Pasta al dente

Orgía en la carretera

Ponen en boca de un ministro este breve análisis de la realidad catalana: “Quieren más dinero y en ésas estamos”. Por su cruda disección del panorama, por su ahorro de palabras en la exposición y quizás también por su exactitud, el ministro no ha querido que se le identifique como autor de la frase, no vaya a ser que lo saquen del Gobierno para darle el Nobel de Literatura.

No obstante, otros colegas suyos, como el que dice ser y llamarse García Margallo, han confirmado esta misma impresión de pe a pa, es decir, de pela a pasta. El contencioso histórico va de dinero.

Mucho nos tememos que buena parte de las miles de personas que ayer han formado en sano regocijo reivindicativo esa cadena transversal, cual meridiano entre Dunkerque y Barcelona, que allí fue a medir el Matemático Rodríguez _ gallego de Lalín como Cuiña _, nada saben de la frase, ni del pobre Rodríguez.

O no han podido oír al ministro, o lo hicieron con acompañamiento de sapos y culebras, los animales heráldicos que el régimen impone a través de los medios controlados, que son todos, a la información que viene del bando españolista y mesetario. Y así desde que a Tarradellas le sucede Pujol.

La construcción del espíritu nacional mediante la reiteración de una cantinela pedigüeña es labor cansina, aburrida y nada diferenciadora, pues se parece a la que entona Galicia con sones lastimeros, a la que repite Murcia y a la que tarareaba Andalucía hasta que sus administradores comenzaron a repartirse el dinero de los ERE como si fuese arena, a paladas.

La construcción del espíritu nacional ha de hacerse con sólida argamasa, año tras año y cadena tras cadena, pues es mucha la mies que manipular.

No aclara el señor ministro si se la van a dar o no.

8 Comentarios a “Pasta al dente”

  1. jabato

    ¿García “Margayo”?. Creo que ahí tenemos una errata importante.

    Aparte de eso, la cuestión catalana ofrece cierta complejidad. En el fondo está el dinero, evidentemente, pero como tal circunstancia no aparece como presentable, en términos éticos, ante la opinión pública, hay que revestirla de una gruesa capa de ideología y sentimentalismo, que son factores que, aunque no se crea, movilizan a la gente mucho más que el interés material.

    Si los ciudadanos anónimos que ayer formaron la “vía catalana” pensaran con la cabeza, se darían cuenta de que, en términos económicos, la separación de Cataluña del resto del Estado no sería, ni mucho menos, una cuestión rentable.

    Lo que ocurre es que los ciudadanos han delegado la tarea de pensar en unos políticos de la peor ralea, que muy amablemente les llevan por un camino de incierto final. Hay que reconocer que la luz del farol independentista emite un brillo con cierto carácter épico, idóneo para atraer a las masas. Además, sus destellos deslumbran al personal, lo suficiente como para que no vea la montaña de corrupción, cacicadas e incompetencia que aplasta a la mayoría de las instituciones catalanas.

    Y es una situación tremendamente difícil, sino imposible, de revertir. El Estado lo tiene francamente difícil. Haga lo que haga, será contraproducente. Un editorial de “EL PAÍS” de estos días censuraba el “inmovilismo” de Mariano Rajoy en estas cuestiones. Bien está la crítica, pero mejor sería proponer alguna solución. ¿Hacia dónde pretenden que se mueva el Gobierno? ¿Hacia una nueva revisión del Estatuto, al igual que la “afortunadísima” promovida por Zapatero? ¿Hacia “posiciones de diálogo”? Y este diálogo, ¿sobre qué, una vez constatado que las peticiones independentistas no caben en la Constitución?.

    Quedarse quieto, mal. Moverse, peor. Como digo, la situación se está tornando poco menos que imposible.

  2. Chiky

    Señor Jabato, habla de la corrupcion catalana, como si fuese exclusiva de ellos, pero los casos reconocidos de corrupcion se extienden por toda ESPAÑA y son de todos los partidos, sindicatos y la patronal.
    El resto de su discurso me parece muy acertado.
    Un saludo.

  3. Bartolo

    Scéptika, habla del tema de hoy, y saca los cuchillos largos a los sociolistos de sus traumas, en el Blog de Casado del Confidencial.Lástima que no acuda a su casa de siempre.
    Y ahí va mi opinión,me parece que Artur Mas no desea aquello para lo que realmente está agitando a las masas. Está avivando sentimientos muy fuertes con sus iniciativas, pero por ahora lo utiliza únicamente como fuegos artificiales; en otras palabras, como conclusión… el Gobierno acabará diciendo a todo que sí (es de esperar que en forma de dinero) como estrategia de apaciguamiento, y ésta funcionará. Hasta dentro de cuatro o cinco años, donde se volverá a repetir la misma historia. Así interpreto yo a Margallo.

  4. manel

    Sr. Jabato, creo que el sentimiento nacionalista está al margen o por encima de las posibles y reales corruptelas políticas. Es un movimiento civil al cual se ve arrastrado Mas y no al revés, alimentado desde el exterior por declaraciones como las de Wert o arbitrariedades como la del Tribunal Constitucional. Quien diga que esto se reduce a una cuestión de dinero (mueve más la cuestión lingüística, por ejemplo), es que no entiende nada.

    Yo esperaba una condena explícita y sin paliativos a la agresión fascista de ayer en Madrid, pero veo que ésta está reservada al alcalde de Marinaleda.

  5. Bartolo

    ¿A que masas se refiere Manel? ¿A los seis millones y medio que se quedaron en casa?.

    Y no me esperaba ese victimismo por su parte a unos cuantos energúmenos en Madrid, que por mi parte no dudo en condenar.Pero !no sobredimensionemos los hechos, de unos cuantos a la generalidad, hombre!

  6. SEito

    Cada año es más difícil copar las primeras planas en la misma fecha en la que lo hacen por diferentes motivos países reales de América ( Norte y Sur ) con héroes individuales y colectivos muertos sin causa y a algún otro que no me acuerdo .
    Tiene que frustrar mucho la aparición de nuevos santos el día escogido para el santo con el que se ha marcado el éxodo propio, sobre todo después del subidón del ego debido a la repercusión mediática del COE y su efecto en la recepción de turistas .
    Por eso me dan lástima aquellos que individual o colectivamente montan un hapening con el que cubrir share de telediarios . Su esfuerzo les cuesta vestir su incompetencia con unos colores, como para no alzarse con su trofeo, mientras encierran en su domicilio a aquellos que no gustan de su modalidad deportiva .
    Y encima han de aguantar que unos hooligans les rompan la sede en la capital . Hasta ahí podríamos llegar, porque hacértelo al equipo con mayor número de seguidores en multitud de sus peñas es defender la democracia, pero a unos amateiurs del deporte subvencionados y colonialistas !ni hablar ! .
    Muchos de los de la foto, han salido porque son del partido Sí Dona y además invitaba el suegro a comer . Y muchps, como siempre ha ocurrido en plazas de oriente y occidente, porque defienden sus principios ( de mes )a mas a mas .
    La llamada !! Moncloa, tenemos un problema!! vuelve a sonar . Por mí que les eximan de la ley de la gravedad y se pongan en otra òrbita y doy gracias a quien ha evitado que Madrid, con la potencia mediática del COE, comenzase a pedir su independencia a partir del 2020, que como es capicúa igual DoÑa Manolita daba el premio por Navidad .
    SrDLaBtC, cognazo de escribir con la Nejraberry. Ya podían dar subvención in I pod a los habituales y perrsistentes

  7. rogelio quiroga

    Cachis la maaaaar, Sceptika, mira que obligarnos a leerla en otros tebeos… eso está mú feo, muhé, ¿porqué nos priva de su lectura?

  8. scéptika

    Me sobrevalora, Bartolo.

    Digo allí –y juro que no me apetece mucho volver por ‘Casado’– lo que he dicho aquí infinidad de veces.

    El naZionalismo catalán es un negocio. Si por mí fuera les daría la independencia para antier. 10 de septiembre de veinte trece: En el día de hoy, vencido y cautivado hasta el último reducto españolista, la war ha terminado. Catalonia not is Spain. Visca CataluÑa lliure.

    Pero no caerá esa breva. Es como si a un carterista ‘ de muleta’, le obligas a ir en camiseta sin mangas y con las manos desocupadas. No se come un colín.

Comenta