Archivo de ‘General’ Category

El gafe

Jueves, 23 de Septiembre, 2021

En inclusivo, ¿hay que decir la gafa?

Naturalmente que el gafe existe. Además de ser una palabra que figura en el diccionario para ser usada, a los gafes les pasa algo así como a las brujas, basta que los demás digan que lo eres para que te invistas con las características de la gafedad, que antes fue enfermedad y hoy contagia mala suerte.

En la política española los hubo muy notables, como Amadeo de Saboya, que sembró la mortandad entre los asistentes a su boda y luego no fue capaz de desprenderse del mal fario. Y si no, que se lo pregunten a Prim.

José María Gil Robles se encarga de colgarle a Francisco Cambó el cartel de “gafe de la política española”. Y eso que no estaban tan lejos en su línea de pensamiento. Cambó se puso del lado de Franco por un razonamiento práctico: “Los otros son peores”. A Franco no lo gafó. A José María, posiblemente.

A Zapatero le dijeron Gafe de España utilizando para ello una imagen de Juan Valdés; ya saben, el recolector que anunciaba Café de Colombia. Gafe/Café. Chiste de pie forzado que no le habrá hecho ninguna gracia.

Y a Sánchez, que yo recuerde, se lo llamaron en prensa el pasado mes de enero. El argumento eran los fracasos de su entorno, Trinidad Jiménez, Miguel Sebastián, Pérez Rubalcaba… y el que se avecinaba de Salvador Illa en Cataluña.

Eso, por lo que respecta al entorno cercano. En el lejano, se vivía la pandemia con intensidad, estaba a punto de llegar Filomena y faltaban episodios tan novedosos como un incendio de sexta generación y el nacimiento de un volcán en una zona habitada.

Quienes los han investigado afirman que los gafes son capaces de contagiar los males, pero no padecerlos. Están vacunados. Algo así como los pulpos de anillos azules, que para ellos mismos no son letales.

Pedro Murias, el rey del tabaco habano

Jueves, 23 de Septiembre, 2021

Salió de Ribadeo con una mano delante y otra atrás y pronto tuvo su propia fábrica en Cuba

NUESTRO PERSONAJE, EL tabaquero Pedro Murias Rodríguez (Ribadeo, 1840), fue noticia mucho más allá de su muerte, ya que debido al fallecimiento de sus albaceas y a las dificultades añadidas, la solución a su legado prolonga la presencia de su nombre en los diarios más de lo que él hubiese deseado.

Exactamente es un período que abarca desde 1906, año de su fallecimiento, a 1922, cuando se inaugura la Escuela Agrícola Pedro Murias, principal objetivo del legado. Aún así, debe sentirse satisfecho el industrial de A Devesa.

Su vida está ampliamente recogida en sendos libros de Daniel Hortas y Ana Cabana. Martín Fernández Vizoso ha abundado sobre el hombre y otras fuentes sobre él son de fácil alcance. Solo nos resta dar unas breves y gruesas pinceladas.

Su exacto origen debe situarse en San Xián dos Carballos, que es el antiguo nombre de la actual parroquia ribadense de Santalla da Devesa.

Marcha a Cuba cuando ha cumplido los quince años y su primer destino ya es como aprendiz en una fábrica de cigarrillos y picadura. Trece años más tarde está en condiciones de formar sociedad con otros dos obreros y hacerse cargo de la fábrica La Meridiana, fundada el año de su nacimiento. Nace entonces “Murias, García y Compañía”, que acabará siendo “Pedro Murias”, pues en 1878 la disuelve para quedarse como único propietario.

De 1880 data el edificio que utiliza como imagen de sus labores que obtiene gracias a sus 200 empleados. Nuevos éxitos le obligan a nuevas ampliaciones. Introduce la maquinaria más avanzada del sector y a través de las Monturiol, Bonxack, Durau y Luddington lleva el vapor a la industria tabaquera.

Para atender todos los pedidos debe abrir una sección de su fábrica en la cárcel, dando trabajo a gran número de reclusos. Y para garantizar la calidad del tabaco se hace con vegas en Vuelta Abajo, San Juan y Martínez, San Luis, Baja y Mantua, donde instala la enorme hacienda de San Carlos de las Cabezas, con una extensión de 48 millas y 52 granjas. El complejo da empleo a mil familias y merece reconocimientos oficiales por ser el único de esas características en Cuba.

Dispone de médico, farmacia y una red de teléfono particular de 15 millas que lo pone en comunicación con sus almacenes, el Gobierno o la Guardia civil al instante.

Recibe la cruz de Beneficencia, la del Mérito Militar, del Mérito Naval y otras. Mientras la isla era española fue concejal del ayuntamiento de La Habana.

Catorce años antes de su muerte hace un testamento cerrado cuyas disposiciones se ignoran hasta meses después de suceder esta, aunque ya había remitido ciertas cantidades de dinero para diversos fines, como la adquisición de tres campanas para la iglesia parroquial, una de ellas de 20 quintales de peso.

Su deseo era la construcción de un mausoleo en A Devesa a donde se trasladasen sus restos mortales y destinar 300.000 pesos a la edificación allí de una Escuela Agrícola que hoy existe como granja-escuela.

El legado proviene de dos casas en La Habana, 328 acciones de La Tropical y algunos dividendos pendientes de cobro.

Esto da lugar a controversias y dilaciones que finalmente se pueden culminar con éxito en un proceso que atribuyen en buena medida al abogado José López Pérez. López integra la Junta de patronos con el titular del Centro Gallego, presidente nato de la misma; el director de la Beneficencia de Naturales de Galicia, el presidente del Círculo Habanero, La Devesa, y Estanislao Cartañá.

Julio García, transporte, balneario y electricidad

Miércoles, 22 de Septiembre, 2021

El político y empresario de Palas de Rei impulsa las aguas de Frádegas en Antas para asentar allí unas ambiciosas instalaciones

FUE VICEPRESIDENTE DE la Diputación y representante en ella del distrito Sarria-Chantada durante 20 años. Sin embargo la huella más reconocible de Julio García Fernández (Palas de Rei, 1859) se encuentra en Antas de Ulla, semiescondida por la vegetación que tiñe de verde las ruinas del balneario de aguas azoadas de Frádegas.

El personaje nace en la casa grande de San Miguel de Coence, hijo del médico Andrés García, a quien sus descendientes llaman el Patillas, porque realmente se las deja crecer hasta los aledaños del mentón.

Se casa con Ascensión Santos Barros, del pazo de Laia y pariente del conde de Pallares. Tienen diez hijos, algunos de los cuales ve morir, como Miguel (1915), que es perito mecánico, electricista, telegrafista y farmacéutico titular de Palas; o Teresa, en 1925, o el querido médico José, en 1932. La más pequeña, Pilar, se casa en 1922 con el también médico Primo Roca Novo para ser abuelos de los actuales Planas Roca. Otro hijo político suyo es el doctor Ramón Chousa, de O Corgo.

Julio, “un enamorado sincero de la obra liberal”, entra talludo en la política de la provincia porque le preceden iniciativas empresariales y culturales. Por ejemplo, colabora en Galicia Diplomática y en 1892 forma parte del grupo de intelectuales encabezado por Bernando Barreiro que impulsa la creación de un Cuerpo de Cronistas “en nuestras doce ciudades y cien villas”, para poner en alza todo lo que de valor haya en ellas.

Él lo será de Palas, por supuesto, y en la lista figuran Manuel F. Somoza y Manuel Pardo Becerra, para Lugo, Federico Maciñeira, en Ortigueira; Manuel F. Reinante y Cancio, en Ribadeo o Jesús Noya, para Viveiro, entre otros muchos. Un objetivo demasiado ambicioso para consolidarse.

Funda la S.A. Transportes Automóviles de Chantada, que da servicio entre ese punto, Lugo y Ourense. La preside Antonio Soto Lemos, con José Ouro Arias, Pegerto de Soto Linares y Severino Álvarez Martínez. Lo hacen “porque el pueblo está cansado de sufrir abusos” de otras empresas.

En la Diputación comparte sucesivas candidaturas con Camilo García Vaamonde, Pedro López Varela y Manuel Pérez Batallón, en 1903; o con Manuel Saco Pradeda, Amador Macía López y Eduardo Rosón, en 1915. Gracias a su prestigio alcanza la vicepresidencia.

Pero como decíamos, su obra más distinguible es el balneario de Frádegas (Santa Mariña de Castro Amarante), fronterizo con Palas. Desde 1891, aún sin terminar las obras, quiere que sus aguas sulfurosas sean el reclamo de los pacientes con dolencias de pulmón, estómago, hígado, reumatismo, afecciones de la piel, úlceras, asma, catarros o resfriados.

En el 92, el catedrático Cecilio Neira Núñez las analiza y certifica sus potencias. Luego vendrán las exposiciones Regional de Lugo, en 1896, y Universal de París, en 1900, para premiarlas, cuando ya se venden por botellas a 4 reales el envase. El objetivo debe salvar graves inconvenientes, como el del transporte de la clientela, pero Julio está dispuesto a todo. En el último año del XIX, la regente impulsa la construcción de la carretera desde Palas y en su diseño se descubre la mano de Julio García, pues se dice que el trazado ha de pasar necesariamente por Coence, lo cual no es un detalle baladí.

También se piensa en llevar el tren hasta allí, lo que aseguraría su futuro, pero los caminos de hierro son bienes escasos. Con Ouro y Vázquez se ofrece al Ayuntamiento de Lugo para que su Hidroeléctrica de los Torrentes le suministre energía eléctrica.

Fallece en 1934.

Pollo con ciruelas

Miércoles, 22 de Septiembre, 2021

Se está cocinando

Parece contradictorio que decretar el secreto sobre las declaraciones que realice el Pollo Carvajal sea una medida que beneficie los intereses y el derecho a conocer la verdad de los españoles, de todos, no solo de algunos.

Lo parece, pero estamos obligados a creer que García Castellón lo hace precisamente para garantizar que finalmente nos comemos el pollo con ciruelas, que es película iraní.

Ahora sabemos que el apodo de Hugo Armando Carvajal Barrios estaba puesto con vistas al futuro por la expectación que existe para saber lo que pía el Pollo.

Hay contenidos multirreincidentes y en una única dirección, cual es favorecer el mal, el terrorismo, la violencia, el chavismo, los antisistemas, todo lo que sirva para el advenimiento de las dictaduras de izquierda, antidemocráticas, totalitarias y tan absolutistas que Fernando VII a su lado parece el apóstol del sufragio universal.

ETA con las FARC, Maduro con Hezbolá e Irán, y claro, Bildu, Podemos y Sánchez al fondo. Precioso, preciosísimo, que diría Lence Santar. Esa es la punta del iceberg que atesora el Pollo y que preserva el secreto de García Castellón.

Puestas así las cosas, con el hombre a disposición del juez y con una nueva cita en el aire a la que debe acudir con documentación que acredite de alguna manera todo cuanto pía, el secreto solo puede tener como finalidad que acabemos sabiendo la letra de todo cuanto canta el Pollo.

En esta ocasión el índice de temas a interpretar va delante del libro y basta leerlos para echarse a temblar por el declarante, por los políticos españoles implicados y finalmente, por todos nosotros, si asistimos a un nuevo episodio de impunidad.

Debemos alegrarnos del secreto precisamente para conseguir que deje de serlo más pronto que tarde.

Antonio Macía Balado, el alcalde que recibe a Franco en 1939

Martes, 21 de Septiembre, 2021

Lo nombra alcalde honorario y crea la Medalla de la Ciudad, que recibirá el jefe del Estado en primer lugar

FRANCO VISITA LUGO apenas tres meses después de acabada la guerra. Al frente de la ciudad se encuentra Antonio Macía Balado (Lugo, 1896), abogado de resonancias sarrianas, casado con María del Carmen Pérez-Batallón, que lleva en la alcaldía desde el año anterior y que la ocupará hasta dos después, cuando le sustituya Manuel Portela Nogueira. Otros dos alcaldes le preceden en los años de la guerra, el comandante Juan Yáñez Alonso y el también abogado Rodrigo de la Peña García.

Antonio hace el bachillerato en Lugo floreado con alguna matrícula en Preceptiva literaria, o sea, el arte de escribir correctamente, algo que hoy parece espantar. Luego, en Deusto, Valladolid y Madrid, se hace abogado.

El año 1926 lo recibe el gremio jurídico lucense, cuando ya es pasante en el despacho de Pepe Benito Pardo. Flanqueado por este y por su suegro, nadie duda que está bien pertrechado para hacer carrera política, primero como concejal, luego como diputado provincial y más tarde, siguiendo los escalones que marcan la secretaría y la vicepresidencia, estar al frente del Círculo das Artes, un trampolín idóneo para alcanzar la alcaldía, pues quien complace a su exigente masa social, bien puede hacerlo con toda la ciudad.

Es magistrado suplente de la Audiencia y el hombre del Bloque Nacional en Lugo. Como todo lector avisado conoce, esa agrupación está en el otro extremo de lo que hoy significan esas palabras, pero se llaman casi igual.

La primera parte de su mandato está presidida por la guerra y la segunda se inicia con la mencionada visita. Como los servicios de seguridad recelan de dar la más mínima pista sobre los movimientos del Jefe del Estado, como harán hasta muchos años después, el anuncio de su presencia en Lugo se realiza de una forma pintoresca. Así, una semana antes El Pueblo Gallego titula: “El próximo y grandioso acontecimiento que va a vivir Lugo”.

En el texto se lee que se debe engalanar los balcones, pero no se precisa por qué. A Macía Balado se le pregunta si es verdad, y él lo confirma: “En breve plazo va a tener Lugo uno de sus más grandes días”. Nada más. En voz baja todos lo saben: “Viene Franco”.

Y en efecto, el 26 de junio de 1939, la comitiva del Caudillo llega al límite provincial y poco después, a la puerta de San Fernando, donde es recibido por el Ayuntamiento y la Diputación en corporación bajo mazas. Macía lo saluda en nombre de la ciudad y ambos pasan a ocupar la parte trasera de un coche descubierto, distinto al usado para llegar hasta allí.

A la izquierda de Franco se sienta el alcalde, con el bastón de mando entre las manos. El visitante viste uniforme de capitán general del Ejército, con camisa azul y boina roja, su imagen más oficial en aquella época.

De esa guisa recorren gran parte de los engalanados cardo y decumanus de la ciudad romana entre los vítores de la multitud hasta la catedral. Luego de orar, el recorrido hasta el ayuntamiento lo realizarán a pie, para pasar bajo un gran arco que preside la palabra Franco.

Macía transmitirá el interés del nuevo líder por los problemas de Lugo y a cambio se le nombra alcalde honorario. Días más tarde se crea la Medalla de la Ciudad para dársela a él y a Ángel López Pérez, pero la fórmula no le parece correcta a López Acuña. Démosle la de Franco, y otro día, la de don Ángel.

Antonio Macía y su mujer tienen tres hijos, Eugenio, Balbina y Manuel y poseen tierras en Arbo. Inaugura la Praza de Avilés frente al parque y suprime los coches fúnebres de caballos. Muere en 1953.

Bajo el volcán

Martes, 21 de Septiembre, 2021

La Tierra también decide

La erupción de La Palma estaba prevista desde hace varios millones de años antes de la llegada del hombre a la Tierra. Antes de su creación, evolución o aparición.

Con este dato en la mano las tertulias se han quedado sin el acostumbrado argumento recurrente de la responsabilidad de ese ser vivo _ el occidental, por supuesto _, en el fenómeno.

Ya sea la nevada del siglo, el covid-19 o el incendio de sexta generación que devasta Sierra Bermeja, siempre nos vamos a encontrar responsabilizados por alguien en sus causas, aunque solo sea como herederos de unos antecesores lejanos.

En esta ocasión, no, y es un alivio, porque ya empezaba uno a dárselas de divino con tanta influencia sobre la atmósfera, la Tierra y sus aconteceres.

Es perogrullesco afirmar que influimos en el clima o en las mareas. Naturalmente, como las hormigas y el zorro ártico. Que nuestra influencia tiende a ser negativa de acuerdo con criterios que ensalzan el libre discurrir de los cambios naturales, también lo es, porque el hombre y la mujer _ repartamos protagonismo _, no actuamos solo por el instinto, sino que decidimos y a veces la decisión no es la mejor de las opciones.

Pero de no ser así no pasaríamos de hormiga o de zorro ártico, y en fin, dioses no, pero pulgas tampoco.

Estamos a la espera de conocer la cantidad y calidad de los gases de efecto invernadero que ha soltado el volcán palmero, más que nada para descontarlos de la cuenta anual que arrojan sobre la humanidad como diciendo: Sois lo peor.

Y lo seremos, porque viendo lo que algunos energúmenos abanderan, es como para pensarlo. No obstante nos queda una esperanza. Hemos ensuciado el mar de plásticos, pero los estamos recogiendo.

Rudo & cursi

Lunes, 20 de Septiembre, 2021

Y no estar loco

Hay una contradicción en estos tiempos del ventuncento que me escama e interroga. Quizás a ustedes no se lo parezca y lo entienden a la perfección, en cuyo caso, felicitaciones y albricias.

El pasmo radica en ver cómo muchos han llegado a tener la piel más fina de la historia en según qué asuntos, al tiempo que viven inmersos en la apoteosis de la grosería, en el pisoteo de los valores tradicionales y contrastados, y en el desprecio del intelecto y la cultura.

Se escandalizan ante una presentadora que resalta la intensidad del color negro en la piel de un jugador de fútbol, que es una apreciación sin malicia de ningún tipo, pero al segundo están justificando que la gente se reúna en masa para vitorear a un asesino en serie más letal que una mamba cabreada.

Alguien los definió como los indignaditos y el nombre se acopla de perlas con su doble rasero, pues sus argumentos, su postureo, su endeblez meliflua y remilgada no llega ni a constituir la contundencia de una indignación y se queda en un melindre cursi.

Por supuesto se debe a una creación interesada de los poderes que tratan de subvertir el orden sin que nos demos cuenta. Los Castells de turno que trabajan en nómina de Belcebú, tenga Belcebú los apellidos que en el ventuncento le hayan dado sus papás.

Y dentro de la paparrucha tratan de instalar internacionalmente la hispanofobia que abandera ese mexicano de cuyo nombre no quiero acordarme y que se expresa en correcto castellano, creyendo quizás que lo podría estar haciendo de igual manera si España no llega a fundar 27 universidades y medio centenar de colegios que funcionaron como facultades, una obra sin parangón entre las otras potencias civilizadoras.

Pero qué vas a hablar con un ministro que desaconseja la memoria porque todo está en internet.

Antonio Casal, un actor de orígenes chairegos

Lunes, 20 de Septiembre, 2021

Su padre representa el Tenorio en un bajo de la compostelana rúa dos Lagartos, donde nace el protagonista de Botón de ancla

NOS HUBIESE GUSTADO que el personaje principal de este cromo fuese su padre y no el actor Antonio Casal Rivadulla (Santiago de Compostela, 1910), pero después de muchas vueltas no encontramos mimbres para el cesto. Bueno, teníamos los suficientes para hacer de su hijo un lucense adoptivo, porque los Casal Rivadulla eran de Vilalba y allí viven antes de trasladarse a Santiago finalizando el XIX.

Antonio estudia, o hace que estudia, Comercio y Navegación en A Coruña y Ferrol, hasta que se ofrece al circo Feijoó para ayudar en la colocación de las sillas y ganarse así un pase con el que ver la función.

Se asegura que cuando le confiesa a su padre que lo deja todo para hacer carrera en el teatro, de actor, de cómico o de tonto de circo… este le toma el pelo y se chotea:

_ Lo que tú eres es tonto de capirote.

Y no vamos a desmentir que hubiese sido así, entre otras razones porque la fuente no puede ser otra que el propio Antonio. Sin embargo estamos en condiciones de matizar algún extremo sobre la imagen que el lector puede hacerse sobre ese chairego trasplantado a Santiago.

En una columna que escribe el redactor local de El Compostelano en 1944 recuerda que medio siglo antes es testigo de una representación de Don Juan Tenorio en los bajos de un caserón en la calle de Los Lagartos. El periodista cita a tres de aquellos actores aficionados, Pepe Leis, Refojo y Casal, para añadir: “pues bien: hijo de Casal es ese rapas que hoy figura como notable artista cinematográfico en Norteamérica.”

Siendo así, Antonio tuvo al menos un antecedente en el mundo de las tablas, su padre, y es de suponer que no pudo sonarle tan rara la vocación de su hijo.

El actor nace en el número 22 de la actual rúa dos Lagartos, cercana a la Avenida de Lugo, y allí hubo intención de colocar una placa en su honor, aunque no podemos confirmar que se haya realizado.

Casal actúa o rueda una docena de veces en Santiago y en la mayoría de esas ocasiones siempre tuvo unos minutos para acercarse a la calle de los Lagartos y comprobar quién queda por allí que hubiese compartido su infancia con él. Una hermana suya, diez años mayor, tuvo un accidente en Lagartos y se parte tres dedos de una mano con una sella. En recuerdo de ella la hija del actor, también actriz, se llama María.

Forma dúo con Ángel de Andrés, pero Felipe Sassone dice de ellos que son una pareja “que se oponen armoniosamente”, y por supuesto rompen. El año 1959 actúa en Lugo y Ángel de la Vega descubre sus raíces villalbesas, aunque sin muchos detalles pues el hombre solo es capaz de señalar su origen “en una aldea de Villalba”. Quizás algún amable lector nos ayude a precisar el tiro.

El actor dice que su vida ha sido muy ingrata hasta que a los catorce años comienza a hacer teatro. En 1941 debuta en el cine con Polizón a bordo, donde encarna al emigrante gallego Manucho Loreiro. Le pagan seis mil pesetas y Antonio cree que “voy a poder comprarme la Gran Vía”. No es así, claro, y le confiesa a De la Vega: “Me duran dos días”.

Polizón… es un éxito con todas las letras, pues se mantiene como la película española de mayor recaudación durante años.

Casal tiene en ese momento 49 años. El periodista se lo pregunta y él responde: “Pon veintiocho… ¡y todos contentos. La verdad es que paso algo de los cuarenta, pero eso no lo digas… porque estoy alcanzando la madurez como galán de cine”.

El resto es fácil de descubrir, Antonio muere el 11 de febrero de 1974 en Madrid.

Escrito sobre el viento

Domingo, 19 de Septiembre, 2021

Nunca tan previsible estuvo un mandato

Sánchez se retrató en cada uno de los pactos acordados para asegurarse la mayoría y la presidencia. Fueron fotogramas de una película que iba a rodarse en los cuatro años siguientes, si el destino es benévolo con los mortales.

ERC, Bildu, PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias, Teruel Existe, BNG y la guinda de Podemos. Entre todos no son capaces de decir España sin que les salga un eccema en el frenillo de la lengua, y aunque en algún caso admitas que son buenos chicos, para el oficio que se les reclama, que es administrar la nación entera, constituyen lo último de lo que cabría echar mano; vamos, algo así como agarrarse al ancla en un naufragio esperando que flote.

Él sabía con exactitud meridiana que esas fotos obtenidas en la penumbra y al reclamo de “Tenemos una oportunidad histórica”, iban a lastrar su presidencia de sapos como Henri Parot y lagartos como Aragonés; de indultos, traiciones, renuncias, chantajes y una ensalada de ilegalidades que en ningún caso, ni en el primero, suponen el menor beneficio para el territorio que dice gobernar.

A quienes les suene a rancio el argumento, les propongo el siguiente ejercicio. Traten de explicar qué son las pensiones, la Seguridad Social, las autopistas, el Salario Mínimo, la roja, el rescate de los afganos y varios millones de cosas más sin pronunciar la palabra España. Les va a quedar un argumento cojo y trastabillado, como se queda Sánchez cada vez que paga el peaje con banderas, Parots o humillaciones.

Estaba escrito sobre el viento y permanecerá así lo que dure la memoria de los hombres, porque Sánchez, mal que le pese, no tendrá otro papel en la historia que el que quiso darse, el de un pobre hombre tan ambicioso que se dejó devorar por su pasión antes de satisfacerla. Y con un país de tancredos como testigos.

Cambalache

Sábado, 18 de Septiembre, 2021

Sin pausa

Hay tantos frentes abiertos que todo se cubre de un smog grisáceo de enorme vulgaridad y uno ya no sabe si el Pollo Carvajal frecuentaba la sauna gay del suegro de Sánchez, o si Verstrynge padre se separa de Paloma Cuevas por culpa de Dolores Delgado.

Es difícil seguir con rigor tanto malaje y cambalache sin caer en el error. Por ejemplo, el último CIS que da un subidón al PSOE, ¿es por lo bien que está gestionando el precio de la luz? ¿Y en el PP de Madrid se tiran los trastos a la cabeza porque les aburren los éxitos electorales?

¿Por qué dice Verstrynge que la dimisión de Iglesias fue un acto de generosidad? ¿Coincide su opinión con la de todos los que también pensamos que nos hizo un gran favor?

La separación de Irene Montero es un arcano impenetrable, pero cualquiera se mete a investigar al partido con más dirigentes investigados.

Por cierto, sus cobros internacionales deberían ser explicados en Económicas. A ver si nos estamos perdiendo un chollo por ser demasiado tiquismiquis con las leyes.

Lo de Villarejo es para cubrir el temario de varios másteres del universo. Confieso que en determinado momento creí haber comprendido quién és, a qué se dedicó y qué pretende. Craso error. Ya me lo explicaron varias veces y siempre de forma distinta, así que renuncio a entenderlo, como hice con las valencias en Química de Quinto.

La gente que va a los homenajes de asesinos me producen similar perplejidad. Que los convoque un partido como Bildu no es de extrañar, porque son los mismos que apretaban los gatillos, pero las personas así, como de fuera, ¿se sienten asesinos como ellos? ¿No se sienten, pero les gusta que maten a la gente? ¿También se manifestaron alguna vez en contra de la guerra?

No es que no pare, a la cabeza no la dejan parar.