Archivo de ‘General’ Category

Turismo Horror Show

Lunes, 26 de Junio, 2017


Colau y su varita mágica

Uno de los misterios del mundo moderno radica en explicar cómo el turismo logra desbancar al paro del número uno en la lista de preocupaciones de los barceloneses.

Cuando lo leo en el titular de una noticia creo estar inmerso en el síndrome del náufrago, que es cuando pasas varios años alejado de la actualidad y al volver al mundo te faltan episodios para entenderlo.

Bajo sus efectos, el individuo se plantea dramáticas preguntas aparentemente inexplicables. Por ejemplo: “¿Pero David Bisbal y Chenoa no eran pareja?” O también: “Antes si sacabas un 4, suspendías”.

Con esto pasa lo mismo. ¿Cómo que el turismo es la primera preocupación? Querrán decir que los mandamases de la ciudad son unos mantas que no saben aprovechar los beneficios del turismo, que no saben regularlo, que no quieren meterlo en cintura, que se escudan en disculpas ideológicas o cualquier otra carencia, y que ahora luchan por transmitir a la población el absurdo conflicto dicotómico: turismo/preocupación.

También podríamos pensar que la aparición de una mina de oro en un municipio es fuente de inmensas preocupaciones. ¿Cómo lo extraemos? ¿Cómo lo guardamos? ¿Cómo impedimos que inunde nuestras casas y se conviertan en oro nuestros frigoríficos? ¿Y si nos lo roban? ¿Y si a los habitantes les da por comprarse coches caros y no hay para todos?

Doña Colau y su ciudad de Sims manipulados desde el útero quieren una sociedad a su imagen y semejanza, con soluciones okupa, escraches y otras interesantes fuentes de ingresos. Pero lo curioso del caso es que han convencido al número suficiente de personas para elevar el turismo a categoría de máxima preocupación. Es una manera de asegurar que la máxima preocupación no sea la alcaldesa.

Sodoma SA

Domingo, 25 de Junio, 2017

Flores, faldas, bisexualismo… archigallus de Cibeles
culturagalega

A mi modesto y siempre rebatible parecer, la sociedad está reaccionando con notable papanatismo ante el hecho diferencial, y ya no digamos si atañe a la sexualidad, porque ahí lo estamos alicatando hasta el techo.

Cierto que el bandazo proviene de un estado de cosas que había llegado al extremo opuesto, con la penalización, persecución y encierro de según qué actitudes, sentimientos y esencias que repugnan al más bruto de los legisladores.

Desde ese tétrico y oscuro lugar, y sin solución de continuidad, hemos dado un brinco a un jardilín multicolor donde parece que si no te pones un sostén rosita y proclamas que te acuestas hasta con los mejillones de río, eres sospechoso de terrorismo machista, de aristotelismo y de coleccionar Hazañas Bélicas.

En este ejercicio, que está muy bien para prácticas societarias, hemos arrastrado a instituciones y organismos, como son museos y ayuntamientos, que hoy se prestan a vestirse de Priscilla en el Desierto y a danzar por campos de fresa municipalizados. Y tanto ardor ponen algunos en esta inmersión hacia los archigallus castrados de Cibeles, que de un momento a otro tememos encontrar en los informativos la imagen del presidente del Tribunal Constitucional con ricitos arco iris en sus sienes plateadas, la del JEMAD Fernando Alejandre Martínez, en camisón escotado, o la del mismísimo ministro de Hacienda desnudo, con correaje de cuero negro, fusta, látigo o gato de siete colas, botas altas y antifaz ad hoc, en una actitud que muchos encontrarían consonante con sus funciones recaudatorias.

Lo tememos porque el viraje adquiere ya todas las características de negocio y Madrid, por ejemplo, se dispone a ponerse las botas. ¿Altas?

Y en oliendo pasta ya se sabe que somos insaciables, perra.

Errar sin fallo

Sábado, 24 de Junio, 2017

Así bastaba, con una supletoria

Causa pavor pensar que alguno de los que se autoproponen para la gobernación alcancen un día sus objetivos y nuestras vidas dependan de sus arrancadas mañaneras. Esto es, que nos gobierne Juanito Ventolera o Mamede Casanova.

El mono loco que se sienta ante un panel de botones y aprieta ora uno, ora otro, tiene menos posibilidades de llevarnos al holocausto nuclear que ése en el que está usted pensando, y al que ni siquiera se le debe hacer publicidad del nombre, no vaya a ser que crezca y acabe mandando al paro al simio, que está loco, pero al menos tiene un cincuenta por ciento de posibilidades de no equivocarse, a diferencia de él, que demuestra errar continuamente, sin un fallo.

Hasta los ingleses han comenzado a hablar de cómo revertir el brexit haciendo de la necesidad, virtud y de la ventolera, bonanza. Hay que ser muy osado, muy tonto o muy inconsciente para aglutinar en una semana tal cantidad de enemigos que no caben en un solo país y se internacionalizan en un país de países. El de los críticos.

¡En una semana, señores! Hasta Leticia Sabater necesita más tiempo para destrozar los cánones musicales. Lo de este hombre es demoledor. Ya estuvo a punto de apretar el botón rojo para que todo saltase por los aires y porfía en mantenella y no enmendalla sin esperar siquiera a tener poder.

Hagámoslo diputado de cuchara. Al menos así sabríamos dónde se sienta unas cuantas horas al mes; al menos así estaría entretenido oyendo a otros parlamentarios; al menos así no podría darle a la cabeza en ventolera; al menos así podríamos seguir en streaming la evolución de su carácter y detectar las mínimas alteraciones que se produzcan. Qué más da. Que vaya el carpintero del Congreso y le haga un taburete al lado del escaño de Margarita. Lo agradeceríamos todos.

Sapos a pares

Viernes, 23 de Junio, 2017

Momento en el Carmena explica lo que no va a hacer

Hay gente muy sorprendida de que los dos concejales madrileños imputados en tres delitos, Sánchez Mato y Mayer, no hayan corrido a dimitir para cumplir así el Código Ético de su singular formación política, que impone actitudes tan estrictos de palabra como chulescos de obra.

Desde luego, hay gente que se sorprende por cualquier cosa, que se cree cualquier trola y que se traga cualquier sapo, como por ejemplo, tenerlos de mandamases.

El papelón que con tal motivo están haciendo la alcaldesa, su portavoz y su jefe supremo es de los que antes servían como argumento en los corrales de comedia, en los tablados de mala nota y en los cantares de ciego.

Hoy ya no inspiran nada porque todo se resume en colgar de youtube aquella maravillosa pieza jurídica en la que Carmena explica, con ciencia mamada directamente de Justiniano, que todo cargo público debe dimitir nada más ser imputado, puesto que como tal acusado, tiene derecho a mentir, y entonces el administrado no sabrá si miente porque se defiende, o porque se la quiere meter doblada.

Solo le faltó añadir: Este razonamiento tiene una excepción y es que cuando yo sea alcaldesa volveremos al artículo anterior y de lo dicho, nada de nada.

Yo no sé si Carmena está muy pillada por las confluencias, si manda mucho o poco, si aguanta o deja de aguantar a los sans-culottes. Lo único cierto es que para la historia está dejando un rastro identificable y mal oliente del que difícilmente podrá desprenderse, y eso en una señora que en toda su vida se esforzó por el bien y la justicia, va a emborronar mucho su expediente.

Llegamos a entender las carmenadas porque a todos nos gusta divertirnos, pero tragar sapos, ni es agradable, ni divierte, ni debe ser en absoluto saludable.

La repera leridana

Jueves, 22 de Junio, 2017

El alcalde de la ciudad en los Camps d´Esports

En Cataluña los medios escriben Espanya porque utilizan el catalán. Bien. Pero si tú en castellano escribes Lérida, dicen que no, que en catalán es Lleida. ¿En qué quedamos? ¿Hay que escribir los topónimos según el idioma que utilices, o siempre en catalán?

Dicho así, en líneas generales, los españoles siempre hemos sido bastante papanatas con respecto a las otras lenguas peninsulares. Lo mismo nos da por despreciarlas como si fueran hijas de un dios menor, que nos da por caer rendidos ante todo lo que en ellas se exprese, aunque sea la mayor estupidez del planeta… como viene en gallego, en catalán, en castúo.

Ahora estamos inmersos en el papanatismo admirativo, que es el menos dañino de los dos, aunque vaya usted a saber.

Este martes se celebró un pleno en el ayuntamiento de Lérida con tres votaciones espectaculares. La primera rechaza el uso preferente del catalán en dicho consistorio. Éste es un acuerdo que al margen de su bondad o malignidad, se dirige contra la línea de flotación de la papanatería admirativa, lo cual lo convierte en sorprendente.

La segunda rechaza la cesión de espacios municipales leridanos para que en ellos se lleven a cabo prácticas relativas a un posible referéndum sobre la independencia de Cataluña, lo cual contraviene directamente el papanatismo territorial, lo cual es todavía más digno de encomio.

Y la tercera es la auténtica repera leridana, puesto que faculta al ayuntamiento para que solicite de la Real Federación Española de Fútbol que una de las selecciones nacionales, la sub-21 o la absoluta, disputen alguno de sus partidos en el Camp d´Esports de la ciudad. Y ahí fue cuando se me cayeron las lágrimas y no pude seguir leyendo las disposiciones sobre aleros y voladizos.

A la vista está que Dios aprieta, pero no ahoga. ¡Viva Honduras! Digo ¡viva Lérida!

Los más pluris

Miércoles, 21 de Junio, 2017


Hubo una época en la que ya éramos pluris

A mí me parece bien que imitemos a Bolivia, como acaba recomendar una señora llamada Lastra que ha sido elevada al poltronazgo partidista por Pedro Sánchez y a la que le tenía miedo Susana Díaz. Ya sabemos por qué, por lo de Bolivia.

Los bolivianos están muy orgullosos de ser lo que son y cada día aspiran a cobrar mayor importancia. No como nosotros, que cada día estamos sometidos a la tortura de escuchar payasadas como la de Lastra. E incluso otras mucho peores, no se crean.

Aunque sea bueno que copiemos a Bolivia, como tampoco es cosa de pagarles royalties por el modelo, propongo, con el mismo derecho utilizado por la señora Lastra, que seamos como Bolivia por las mañanas, como Nepal por las tardes y como Noruega por las noches, que las tienen muy largas.

Seríamos pluricelulares, plurinacionales y pluriinternacionales. Los más pluris del mundo. Merece la pena, porque cosas así se visitan y aunque no nos va nada mal a la hora de recibir turistas, con una reforma de semejante calado, nos vendría a ver gente del cinturón de Orión y de más allá. Todos dando la vuelta a la muralla de Lugo con los ojos como platos.

¿Qué dices tú de admitir Cataluña como nación? Eso es una horterada como la canción del verano. Aquí admitimos como naciones a todas las que se presenten, y si viene de visita un conchinchino, allá por donde vaya, en el espacio de un aura media _ dos, tres metros _, será Conchinchina de facto. A pluris no nos va a ganar nadie; ni Bolivia.

Ya saben que cuando fueron a bautizarla, como querían adular a Bolívar, dijeron: Si de Rómulo, Roma; de Bolívar, Bolivia.

Pues aquí igual. Ya que de Sánchez nos viene la luz y el portento, si de Bolívar, Bolivia; de Sánchez, Sanchuria, que es como Manchuria, pero en limpio.

España degradada

Martes, 20 de Junio, 2017

Degradación de Whitelocke con ofrecimiento de pistola para el suicidio

Nadie en la historia se había propuesto rebajar a España de categoría hasta que llegó Sánchez. Bueno, lo habían intentado nuestros enemigos exteriores, pero desde dentro es la primera vez.

Es una suerte que todavía queden en el PSOE opiniones como la de Alfonso Guerra, sin miedo a contradecir la voz pazguata de su nuevo líder, el general que venció a Susana en la batalla de Guadalete.

Es una suerte para el PSOE y para todos los demás, porque dado el omnímodo y monolítico pensamiento que se anuncia dentro del partido, algunos podrían pensar que se ha secado la rosa y que ha sido sustituida por un cacahuete lobotomizado. No, todavía hay esperanzas.

Como Guerra tiene el culo pelado de socialismo y de leer, cosa que a su nuevo señorito le falta por activa y por pasiva, no le produce empacho rebatirle desde el minuto cero la tontada histórica de la nación de naciones, mientras otros lo aplauden a rabiar sin saber por qué, como al rey desnudo.

_ ¡Bravo, bravo! ¿Cómo no se nos habría ocurrido antes? ¡La plurinacionalidad liofilizada a las finas hierbas sobre cama de gambones deconstruidos!

¿Cuántas naciones hay? Nadie sabe decirlo. El invento es tan milagroso que podría producirlas a voluntad, desde el condado de Treviño al cantón de Cartagena, pasado por el reino de Babia. Naciones por un churro y un churro de naciones.

¿Y todo por contentar a Puigdemont? ¡Pero si a ellos les da igual lo que pase en el condado de Treviño! Ellos quieren su pasta y el rescate permanente. Claro que si por el medio aparece un compañero de viaje con pintas de tonto útil que les pone delante la alfombra roja, pues encantados de haberte destruido.

A los demás, a los que como Guerra miramos la jugada con ojos de plato, el rapaz nos ha rebajado de categoría un 50% y lo celebra.

Dar changüí

Lunes, 19 de Junio, 2017

_Primero los machacamos y después nos dejamos ganar. No se va a notar ni nada.

Han despedido al entrenador de un equipo de alevines por golear 25-0 a su rival. Al descanso ganaban 15-0 y el hombre les dijo que siguieran en esa línea, que era la buena. Total, marcaron otros diez.

En casa recordamos dos episodios similares. Siendo jugadores infantiles de baloncesto, a mí me ganaron en una ocasión 103-3 y a ella, 112-2. Yo estaba muy orgulloso por haber conseguido una de esas tres canastas, pero no hice carrera. Era malo, no me gustaba y me obligaban a jugar. A ella le dolió la derrota y llegó a ser jugadora de Primera División.

¿Qué quiere decir todo esto? Pues no sé. Que no es para tanto. Claro que los niños deben divertirse jugando, pero se divierten igual si meten 25 goles como si los encajan. Lo que no les gusta es dar changüí, ni que se lo den; hacer el paripé o jugar mal a propósito, porque entonces sí los verán como unos chulos y unos prepotentes.

Lo que no les va es que sus padres se entrometan y sean ellos quienes se crean humillados, lanzándose al campo a repartir mamporros. Ésos sí que son los verdaderos cánceres de la actividad deportiva. Mientras te metan 25 goles y no veas que a tu lado hay unos histéricos pensando que su niño ya no podrá ser Católico Romualdo; mientras te los metan y no veas que han cesado al entrenador contrario por no hacerse el flojo, no va a pasar nada. Los niños son pequeños, pero no gilipollas, que es el estado al que los llevamos aprobándolos con suspensos fresita, o dejándoles marcar un gol con un portero cómplice que se tira al lado contrario, porque en realidad ellos son unos mantas de mucho cuidado. Y así, en vez de que lo sepan y hagan por mejorar, llegarán a casa y dirán embobados:

_En el primer tiempo nos ganaron 15-0, pero en el segundo los encerramos en su área y yo marqué un gol cuando el portero salió un momento al servicio.

Pedro Galileo

Domingo, 18 de Junio, 2017

_Veo, veo.
_¿Qué ves?
_Una nación de naciones que empieza por la E.

Si nadie lo impide, y nadie hay con hechuras de hacerlo, el PSOE nos va a bautizar como una nación de naciones, que es una definición palíndroma, sosa y equidistante, pero sobre todo, falsa. Más falsa que el paseo marítimo de Soria.

A Pedro no le importa acertar con la definición. Lo que pretende es agradar y cree que rebajando el tono del conjunto para elevar el de sus partes, lo consigue.

Así, el anterior Estado plurinacional compuesto de regiones y naciones, con el que se conformaban los nacionalistas constituyentes como Bandrés, ha pasado a ser café para todos. Todas son naciones y la propia nación española está a la misma altura que sus partes.

Una consecuencia inmediata de admitir la definición no es el derecho a la autodeterminación de ellas, sino su práctica segregación. ¿Quién se lo va a impedir si las partes disfrutan de la misma consideración que el todo.

Sería algo así como una asociación de independientes sin reglamento común, que para algo son independientes. Y con el agravante de que podrían surgir naciones dentro de las naciones, ya que ésa parece ser condición que se adquiere por arte de birlibirloque, o sea, basta que lo diga Sánchez.

_Somos una nación de naciones de naciones.

Y ya está.

Lo que habrían disfrutado Ortega, Marías, Madariaga y tantos otros invertebrados con la mágica fórmula que va camino de ser aprobada por aclamación, que es lo propio de los grandes descubrimientos como el presente. Somos una nación de naciones, no como Rusia, que es una nación toda ella, desde Kurgan a Vladisvostok.

A ver cómo se lo explicamos a los extraterrestres que están ahí, agazapados; porque ellos todavía no conciben cómo se puede ser una galaxia de galaxias y por eso no bajan a la luz del día.

Ola de calor

Sábado, 17 de Junio, 2017

¡Como se entere la consejera!

Resulta reconfortante leer que la Sanidad valenciana no prohíbe el uso de la palabra niños para referirse a ellos, solamente la desaconseja.

Uf, menudo peso nos quita de encima, porque una consulta a Google me dice que en El Punto Je la he utilizado 1.755 veces, lo cual podía conllevar cárcel, o retirada del permiso de escribir.

Solo la desaconseja y propone como alternativas: infancia, niñez, menores o criaturas, en clara demostración de que no se puede ser más memo, cursi, ignorante y dictador a un tiempo. Memo, mema, se entiende, porque la titular barra titulara del departamento es una señora que para su desgracia no destaca demasiado, ya que se llama Carmen del Montón i Giménez.

Solo a ella se le puede ocurrir que caiga el oprobio sobre la palabra “niños” y que para sustituirla priorice el uso de “criaturas” porque acaba en A. No vamos a repetir hoy argumentos ya expuestos sobre el particular, porque quienes han llegado al poder y se creen legitimados para cambiar el lenguaje, no atienden a razones gramaticales, ortográficas o consuetudinarias, sino que actúan a piñón fijo, anuladas sus facultades cognoscitivas por el dogma y negados a cualquier otra consideración.

Gracias a esa precariedad mental es posible escuchar que la misma señora recomiende decir “curaremos a pacientes” y no “curaremos a los pacientes”; que digamos “personas enfermas” y no “enfermos”, y así una serie de tonterías tan descomunales que nos las creemos porque vienen impresas y en papel oficial, pero que más parecen salidas de Muchachada Nui, de los Max Brothers, o del desierto del Gobi, cuando el sol te reblandece todo lo que es el bulbo raquídeo y comienzas a decir gilipolladas.

Por si esta última fuese la causa del desbarre, no estaría de más que los valencianos derramasen sobre la cabeza de la señora un montón de cubitos de hielo.