Tarde de toros

Llegó el momento de aplicar el lema de aquella huelga, pero en casa

Todos se escudan en la misma falacia. Mas busca catalanófobos entre quienes simplemente afirman que su proceso es un disparate y su gestión, un dislate. Méndez no es capaz de reconocer que dentro de la organización hay bandoleros que se llevan el dinero de todos trabuco en mano. No, prefiere achacarlo al antisindicalismo. De haberlo sabido, Luis Roldán podría haber encasquetado lo suyo a los gitanos, que nunca hicieron buenas migas con la Guardia Civil.

Otra salida de Méndez en clave muy similar ha sido justificarse diciendo que todo se debe a una campaña para tapar lo de Bárcenas. Hombre, don Cándido; no pretenda que seamos como su nombre indica. Lo de Bárcenas no lo tapa ni la Liga de Fútbol, que es el acontecimiento que genera más titulares, a una distancia sideral de Bárcenas y de lo suyo. Y en todo caso, si lo fuese, su obligación sería la misma, depurar responsabilidades o demostrar la falsedad de las pruebas que se lanzan contra el sindicato que representa; pero nunca irse por las ramas y culpar a los males de los otros.

Usted lo sabe. Tiene que hacer algo, porque se está quedando con menos argumentos que Ama Rosa en el capítulo 80, último de los emitidos. Es la oportunidad histórica que le queda por delante. O pasar como el hombre que salva el sindicato y lo limpia para los años venideros, o hundirse con él en un pozo del que otros tendrán que izarlo a pulso, si pueden.

A usted, que viene de Andalucía, no le costará trabajo penetrar en la urdimbre del problema, teniendo como tiene también grandes compañeros en el poder político. Nada de faenas de aliño. Hay que cortar las cuatro orejas y los dos rabos. Y luego convocar congreso. No le van a pedir más allá. Pero, hombre de Dios, ¡haga algo! porque las siglas se le están convirtiendo en aguachirle.

2 Comentarios a “Tarde de toros”

  1. MIRANDA

    La virtud de la autocrítica es una rareza en política y aledaños.
    Para los pecadores católicos, la confesión exige el arrepentimiento de los pecados y el propósito de enmendarse.
    Los pecadores de la pradera política o sindicalista son incapaces de reconocer sus desafueros y corruptelas, incapaces de señalar culpables dentro del rebaño, incapaces de dimitir o renunciar, incapaces de restituir lo expoliado y pedir perdón.
    La reacción siempre es: “!Pues anda que tú…!” o bien “Todo es mentira. Se trata de una campaña orquestada contra nosotros para que no se hable de su propia basura”

    La condición humana es, básicamente, corruptible, Boss. Y más cuanto mayor sea la capacidad de manejar fondos en total impunidad y descontrol.
    En este patio de Monipodio trinca todiós, meu, pero cuando los pillados en flagrante delito son los demagogos proletarios, tan buenistas, solidarios y compasivos, con sus panosas y sus aires impostados de obreros, desde los desmanes del gonzalato a los EREs sindicalistas, no podemos evitar dibujar una sonrisa-de-conejo. Manda carallo!

    En el curso de los años y las legislaturas, los sindicatos se convirtieron en auténticos nucleos duros de poder. Poseen empresas, edificios, locales, manejan millones de dinero público, enchufan gente, inspiran cierto respeto a la derecha maricomplejines, política y´mediática, muchos viven “liberados” de trabajar, disfrazan sus despilfarros de cursos o ayudas, en fin, que no sorprende saber de sus cruceros con traje de etiqueta, sus colecciones de relojes de lujo, sus casoplones y coches blindados, sus sueldazos y demás pijoterías.

    Por no mencionar otros negocios y chanchullos de imposible justificación por indecentes. Y un despilfarro obsceno, característico de los advenedizos a la riqueza. Los que fueron ricos toda la vida son mucho más apañados. Y es que la mayor vergüenza es no tener vergüenza.
    No digamos en Andalucía, donde llevan décadas gobernando “los suyos”, y el desmadre ya es total, porque no han tenido quien los controle.

    700 maletines fueron falsificados a petición de la UGT andaluza (nueva horterada nuevorriquista), que por cierto sigue guardando silencio sin que nadie protagonice un acto de contrición, dimisión o devolución, más allá de su “fuero interno”.

    Más de medio millón de euros de 2009 costó el Congreso regional de los maletines, cuando ya hacía dos años que Solbes había avisado a ZP de lo que se nos venía encima, y este seguía engañando con los brotes verdes y la Champions. Pues bien, esos gastos fueron costeados por la Junta andaluza, disfrazados de cursos de formación, comisiones, ayuda a mujeres, etc.

    ¿Cómo es posible que aquí no dimita nadie?
    ¿Hay alguien en la Fiscalía Anticorrupción o es solo una fachada decorativa?

  2. Bartolo

    Desde los tiempos de Rinconete y cortadillo, la corrupción campa por sus respetos, y así muchos en los grandes sindicatos, además de “mediar”, se han lucrado, abusando del poder y del dinero público, al igual que muchos políticos y Partidos.

    Así la Justicia tiene cientos de sumarios y miles de legajos, y mucho me temo que nadie devolverá una peseta.

    No hay nada más que ver a un Matas, cenado en los mejores restaurantes de Mallorca ó mejor a un Fabra condenado, satisfecho de si mismo, encantado de haberse conocido, y no me extraña, tras once años de juez tras juez mareando la perdiz, tiene todos “los boletos”, nunca mejor dicho, sino que para cuando resuelva el Supremo su apelación, sabe que se le habrá pasado el arroz de la edad para entrar en prisión.

    !Es lo que hay! !que nos jodan!

Comenta