Superman

Capaz de todo

A la vista de la situación en Cuba no nos podemos quejar, pero la alarma es mayúscula porque hay personas que al tiempo de manejar nuestra barca, al modo de Remedios Amaya, suspiran por dotarnos de un régimen similar, un paraíso bolivariano – comunista – cubano tan igualitario que todos seamos presos de la misma cárcel, sin que nadie, ni nuestros votos, se lo hayamos pedido jamás.

Coquetea Sánchez constantemente con guiños al cambio de régimen como si dudase en ponerse una corbata u otra, con una frivolidad a prueba de un campeón de la estulticia, con una inconsciencia de un universitario asambleario y con una prepotencia de un infante recién salido de una proyección de Superman, creyéndose el hombre de acero, capaz de hacer y deshacer a su antojo porque el apoyo de lo peor de cada casa lo han hecho presidente a cambio de un plato de cinco lentejas, también llamadas ministerios y otras dádivas sin cuento.

Ni deshacerse puede de ministros que hacen crecer el antisanchismo con solo citar sus apellidos, Castells, Garzón, Montero, Belarra… y por el contrario juega a hacerse simpático ante un cambio de Constitución, de fronteras, de régimen.

Por supuesto, de Cuba no ha dicho ni mu, pero tampoco engaña a nadie. Camina desnudo por los pasillos de Europa haciéndose el encontradizo con Biden para después echarle las culpas a Redondo y a Laya, que tienen delito, pero no tanto como el suyo.

Dicen los analistas más certeros _ Almeida, entre ellos _, que Sánchez se ha hecho una moción de censura para seguir vivo, pero vista con detalle la maniobra, da miedo pensar en la posibilidad de que la moción se la hayan hecho sus socios de Gobierno, que han superado la purga sin nadie lesionado y les han quitado de enfrente gente molesta como Calvo, Redondo y algún otro.

Comenta