El Cantar de Roldán

Roldán recibe un sobre

Vuelve a la actualidad el antihéroe Luis Roldán a través de una larga entrevista que lo sitúa en su circunstancia de 2013: Casado de nuevo, paseante, lector, asiduo de los actos culturales y espectador de cine los días de rebaja. No dará pena a casi nadie, entre otras razones porque insinúa haber salvado diez millones de euros, que es cantidad suficiente para ir al cine aunque no sea el día del espectador.

Dice haber pagado por sus delitos como ningún otro y busca su exculpación donde lo haría cualquier escolar pillado en falta: No era yo, éramos todos.

La excusa es creíble, pero no es excusa. “Haces lo que se hacía”, dice Roldán, preocupado por que nadie le tenga como paladín de la corrupción, sino como un corrupto más de entre todos los paladines.

De cuando se inicia en el cobro de cantidades irregulares, se le escapa otra ingenuidad infantil: Consideraba que eso era normal. Claro, llegas a la Administración del Estado y lo normal es que te caigan sobres como copos de maná para arrostrar con mejor ánimo la dura carga del servicio público, ya seas director general de la Guardia Civil, o funcionario de nivel 18.

En ese orden de cosas, también tenía que ser normal aderezar el curriculum con alguna carrera no estudiada, alguna matrícula no recibida, algún master no realizado…

Roldán es un déjà vu que en su día logró impulsar el listón corrupto donde nadie conocido lo había aupado. Seguramente hoy podría discutirse si mantiene el récord o ya hay sido superado; no por la cantidad, sino por la calidad.

Su vuelta a las noticias es tan terrorífica como lo fue en sus épocas de actividad: Era lo normal, lo hacíamos todos, era lo que se hacía…

¿Estará señalando a alguien?

5 Comentarios a “El Cantar de Roldán”

  1. scéptika

    No voy a rebajar ni un miligramo la tolerancia cero a cuantos embutidos de cerdo con especias y pimentón han llevado, llevan o puedan llevar la gaviota –rata del mar máomeno– en la solapa.

    Pero lo que a una le toca el ovariamen es que los paladines que se enfrentan a lso anteriores vayan de luisesgonzagas por la vida como quien no ha roto en su vida una escudella.

    Decía el añorado Paco García Pavón refiriéndose a su gente paisana, a los tomelloseros que hicieron de su pueblo uno de los más importantes productores de vino de Europa, que allí no había puertas blasonadas ni aristócratas de ayer: quien no había pisado terrones y cavado las viñas, lo hizo su padre o lo hizo su abuelo. De esa tierra noble y pobre nació el ilustre Antonio López, sobrino del anterior pintor del mismo nombre. López como se ve, nada de Álvarez de las Asturias ni de Alba de Tormes.

    Pues me da a mí que los que claman su jeremiada contra barcenillas o urdangas, contra ritas, fabrillas o moritos, si tiene menos de doce años, raro será que no robara su padre o no robara su abuelo con el pin del capullito en la solapa.

    Ya me diréi ustede/vosotro si a Rúgal, si a Pera o incluso a la Susanita del ratón, que no me negarán que tiene cara de rata, les ampara derecho para clamar contra lo que, y bien lo dice el roldanesco cinéfilo, hacía todiós que podía en los ferraces o santelmos y sigue haciendo mientras no le pillen.

    A una andaluza, a mí, me van a venir con pudibundeces de betibup, me van a venir con túnicas vestales y ojos en el infinito. A Noé le van a hablar de chubascos…

  2. Bartolo

    Mire Cora, en esta España nuestra, los del PP hablan unicamente de los ERE, los del PSOE de Gürtel, mientras de los ‘urdangarines’ hablan IU y UPyD. “El Mundo” habla de UGT y “El País” habla de Bárcenas; del caso del Palau ‘La Vanguardia’ no dice ni pío, mucho menos CiU ni los dos grandes, tampoco ninguno de ellos sobre quién financia ahora la independencia de Cataluña y les regala a Unió, y a otros partidos independentistas, crédito al 0 % de interés con quitas y con pase de pernocta a fallidos.

    Por mi, si quiere resucitar al golfo de Roldan, allá usted. Sólo me pregunto como se podría hacer una Regeneración General, al estilo de aquello del colegio de la Confesión General, y el papel que podrian representar unos Medios de comunicación decentes e imparciales.

  3. Eduardo Serantes

    Admirado amigo, este “esbirro” ha sido superado por la calidad (of course!)
    pero, desgraciadamente, también por la cantidad. Salud.

  4. MIRANDA

    Caramba, Boss, en medio de la lluvia racheada ha salido el sol en tu rincón. que no era lo mismo sin la SCEPT.

    Porque si los andaluces son salaos, así en general, cuando sale una andaluza de tronío y rompe-y-rasga, con la sal y la pimienta al punto, manda parar hasta la climatología.

    Te echábamos de menos, SCEPT. Y lo sabes. Muac!

  5. MIRANDA

    http://politica.elpais.com/politica/2013/11/15/actualidad/1384533687_745330.html

    Es poco habitual que un hombre público confiese haber sido un delincuente.
    Negarlo sería inútil para todo un icono de la corrupción, en un gobierno y un tiempo entre alcantarillas y crimen de Estado, pero como otros, podría haber seguido en silencio.
    ¿Será por dinero que sale a largar en la picota? ¿O será masoquista, o quizá pavo real?

    Delegado del Gobierno, Director de la Benemérita, casi ministro, un hombre de Estado socialista….y el pícaro malversador, defraudador, estafador, comisionista de constructoras, cohechador, falseador de documentos y expoliador de fondos reservados, vuelve como si 20 años no fueran nada, después de cumplir 10 años de encierro de los 31 a los que fue condenado.

    Pese al bagaje atroz, Corcuera o Corcuese (al que Roldán casi sustituye) lo había etiquetado de “hombre cabal”, y es un hecho que contaba con la confianza de Felipe-X, seguramente hasta el mismo momento de la aparición de aquellas fotos del Interview en calzoncillos con las fulanas, en mitad de una orgía cutre, pero cuuuuutre a carta cabal.
    Después Ruiz Mateos denuncia…y se desencadena el chaparrón delictivo, que puso en fuga al pícaro, escondido en Paris con ayuda del agente Paesa.
    Lo convencen para que vuelva y se entregue. Es detenido en el aeropuerto de Bangkok

    Dice que lee la Biblia, que se ha casado por tercera vez, que anda mal de la próstata, entre otras varias dolencias normales de un septagenario. Quienes saben del caso, sostienen que Roldán guarda aún 10 millones de euros en el extranjero, pero el asegura que Paesa lo despojó de todo. Que no tiene ni un duro, y vive de una pensión de 774 euros, de cosas de plata que ha ido vendiendo y de la ayuda de sus hijos.

    Dice que se arrepiente de sus falcatruadas pero que ha pagado por ello duramente (?). Se queja de haber recibidp peor trato que otros, de haber sido un chivo expiatorio. Se justifica diciendo que el formaba parte del paisaje, y hacía lo que veía hacer a otros. Que cobrar en dinero negro era práctica habitual…pero no señala ni da nombres. Insiste en que estaba convencido de que si Vera y Barrionuevo le untaban a el, es que untaban a todiós.

    Mientras no para de romper entre los dedos un kleenex tras otro, sostiene Roldán que era imposible que Felipe-X no supiese lo que sucedía, en medio de una corrupción estructural.

    Moraleja:

    Mientras la corrupción salga tan barata, mientras no se cambien y endurezcan las leyes para los ladrones de dinero público, mientras no se les obligue a devolver hasta el último céntimo, mientras sean los propios políticos los que controlan a los que imparten justicia….¿alguien será tan ingenuo para esperar que las cosas cambien? A la espera quedamos para ver cual es el castigo para los chorizos catalanes, andaluces, valencianos o madrileños. Seguro que les toca menos que los diez años de Roldán.

    Resulta desolador constatar que veinte años después, el pestazo de chorizo sigue envolviendo la práctica política, bancaria, partidista y sindical.
    Pero lo más triste es constatar aquello que decía Malraux:

    “Lo peor no es que los pueblos tengan los gobiernos que se merecen, sino que LA GENTE TENGA LOS GOBERNANTES QUE SE LE PARECEN”. Por eso escandaliza constatar que nadie se escandalice realmente con los chorizos ni se propone castigarlos, sino que más bien los envidia. O como sí.

Comenta