Eficacia

Tres de cada 25 marcas de preservativos no superan el 15% de eficacia para evitar embarazos. Sus porcentajes contra el sida son aún peores, pues deben impedir el paso de organismos quinientas veces más pequeños.
Éstos datos pertenecen al informe de Consumer Reports _análisis de calidad_, y son refrendados por la revista médica The Lancet. Son datos asépticos, sin moralina, ni doctrina, que señalan la abstención y la fidelidad como únicas armas eficaces para impedir el contagio sexual de la enfermedad. Por supuesto, entre quienes practiquen la descansada abstención, el porcentaje de éxito es total. Entre los monógamos o polígamos fieles de palabra y obra, la cifra ya no es tan rotunda, pues podemos ignorar nuestra propia peligrosidad.
Que este informe coincida con el Vaticano no deja de ser casual, pues la Iglesia recomienda la abstención y la fidelidad desde tiempos en los que el mal, de existir, carece de nombre.
La Iglesia aduce razones morales y The Lancet, razones científicas; y por mucho que nos moleste a los libertinos, en cuestión de profilaxis, el panorama es así de crudo.
De nada vale calificar a los curas de retrógrados redomados, pues en una auténtica campaña de prevención debe primar la eficacia frente al hedonismo. Quien se quiera engañar creyendo que el capullo encapuchado jamás será contaminado, que lo haga. Otros fuman aunque en la cajetilla le pinten su propia esquela. Pero que no pongan como excusa a los negritos de África para darse una alegría al cuerpo y encima exigir la bendición del párroco para las coyundas de leche en leche y de lecho en lecho.
Fornique cada cual a su gusto, manera y frecuencia; mófense cuanto quieran del anciano polaco y brillen las cachas de tanto uso, pero si el condón luce agujeros así de gordos por do caben virus y espermatozoides, sépase. El saber no ocupa lugar.

Comenta