El título de Regulares

Las desmesuradas muestras de alegría colectiva que acompañan a cada copa, título, ascenso o simple mantenimiento de la categoría conseguidos por los distintos clubes de fútbol permiten suponer que cientos de miles de compatriotas europeos cifran en esos éxitos deportivos sus más altas cotas de felicidad.
Nada como conseguir plaza en la Champions League para que las riadas humanas se desborden entre claxons y banderas anunciado la buena nueva a toda la parroquia. Los fichajes del presidente han funcionado y los más directos rivales cayeron en el campo de batalla. Ha sido un triunfo de la fe, dicen en Mallorca tras saber que se quedan en Primera. Ha sido el triunfo de una afición que se merece todo, dicen en cualquier urbe agraciada por los laureles deportivos.
Todas las aficiones son estupendas y todas están ahí, al pie del cañón, los miércoles, los domingos, o los días del año que haga falta, o sea, siempre que sean llamadas por los sacrosantos colores del club. Y si después de tanta dedicación se alcanza el triunfo, no ha de extrañar que se celebre.
Si alguna objeción cabe hacer a esos momentos de desbordante algarabía es precisamente todo lo que tiene de desbordante, y esos picos de ruptura de protocolo a los que se da rienda suelta bajo el amparo de tan feliz acontecimiento. Encaramarse a monumentos, bañarse en fuentes públicas y arrasar los palos y las redes de las porterías suelen ser síntomas inequívocos de que se ha metido la pelota más veces que los adversarios. Ninguna otra circunstancia espolea hoy el ánimo con tanta vehemencia como la que nace de los borceguís, salva al portero contrario y se aloja al fondo de la red. Pobres de los equipos y de las aficiones que ni suben, ni bajan, ni promocionan. Ésos dejan el campo como lo encontraron y los decibelios de su ciudad mantienen la media anual. Algo debe inventarse para ellos. Por ejemplo, el título de Regulares; así lo celebrarían en las mismas condiciones que el resto, pues la afición bien se lo merece.

Un comentario a “El título de Regulares”

  1. Alvera Fisk

    Thanks a lot for your post. I want to write my opinion that the tariff of car insurance differs from one scheme to another, since there are so many different facets which contribute to the overall cost. For instance, the make and model of the car will have a tremendous bearing on the price tag. A reliable outdated family motor vehicle will have a lower priced premium over a flashy sports car.

Comenta