Archivo de ‘General’ Category

Nacer en tiempos revueltos

Jueves, 22 de Febrero, 2018

La criatura

Como ya ocurrió en ocasión anterior, anochecida la tarde hoy, el conde de Fontao me hace el honor de oficiar el parto de una nueva novela, y así como Cervantes tuvo a las puertas del segundo don Quijote al conde de Lemos, así me ilusiono con la suerte que puede correr el libro recién alumbrado con tan excelente padrino.

Nace en el seno de una distinguida editorial catalana de larga tradición, Edhasa, aunque el quirófano lo pone la Casa de Galicia en Madrid, siempre tan acogedora en lo que se refiere a bautizos y nacimientos. Salvo una de sus protagonistas que ve la luz en la andaluza Zahara de Atunes y otra de cuna portuguesa, todos los personajes, Valle-Inclán incluido, son gallegos, como gallego es el escenario donde discurren sus andanzas santas, profanas o demoníacas.

Está escrito en lengua castellana, que es el único idioma oficial en todo el territorio español y en bastantes países más. Pero aunque aquí se denomine con un adjetivo que hace referencia a una parte del territorio como es Castilla _ por el prurito de no llamarlo español, ya que otros también lo son _, nadie puede llevarse a engaño y creer que el idioma es fruto exclusivo de castellanos, ya que en ese trabajo hemos colaborado, codo con codo, baleares, vascos, catalanes y gallegos, por un lado; y argentinos, mexicanos, cubanos y colombianos, por otro. Y quien no lo reconozca así demuestra tener poca y muy deficiente ilustración.

A la suerte de contar con una lengua tan rica en matices como abundante en fuentes, se une la de disponer al lado de otras cuatro, cinco, o las que ustedes quieran, que son maravillosas claves para el entendimiento.

Por eso no se explica que existan tantos arrapiezos intelectuales de bajos sentimientos que se dedican a hacer guerra de todo ello, en clara demostración de que en su vida han abierto un libro ni para quemarlo.

Una historia de terror

Miércoles, 21 de Febrero, 2018

Véngase con todo su equipo

El frío mañanero comenzaba a ceder en la plaza, antes alameda. Nuestro personaje, hombre mayor, de andar calmo, pero seguro; vestido con ropas de tonos apagados, sube la escalinata que separa la planta baja de la noble y una vez en ella, pregunta por el señor alcalde.

Le informan de que está a punto de llegar, y cuando lo hace, el visitante se entera, como el resto de los presentes, de que la autoridad local viene de realizar unas cuantas compras, todas ellas a muy buen precio, inferior al que se supone acorde con las calidades adquiridas.

Alguien habla por teléfono sobre unas albóndigas que ha preparado el día anterior para comer hoy. Solo falta comprar pan y todo estará listo.

De repente la atención se fija en el visitante, que comenzaba a sentirse un tanto incómodo en medio de aquella algarabía cotidiana.

_ ¿Y usted qué desea?

_ Pues mire, venía a hablar con usted porque nuestra intención es montar una empresa dentro del término municipal que daría empleo a unos seiscientos trabajadores. Dadas sus características, me gustaría saber qué tipo de ayudas y facilidades me podrían ofrecer, con quién me entrevisto, en fin… lo propio en estos casos.

La respuesta que obtiene es demoledora y causa estragos en el ánimo del empresario.

_ ¡Uy, uy, uy! Para esas cosas, hasta el mes que viene, nada de nada.

El visitante permanece unos segundos sin articular palabra, paralizado por el terror y sin saber cómo reaccionar ante aquel aldabonazo. Al final se le ocurre una fórmula socorrida y dice:

_Adiós, buenos días.

El hombre recoge su proyecto, su empresa y sus empleos y se desplaza con ellos a Oporto, donde es magníficamente recibido por el alcalde y su equipo, instalando allí una industria, que si hace siete u ocho años tenía 600 trabajadores, hoy pasa de los 900. Colorín, colorado.

Umbral superado

Martes, 20 de Febrero, 2018

Agapito, lamentablemente paisano

Carmena trata de ahogar su aguda insignificancia con decisiones que le reporten el beneficio del escándalo, la chufla y hasta el insulto. Le da igual. Ella no atiende a razones. Su desvarío ideológico le lleva a cometer errores calculados para que el resultado sea una paparrucha informe donde convivan inmensas chorradas y cargas de profundidad revolucionaria, revanchista o reaccionaria.

A medida que se acercan las elecciones parece ser que aumenta el grado de peligrosidad de sus planes, como si el terreno ya estuviese lo suficientemente sembrado de odio y arbitrariedades para permitir que cualquier proyecto, por sectario e irracional que sea, se cuele y se admita en una sociedad que se dice libre y democrática hasta el tuétano.

Ha sido como saturar una tarta con tanto azúcar que tres o cuatro cucharadas más ni se notan, ni la hacen más dulce.

Prepara ahora la alcaldesa rendir homenaje a los muertos madrileños durante los años 1939-44, como si la ciudad, durante los tres años anteriores hubiese estado en manos de alguna caritativa orden religiosa dividida en brigadas que despertaban amablemente a los vecinos para darles el desayuno, o como si la ciudad no estuviese salpicada de chekas donde administrar torturas y ejecuciones propias del Mau Mau.

Cuando se lo recuerden, dirá lo de siempre. Que a los caídos del otro bando ya se les ha homenajeado bastante y hay que repartir.

Ésa es la Carmena de eterna sonrisa, que disfrazada de inocencia y despiste ha venido con la malsana intención de dividir abriendo más la brecha. Puestos a homenajear, ¿por qué no le cambia de nombre a la calle Martínez de la Rosa y le pone el de Agapito García Atadell, que allí tenía la base de su célebre Brigada del Amanecer? Doña Manuela, Agapito también está falto de homenaje desde que comete sus crímenes.

La pela es el pelo

Lunes, 19 de Febrero, 2018

¿Recibirá Llarena esta postal?

Antes se creía que cuando alguien se declaraba anticapitalista era porque estaba convencido de la maldad intrínseca del parné, no solo cuando está en manos ajenas, sino también en las propias.

Últimamente cambia todo a pasos agigantados. Los populares aborrecen del populismo, los socialistas se hacen cesaristas y los anticapitalistas echan mano de los monises en cuanto pretenden buscarles las cosquillas.

Aunque tiene la axila muy transitada, el juez Llarena también le quiere buscárselas a Anna Gabriel el próximo miércoles, y claro, la mujer se ha ido a Suiza para hacerse con los servicios del abogado más sandunguero en extradiciones, cueste lo que cueste.

El republicanismo anticapitalista puede esperar, pues en habiendo pasta, ¿cómo caer en manos de un abogado de oficio, que a saber si tiene o no carnet del PP?

Los convergentes de Pujol también cambiaron mucho, especialmente en el ámbito geográfico. Antes radicaban en Cataluña y ahora, en Bruselas. Sin embargo en esos temas del dinero no se han movido ni un ápice. La plata les gustaba muchísimo, y les sigue gustando mucho más.

Por eso no nos extraña que el huido pague a su abogado con talones de muchos ceros. ¿Pero Anna también? Di tú que donde hay pelo, hay alegría, y la chica no va a ser menos. Pelo en la pollina y pelo sobaquil. ¿Cómo se dice? El pelo es el pelo. ¡Ah, no! En femenino, ¡la pela es la pela!

Pensar que hace tres años Anna era la política catalana mejor valorada… produce mareos. Claro que hace tres años la chica estaba inédita y su bestia negra era Mas, lo cual da mucho brillo democrático.

La mujer dice que todavía no sabe si se presentará o no a Llarena. Mira que si en vez de verla en la Plaza de la Villa de París, la vemos en las pistas de St. Moritz… ¡Impagable foto!

Día de sorpresas

Domingo, 18 de Febrero, 2018

¿Quién mejor que un actor para decir mentiras?

Juan José Puigcorbé se ha pasado 62 años de su vida pidiendo que le llamásemos Juanjo, pero acaba de ver la luz y ahora quiere que le llamemos Joan Josep.

Para abreviar le llamaremos pijo y asunto arreglado.

Su deseo es parecer más catalán. O sea, que utiliza el mismo argumento de Irene Montero cuando expone urbi et orbi que las palabras son más femeninas cuando acaban en a, como por ejemplo, el Papa de Roma y los papás de todos los niños. A Francis Franco le cambiaron el orden de los apellidos para que pareciese más franquista, pero al menos se lo hicieron cuando no había cumplido un año, no a los 62.

Ayer fue un día sorprendente, no solo por lo de Joan Josep. Fíjense, en Barcelona, ciudad donde este actor venido a menos ejerce de concejal y diputado, una editorial de allí, Edhasa, le da un premio a un novelista gallego, Francisco Narla, que escribe en castellano. Esto sí que es una conjunción planetaria y no la de Leire Pajín. Al señor Puigcorbé le habrá dado un pasmo al comprobar que se puede ser más catalán de muchas formas.

Más sorpresas. Cerca ya de la cena, cuando parece que la jornada no va a traer más novedades, va el presidente de la Xunta y pronuncia el discurso de clausura de la entrega del premio Aresa a la Politécnica para decirnos que en Galicia ha aumentado la producción láctea, la cárnica, la pesquera y la marisquera. Hasta la maderera, con todo el fuego que se interpuso en ese camino. Que aumentan las ayudas y que cada año se incorporan al sector una media de quinientos jóvenes.

Estas cosas se deben decir más alto, porque hay quien solo se empeña en pintar de negro el lienzo.

Núñez Feijóo me sorprendió más que Puigcorbé, porque si él llevaba 62 años incómodo con su nombre, nosotros llevábamos más escuchando lo contrario.

Un curriculito

Sábado, 17 de Febrero, 2018


La universidad italiana no está de acuerdo

Portavoces de la Universidad Luigi Bocconi de Milán acaban de derribar un mito que desde hace meses se repetía como una muletilla y del que nosotros mismos hemos sido víctimas hace dos o tres días.

Se trata de considerar a Elsa Artadi como poseedora de un brillante currículo universitario, pues por lo visto el suyo no tiene nada de destacado e incluso carece de publicaciones que son inexcusables para superar determinados grados académicos que sería prolijo explicar aquí.

Tampoco hay que pensar por ello que la mujer miente o falsea expedientes. No, simplemente lo vas dejando y el mito se construye por sí solo. En cualquier caso ya dice el precepto evangélico que “por sus obras los conoceréis”, lo cual es una advertencia contra los títulos y las licenciaturas, falsas o verdaderas, pues lo que cuenta son los frutos que se obtienen de ellas.

Ni de Artadi, ni de ninguno de sus compañeros de tabarra _ no confundir con Tabarnia, que es cosa seria _, se conoce hoy ningún fruto positivo y digno de consideración. Mucho menos en el terreno donde Elsa dice estar sobradamente preparada, que es el económico. Más bien, ése es en el que se flojea por activa y por pasiva.

La verdad es que nada indicaba que fuese un fenómeno de quilates. Ni su experiencia con la Grossa, ni grandes discursos, ni grandes ideas. En su haber se cita haber conseguido que Puigdemont superase en votos a ERC, pero eso es mérito de la televisión. Un tipo que abre los telediarios durante dos meses con pinta de desafiar el orden internacional, con micrófonos siempre dispuestos a recoger sus palabras y sin muestras de sufrir persecución por ello, se hace a la fuerza muy popular. Les pasa lo mismo a los cantantes de OT.

Esperemos que al menos no sea rubia de bote.

Antonios Pérez

Viernes, 16 de Febrero, 2018

Pérez mostró la senda

Me llena de asombro e insatisfacción que la falta de apoyo del PSOE a la candidatura de De Guindos en su carrera europea llegue efectivamente hasta su culminación, cuando ya se sabe que el candidato español es el que ganará porque lo votan los ministros de toda la Unión, incluidos los socialistas.

El pretexto aducido es que debería presentarse a una mujer, pero que se sepa ningún elector ha reaccionado positivamente a tamaña sugerencia, quizá porque les faltan datos.

¿Qué mujer? ¿Penélope Cruz satisfaría las exigencias de don Pedro? ¿O una menos cinematográfica? ¿Mónica Naranjo, que navega de miedo si de votaciones se trata?

Al borde del ridículo por la enfermiza obsesión de no parecer españoles, creyendo que en ello radica algún mérito, estos días se unen también a esa lista abierta por Antonio Pérez, el traidor secretario de Felipe II, otros dos personajes de cuentas.

Jaume Roures, cuyos presuntos cabildeos secesionistas vienen a confirmar toda una carrera de comportamientos filoetarras, y Luis López Guerra, el magistrado que Zapatero puso en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y que no ha sido capaz de aclarar a sus colegas que nuestros terroristas, además de serlo antes de caer detenidos, centran sus esfuerzos en simular todo tipo de malos tratos por parte de la Guardia Civil o la Policía, porque lo suyo es difamar lo máximo posible.

Con un plantel de patriotas tan capaz y extraordinario, tenemos la completa seguridad de que a la leyenda negra nunca le faltará leña con la que arder para iluminar así a los otros países sobre la pérfida España, el único del mundo que da cargos y prebendas a quienes se esfuerzan por destruirlo. En otros lugares, los cuelgan mientras preparan las maletas para tomarse unas vacaciones en la Costa del Sol.

Infraestructuras

Jueves, 15 de Febrero, 2018

El cambio de nombres se les da de miedo, pero el resto no tanto

Es impresionante la actividad gerencial e inversora que desarrollan algunas administraciones, sobre todo las municipales. Asombra ver cómo son capaces de transformar las infraestructuras para mejorar las condiciones de vida de sus representados.

No son puentes, carreteras, puertos, túneles, escuelas ni hospitales. Ni siquiera jardines, voladizos y alcantarillados. Ésos son viejos proyectos que se hacían antes. Proyectos fachas, me van ustedes a permitir que lo diga. ¿Hay algo más facha que un pantano? ¡Pero si los hacía Franco!

Lo que hoy mola es cambiarles de nombre a las calles y multar a quien mencione en una conversación a aquel señor del Ferrol, de cuyo nombre no puedo acordarme, porque me multan.

Qué maravilla poder bautizar como 1 de octubre a una plaza que se llamaba de la Constitución. Poder tirar a la basura un texto votado por el 90 por ciento de los catalanes y poner otro que respaldan, promocionan y airean golpistas profesionales.

En esa tarea resplandece con luz propia la alcaldesa de Barcelona, de cuyo nombre prefiero olvidarme, no vaya a ser que contagie.

Esta señora tiene a gala asustar a los turistas, espantar a las grandes ferias internacionales e impedir que la ciudad sea elegida como sede por los más importantes organismos. ¡La única en el mundo que impide la generación de riqueza! Ayudada, eso sí, por unos políticos autonómicos con ínfulas de estadistas que lo están bordando.

Su última iniciativa es que desaparezca el nombre del Príncipe de Asturias de una avenida de la ciudad que regenta con mano dura, vejiga floja y cerebro pinchado. Pues ya ven. Esta última decisión me parece oportuna y correcta.

No sería lógico que un título tan ilustre quedase en pie tras un mandato tan zarrapastroso.

La pollina de Anna

Miércoles, 14 de Febrero, 2018

La columna de Diana

Estamos jodidos con estos españoles que nos visitan.

Así se expresa, lisa y llanamente, la periodista venezolana Diana Gámez para referirse en su columna del “Correo del Caroní” a Zapatero y a Anna Gabriel, a ninguno de los cuales tiene intención de invitar a su casa porque los considera portadores de desgracias para su bienamada Venezuela.

Diana les acaba de dedicar una columna de ésas que escuecen, y aunque Zapatero tiene que haber criado concha después de todo lo que habrá leído sobre él, de doña Anna no recordamos otra pieza tan furibunda contra ella, quizá porque en España siempre la vimos como muy poquita cosa.

Diana, como otros muchos compatriotas, están tan quemados, asqueados y desesperados, que sus artículos olvidan cualquier atisbo de corrección política y se transforman en latigazos contra todo lo que suene a favor del régimen.

A una y a otro los ve como colaboradores de Maduro en sus esfuerzos por atornillarse al poder y cuando de eso se habla, Diana no admite equidistancias.

Yo no sé si ella y su medio están pagados por la oposición, solo sé que la columnista se expresa con tanto desparpajo contra los españoles que los visitan, que eso solo puede nacer de un auténtico sentimiento, más cercano a la barriga, que a la cabeza, pero tan real como sufrido.

No vamos a reproducir todas las lindezas que la periodista le dedica a la catalana, ni las reflexiones que le sugiere su presencia en Venezuela. Con lo dicho anteriormente el lector puede imaginárselas.

Solo un detalle. Es cuando se refiere a su indescriptible pollina, “cortada con una tijera amellada para completar el aspecto guarro y desaliñado que exhibe como si fuera un trofeo”. Como sabrán, por allá dicen pollina al flequillo.

La ley mutante

Martes, 13 de Febrero, 2018

Después del timo de la Grossa, el timo de Bruselas

Elsa Artadi, esa chica estupendamente educada en las universidades más coruscantes, miembro a su vez de la generación mejor preparada de la historia, lista donde las haya a poco que te fijes y con un apellido que significa encina de bellota, anuncia saber cómo desatascar la situación catalana y se lo quería explicar a ustedes con un símil futbolístico porque me parece un hallazgo coruscante de verdad.

(Perdonen la reiteración en el adjetivo, pero se lo oí el otro día a Michael Robinson y me impactó. ¡31 años en España y se ha puesto a ampliar léxico!)

A lo que íbamos. Imagínense que un nuevo equipo llega a la Liga y dice: “Este reglamento que tienen es muy bonito, pero no se ajusta a lo que queremos, de modo que vamos a cambiarlo. A partir de ahora, nosotros podremos alinear 14 jugadores, nuestra portería será mucho más pequeña y además estará prohibido que nos piten penaltis”. Seguro que no iba a gustar.

Pues eso es lo que ha dicho doña Elsa sin despeinar esa lacia cabellera rubia que tan bien combina con el lazo rubio de la solapa. La mujer está acostumbrada a cambiar las reglas. De hecho su verdadero nombre es Elsa Vila, pero Artadi, aunque vasco, es más molón. Ahora dice que la ley no les deja hacer el nombramiento telemático que ellos desean, por lo tanto, jambalají, jambalajá, ¡vamos a cambiarla!

Esto mismo lo expone Rajoy y se oyen los alaridos en la cara oculta de la luna, pero en boca de la dulce Elsa hasta parece un comportamiento de honda raigambre democrática.

¿Cómo que no? ¡Pero si es lo que quiere el pueblo! El pueblo quiere a Puigdemont aunque haya que cambiar las inmutables reglas del fuera de juego, de la 31 real en el mus o del enroque en el ajedrez.

Eso dice Artadi sin inmutarse, caudilla de Cataluña por la Gracia de Dios y para beneficio de Carles.