bastantes meses, demostrando que de televisión sabe tanto como de Ética kantiana. Broncano no es un tipo para el espectador medio de Televisión Española por la sencilla razón de que en esa cadena triunfan cosas como Masterchef, Grand Prix del verano y el Uno, dos, tres.

Programas para ser vistos por abuelos, padres e infantes sin tener que andar carraspeando cada vez que al Broncano de turno se le ocurre una verdulería sin gracia, o mejor dicho, con gracia para clientes de afters.

Visto lo visto, Sánchez se troncha, pero yo creo que tiene los sentidos tan alterados que se confunde de medio a medio, y cree haber descubierto en Broncano a un Emilio Aragón fogueado y juvenil.

Es tan soez y falto de sentido público todo lo que inspira el fichaje de Broncano que su culminación no ha desmerecido. Una impagable ausencia de Elena Sánchez y un voto de calidad que no podía esgrimirse. Ha sido peor que cuando doña Carmen quería que le pusieran sus pelis favoritas.

Pero ni así va a conseguir que le haga sombra a Motos, por lo que pronto veremos uno de los tortazos más clamorosos de la historia. Ríete tú del que se llevó Gilda.

Cambio de sentido

10 de Abril , 2024

No hay que perder las esperanzas. El desmoronamiento es continuo e implacable, que es lo que sucede en los edificios cuando no se reparan las primeras grietas. El sanchismo tiene grietas para aburrir y no han tomado otras medidas que intentar pegarlas a salivazos. Eso no vale, deberían saberlo, aunque crean tener todos los poderes, el ejecutivo, el judicial, el legislativo y el patafísico.

El descaro en la actuación desde el indulto, la amnistía, el Tito Berni, Koldo y el begoñazo está siendo neroniano y caliguliciense. El presidente no tiene caballo y ningún Incitatus podrá sentarse como cónsul en ningún estrado, pero después del desfile de familiares a la sombra del dedazo protector, no nos extrañaría ver a Turca, la perrita que duerme en la Moncloa, nombrada jefe de la Unidad Canina de la Policía.

Lo cierto es que se adivina un hartazgo cada vez más agobiante y un deterioro cada vez más evidente. Cierto que hasta ahora esos síntomas se interpretaban como las bases de un régimen dictatorial encubierto, pero si conservamos el mínimo de seriedad que se nos exige como pueblo, debemos reconocer su imposibilidad.

Lo cosa debe ser muy grave porque ya han lanzado a Zapatero a predicar que gobernar con Bildu no tiene la más mínima importancia, señal inequívoca de que el partido solo aspira a no desaparecer. O mejor dicho, póngase Sánchez donde figura partido.

El Constitucional suspende la iniciativa legislativa popular para que el Parlamento catalán declare la independencia de Cataluña; el Consejo Fiscal se rebela contra García Ortiz y publica un informe contrario a la amnistía; el Supremo cita como investigados a Puigdemont y al diputado Wagensberg en la causa abierta por delitos de terrorismo… y todo en el mismo día. Esto parece un baño de sensatez.

Así es Madrid

9 de Abril , 2024

Los votantes vascos están empeñados en que Sánchez trague sapos y le dé el Gobierno a Bildu. La irrelevancia cada vez más profunda de Yolanda Díaz y su vaporoso Sumar, y la nimidad de Podemos, borrados de cualquier combinación, unidas al presumible adelantamiento del PNV por parte de los batasunos, dejan a Sánchez al pie de los caballos, porque a lo mejor, aunque quisiera, no le llega para hacer lehendakari al candidato del PNV. La tormenta perfecta.

Un Bildu al alza y un PSOE sin escrúpulos para apoyarlo —porque al fin y al cabo ya recibe su apoyo en Madrid— se dan la mano a mayor gloria del despropósito.

Yolanda la normanda expele cada día unas opiniones más sorprendentes. El domingo pasado se quiso ganar el voto de los vascos aclarándoles lo que era obvio y palmario, que no había entendido ni papa de lo dicho por quienes le precedieron en el uso de la palabra por haber mitineado en euskera. Lógico. Hasta ahí llegamos.

Imaginaba, eso sí, que habrían opinado cosas bonitas de ella, que es una de las simplezas más colosales que hemos escuchado en los últimos lustros, y añadió que la gente de Madrid es un poco rara porque se sorprende de que Yolanda elija a Bernardo Atxaga para coordinar Cultura, porque escribe en euskera.

Es de esperar que su aversión a los traductores le obligue a comunicarse con Atxaga mediante el mismo método de las suposiciones:

—Supongo que habrás coordinado cosas bonitas, Bernardo.

—Zoragarri atera zitzaidan. Hilabete barru irakurriko duzu itzultzen dizutenean.

En resumen, que los madrileños son gente rarísima porque quieren enterarse de lo que les dicen. No como Yolanda la normanda, que le basta con imaginárselo, así la insulten con cosas feísimas.

Reencuentro de amigos

8 de Abril , 2024

Aunque hablamos con frecuencia, hacía años que no me veía con Pol Queizán, el hombre de Castroverde que se pasó toda su vida en Europa y que, cuando regresa a España, se presenta como “el cocinero de Tony Blair”.

A la cita también acude su auriga Prieto, el jefe de la Policía local de Foz, que se destapa como un culto coleccionista, entre otras piezas, de relojes, y Pol, su sobrino de la Librería Aguirre, al que le gusta discutirle el orden de sus apellidos porque su Pol lo es de segundo y su nombre es Alconcio. Pelillos a la mar.

Pol, el viejo, habla de las enseñanzas de la vida. Las que llevó de España y las que aprendió por ahí adelante.

“Son muy sencillas e iguales en todas las partes”, me dice. “Por ejemplo, lo primero que me enseñó mi padre: Respeta y serás respetado”.

“Pues ya verás esta noche lo poco que se respeta el himno en la Cartuja de Sevilla”. Hablábamos de la Copa del Rey, y claro que no se respetó, pero bien que después celebraron haberla ganado. ¿Cómo puedes celebrar algo de lo que te burlas? Es una contradicción más de quienes han decidido vivir de la impostura, no respetar y pretender ser respetados.

Prieto apunta otro aforismo para la reflexión: “Quien sabe que nada sabe, sabe bastante”, que señala a muchos personajes que no se lo aplican como debieran.

Pol rebaja la altura de la conversación y se va a lo gastronómico: “De lo bueno, poco, y de lo malo, nada”. A lo que debe añadirse “…siempre que se pueda”.

Me falta participar con alguna reflexión y la primera que se me ocurre es decir que las caras alegres convierten las comidas en festines.

Al salir, Pol y yo nos apoyamos mutuamente para mitigar nuestros andares renqueantes. “Parecemos el Dúo Dinámico, boludo”.