Archivo de ‘General’ Category

Diálogo para besugos

Viernes, 20 de Octubre, 2017

La famosa cabecera

El cruce de cartas entre Rajoy y Puigdemont ya lo había leído cuando gastaba rodilleras. Las escribió el barcelonés Armando Matías Guiu y están recogidas en una recopilación de sus columnas tituladas Diálogos para besugos.

Siempre hablan dos personajes y Matías Guiu las inicia con un “Buenos días” que es respondido por el otro con un “Buenas tardes”. A partir de ahí ya sabes que cada uno va a lo suyo, que disparatan y que el resultado será siempre un pandemónium ininteligible; eso sí, con mucho humor y mucho surrealismo.

En el caso que nos ocupa desaparece el humor y se acrecienta el surrealismo. ¡Qué barbaridad! ¿Y éste es el hombre que reclama diálogo? ¡Pero si no sabe!

Saber, sabe. Pero le pasa lo mismo que a su paisano Matías Guiu. Ambos han inventado una realidad paralela y deambulan por ella como Perico por su casa. El humorista consigue que el lector se parta de la risa, y el político, del llanto.

Puigdemont se ha instalado en esa otra dimensión desde hace muchos meses y ha conseguido que mucha gente, dentro y fuera de Cataluña, caiga en sus falacias: el reino de Cataluña, España nos roba, el derecho a decidir, nuestra ley de referéndum, hubo 800 heridos, nuestra manifestacion fue más grande, hay presos políticos, el 155 es represivo y declaramos la independencia un poquito.

Todo es falso. Todo es achicoria para consumo interno de irreductibles que cuando ven desfilar las empresas hacia otros pagos _ nunca mejor dicho _, piensan que solo son unas vacaciones y que volverán corriendo a su amado lar.

Por extraño que parezca, ni Puigdemont quiere la independencia, porque sabe que es imposible; ni Rajoy quiere el 155, porque sabe que es abrir la caja de Pandora.

Y mientras tanto siguen diciéndose cosas y viendo cómo huye el dinero. “Buenos días”. “Buenas tardes”.

La vida es cacerola

Jueves, 19 de Octubre, 2017

Mas, acosado o acosador

Están indignados porque una juez ordena el ingreso en prisión de dos presuntos delincuentes. Solo es el resultado de aplicar la ciencia jurídica que le obligamos a estudiar antes de permitir que ocupase un puesto de tanta responsabilidad.

Pero entre las voces airadas, hay colegas de la juez, como Manuela Carmena y otros ilustres personajes en cuyo cargo, se supone, va implícito el deber de respetar y hacer respetar las leyes como pilar fundamental de la convivencia. Menudo ejemplo para la ciudadanía. Como para caer en sus manos por una infracción de tráfico.

En el presente caso se añade la circunstancia de que hace seis años, gran parte de los que hoy se muestran indignados con la decisión judicial reclamaron su actuación para castigar un caso similar, el acoso al parlamento catalán aquel 15 de junio, cuando Mas sube al helicóptero para poder entrar porque dos mil indignados se lo impiden.

Se juzga a veinte de ellos, pero todos menos uno son absueltos por la Audiencia Nacional. La Generalitat se indigna y finalmente son condenados ocho. Como se ve, la indignación va por barrios.

Por eso cuando se moviliza a la masa para protestar por una decisión judicial, lo primero que debemos pensar es que no se trata de garantizar, exigir o administrar justicia, sino de politizarla, eso de lo que tanto reniegan cuando el caso no va con ellos, llenándoseles la boca con la separación de los poderes y otros altos ideales.

De Puigdemont ya no se esperan lecciones de legalidad, pero sí de quienes se dicen profesionales de la judicatura.

A un colega le acaban de multar con 6.000 euros por llamar gilipollas a un líder político que no se sabe si lo es.

Si el colega fuese catalán, a estas horas ya estaba organizada una cacerolada.

La vuelta del calcetín

Miércoles, 18 de Octubre, 2017

Venía fuera de vía

El tiempo siempre juega a favor de la ley cuando lo que tiene en frente basa su argumentación en la mentira. Ocurre todo lo contrario cuando la ley es la que se asienta sobre falsedades. Pero en el caso catalán _ en este proceso específico del siglo XX / XXI _, nadie, salvo los masoquistas, debería tener la más mínima duda sobre el lado en el que recae la fuerza de la razón, es decir, el lado al que siempre le va a favorecer el paso del tiempo.

Durante muchos meses y prácticamente hasta el 1-O, daba la impresión de que la única iniciativa correspondía siempre al movimiento sedicioso y era verdad. El Estado se limitaba a perseguir delitos, como por ejemplo, la multa a Mas por el 9-N. Pero la movilización, la propaganda, las manifestaciones y la ideología eran mayoritariamente de un solo signo, entre otras razones porque si todo estaba enfocado hacia un referéndum ilegal, era absurdo que los defensores de la legalidad hiciesen propaganda a favor de un acto en el que ni iban a participar, ni podían darle credibilidad.

El panorama cambió de repente cuando el proceso, a trancas y barrancas, sumando ilegalidades a mentiras, se miró en el espejo de su propio ridículo, votando a manos llenas como símbolo culminante de la democracia orgásmica, el derrame fuera de urna, el coitus interruptus, el DUI como DIU, la república retractil y la marcha atrás. Todo para alumbrar un esperpento de medio segundo.

Había descarrilado la máquina impidiendo el choque de trenes y la calle se llenó de banderas legales.

Fue entonces cuando las mentiras no pudieron contener la realidad: las empresas escapan del paraíso a razón de 150 firmas por día. De la peste se huyó más despacio.

Y ahora el protagonismo se traduce en cárcel. ¡Ah! ¿No lo sabían? ¿Qué tipo de república querían fundar? ¿La de Monipodio?

De mont y monte

Martes, 17 de Octubre, 2017

Saturno devora a sus hijos

Puigdemont responde como el alumno que solo ha preparado Aristóteles y aunque le caiga Kant, él describe de forma admirable la escuela peripatética.

Su carta es un modelo de inmadurez que se consiente cuando el sujeto activo no supera los catorce años _ hoy algo más _, pero que si está a punto de abandonar los 54, el caso es grave e imposible de reconducir.

Por eso, aunque Rajoy agote el nuevo plazo de tres días, o se lo renueve hasta que pasen las Navidades, nada servirá para hacerle hablar de Kant, porque su defensa consiste en invertir la carga de la prueba, lo que él llama el ofrecimiento de diálogo.

_ ¿Usted declaró la independencia?

_ Dialoguemos.

O lo que es lo mismo en ámbitos académicos:

_ Hábleme de Kant, marinero.

_ Aristóteles nace en Estagira, la actual Stavros…

Sucede todo ello cuando Galicia arde de verdad en tragedia sobrevenida por manos tan inmaduras e irresponsables. Cuatro fallecidos y miles de hectáreas arrasadas. No es una historia nueva, precisamente. Lo único nuevo es que pasa el tiempo y seguimos en las mismas.

Los afanes destructivos, sean por vía parlamentaria o tea en mano, priman sobre la sensatez y obligan a que todo gire en torno a ellos, la mayor parte de las veces con discursos airados, de poca efectividad y menor resolución.

A lo mejor no son conscientes de ello, pero la tomadura de pelo al que somos sometidos por parte de los bandidos catalanes se traduce en pérdidas económicas que atentan en proporciones incalculables contra los bolsillos de los particulares.

De la misma forma, los incendiarios a pie de monte atacan también en esa dirección, lo que nos lleva a considerar que estamos rodeados de inmaduros, desde el pico hasta las faldas.

A la espera de la respuesta

Lunes, 16 de Octubre, 2017

Las cartas

Esta es una columna con fecha de caducidad muy cercana. Todo lo más rige hasta las diez u once de la mañana. Si fuese receta se llamaría Columna de obsolescencia programada sobre emulsiones cismáticas al pie del volcán que se asoma al precipicio.

Con esa prevención, hacemos algunas reflexiones previas. Si los Mossos han quintuplicado su presencia en el domicilio gerundés de Puigdemont _ de dos que había, a diez que hay _, ¿debemos interpretarlo como un anuncio de que se van a oponer con uñas y dientes contra la supuesta detención del presidente? ¿O por el contrario, esta vez sí van a obedecer al poder judicial ante esa hipotética orden?

Como decimos, está a punto de conocerse la respuesta al Gobierno, pero en las horas previas al Sí o al No, descubrimos que Tv3 adelanta las principales características de la misiva.

Será, dice la emisora, como el discurso en sede parlamentaria del pasado martes. Es decir, será una contestación difusa, ambigua, polivalente y oscura, lo cual conlleva _ si nosotros no entendimos mal todo este mecanismo_, que el Gobierno se verá en la obligación de traducirla como un Sí y actuar en consecuencia.

Vamos, que a Puigdemont solo le salvan dos letras, la N y la O. El resto es un Sí.

Como el procedimiento es inédito y de una gravedad extraordinaria, todo se observa al detalle. Uno de ellos es que no hay nombre para ese mediador internacional al que se alude en el discurso.

Hubo por el contrario una llamada a Urkullu para que interceda delante de Rajoy. Pero que se sepa, si media en algo, lo hace en su consideración de nacional.

Finalmente, se escucha ya el ruido de los pasos que da la banca para no reconocer de ninguna forma a una Generalitat irregular. De modo que hoy habrá muchas noticias.

Resistencia catalana

Domingo, 15 de Octubre, 2017

Jaume Vives, bombazos de humor desde el balcón de Balmes

Nada mejor que escuchar a Toni Cantó en el Congreso para explicarse el subidón que una encuesta le augura a Ciudadanos, situándolo por encima de Podemos en intención de voto.

El discurso de Cantó, aunque dirigido contra el ministro de Educación, despelleja a los secesionistas, es decir, que se abre paso a codazos y sin que lo parezca.

Las irregularidades, manipulaciones y mentiras que sacralizan han sido consentidas desde su odiado Madrid por el airado Aznar y el compungido González, bien porque necesitaron de sus votos, bien porque nunca sopesaron la importancia de ese caldurrio de falsedades que cada día se fue haciendo más y más espeso, hasta el punto de que hoy se puede comparar en resultados con la más furiosa campaña de adoctrinamiento llevada a cabo por el hombre en los cinco continentes.

Una buena parte de la generación intermedia _ aquélla a la que le pilla la escuela en los últimos 30 años sin ser ya unos niños _, está tan idiotizada, que creyéndose progresista, aplaude los métodos de pastoreo como el no va más de la libertad educativa.

Y una vez que has conseguido que tus propios administrados aplaudan ser llevados al estado borreguil, te aguarda una temporada de plácida sumisión hasta que despierten y se den cuenta de lo que has hecho con ellos.

Aún estamos en la otra fase, pero no hay que desesperar, pues ya se observan reacciones de resistencia catalana impensables semanas atrás, como por ejemplo el humorismo con el que Jaume Vives combate “esta Cataluña de locos” desde su balcón de la calle Balmes.

El humorismo es un arma odiada por los dictadores porque gracias a ella diluyes cualquier componente tóxico que utilicen. Lo de Cantó también iba cargado de disolvente.

La Semana Mágica

Sábado, 14 de Octubre, 2017

Angelina, media que te mediarás

Dentro de unos años, el período que estamos viviendo se estudiará en las escuelas como la Semana Mágica, los días en los que España no supo si el presidente de una de sus partes había declarado la independencia o no.

El momento es extraordinario y único en la historia. El Gobierno le insta a que lo diga, las CUP también lo quieren por escrito, hay familias enteras que todavía se lo están preguntando; otros aseguran haber oído que sí lo ha hecho y una considerable bolsa de población mantiene que no.

Dice el mago, nada por aquí, nada por allá, y de repente, un conejo. El público rompe en aplausos. ¿Cómo lo hace?

No es el presidente cagón que se ha reflejado en chistes y memes. Es el ilusionista que de donde nada había, se ha sacado un conejo alternativo que unos ven y otros no.

¿Y para qué?

Una vez llegados a la última estación, asfixiado por todos, con nulas posibilidades de éxito, con las gentes divididas, las arcas tiritando, las empresas desfilando, tu mayoría temblando y con Standard and Poor’s detrás de la oreja, está claro que ya no puedes chingarla más y optas por ganar tiempo.

Si logras que la gente no sepa ni lo que has dicho, te garantizas una semana dedicada a que se lo pregunten y en ese tiempo mágico puede aparecer un maravilloso mediador, internacional por supuesto, que le ponga chicha al guisote. ¿Qué tal Angelina Jolie? ¿A que mola? O Yoko Ono, que ya está medio conquistada.

Sería impagable la foto de Dastis y Romeva con la viuda de Lennon en el medio. Los tres desnuditos en la cama y chocándose las cinco. “Ya hay acuerdo. Ni pa ti, ni pa mí. Barcelona y Gerona se van a Cataluña. Lérida y Tarragona siguen siendo España”. ¿Y el valle de Arán? “Lo mismo. El valle, España, y Arán, Cataluña”.

La cremallera

Viernes, 13 de Octubre, 2017

El encaje territorial viene de lejos

Se suele repetir que el 23-F quien anuncia la llegada de “una autoridad competente, militar, por supuesto”, es Antonio Tejero, quizá porque él lo diría exactamente con la misma precisión. Pero no fue Tejero, sino el capitán Jesús Muñecas Aguilar, amigo suyo y condenado a cinco años por su participación en el golpe frustrado.

En la asonada del otro día se produjo un anuncio similar, aunque en este caso cabe adjudicárselo al protagonista sin ningún género de dudas porque se televisaba en directo. La traducción de sus palabras al castellano es la siguiente: “Es conocido por todos ustedes que, desde el mismo día siguiente al referéndum, se han puesto en marcha diferentes iniciativas de mediación, de diálogo y de negociación a nivel nacional, estatal e internacional. Algunas de éstas son públicas; otras no lo son, pero lo serán. Todas son muy serias y eran difíciles de imaginar hace solo un tiempo”.

Dicho en corto. Se espera la llegada de “un mediador competente, internacional, por supuesto”. Es un chico muy serio al que todavía no conocen ustedes, pero que en breve sí. Próximamente, en sus pantallas.

No hace falta grandes esfuerzos para suponer que el martes Puigdemont tenía ante sí un complejo discurso. Era la culminación del proceso, el ramo de una obra tan ambiciosa como desleal y conspiradora. Hasta ahí todo había encajado a pedir de boca desde el punto de vista de la secesión, pero ocurre como con las cremalleras que se han saltado uno o más dientes; que cuando se llega al tope, es imposible que cierre correctamente.

Al proceso le pasó lo mismo. Mientras no fue necesario dar la última puntada, sabían cómo avanzarlo, pero al venir todo sin ley ni orden, con pies de barro y saltado un diente, no cierra. Y ahora apelan a un elefante blanco, internacional, por supuesto.

Á bout de soufflé

Jueves, 12 de Octubre, 2017

Al final de la escapada

Una de las guindas de la tragicomedia catalana fue cuando oímos a Iglesias agradecer la sensatez de Puigdemont. Me pareció lo más tierno de los últimos meses, el momento lágrima de la película, la escena en la que se descubre que en realidad Carles es un tipo sensato, porque de lo contrario, no solo se habrían ido las empresas, sino también los semáforos y los pasos de cebra.

La película, ya lo saben ustedes, es À bout de souffle (Al final de la escapada), pero no la versión de Godard que se convierte en bandera de la nouvelle vague, sino una de serie B, retitulada À bout de soufflé (Al final del suflé), donde se relatan los estertores del procés, cuando el malo, Carles el Sensato, trata de engañar por última vez al chico, Mariano el Impasible, diciéndole: Ni contigo ni sin ti tienen mis males remedio.

A partir de ahí se expande el desconcierto. ¿Qué ha querido decir? ¿Hay independencia? ¿La proclama, la retira, la congela, la suspende…? No se sabe. Un Sí para que lo oigan las CUP, y un No para Mariano. Pero ni con ésas.

Fíjense si eran listos los constituyentes que cuando redactan la Carta Magna, ya prevén la posible aparición de estos trileros, y antes de aplicar el artículo 155, exigen que sea preceptivo preguntarles de nuevo:

_ ¿Pero se puede saber lo que has dicho, so barullo?

Como no tiene autoridad para declarar nada, como sus leyes son papel mojado, su referéndum es aguachirle, sus fotografías son fakes, su historia es un colección de trolas, sus socios son de chichinabo, su deuda, impagable y su futuro, una promesa de ruina… solo puede aspirar a que no se le entienda, por ver si despista a unos y a otros. Pero en esta ocasión no le va servir la estratagema porque ha llegado Á bout de souffle. ¡Qué gran película! ¡Qué bien daba Belmondo y qué guapa Jean Seberg!

El gallo de Horezu

Miércoles, 11 de Octubre, 2017

El gallo de Horezu

Hace unos días acabé de escribir una novela cuya protagonista femenina comparte varios rasgos de personalidad con la esposa de Puigdemont, la periodista rumana Marcela Topor.

Las coincidencias no son buscadas, por supuesto. Las descubro este verano, cuando la novela ya estaba tan crecidita que era imposible enderezar el rumbo del personaje. De ahí que mi sorpresa cuando conozco a Marcela sea tremebunda. Tanto estrujar el cerebelo para dar con un invento que es igual a la señora Puigdemont.

¿Cuáles son entonces esas concomitancias? Bueno, hablaremos solo de las reconocidas por la periodista, ya que no todas son trasladables a la columna.

Ambas son guapas y de cara redonda, medio meigas, medio supersticiosas, y con clara vocación espiritista. Ambas coleccionan amuletos y talismanes que ponen al servicio de las actividades de sus respectivos maridos, logrando con ello que sus hombres triunfen en sus proyectos con unas trayectorias que parecen no tener techo.

A partir de ahí, yo sé lo que le pasa a la protagonista de mi historia, pero no la suerte que le espera a Marcela Topor y a su marido, de modo que para comprobar si se mantienen los parecidos habrá que esperar algún tiempo.

La mujer de la novela acumula entre otros talismanes, una alfombra armenia de Karabaj. Desde que es presidente, la esposa de Puigdemont mantiene a su marido bajo la protección del gallo de Horezu, una figura con fama de proporcionar buena suerte, cuya localización geográfica hay que situarla en el noroeste de Bucarest.

Ante las previsiones para la tarde de ayer, creció en mí el interés por el gallo de Horezu, pues solo le cabía acabar desplumado. O por Rajoy, o por la CUP, pero se ha aplazado. Fue la independencia más corta del mundo.