Tendencia al ridículo

Ana, ya con ritmo

El inglés de Ana Botella es regular. Lo que es malo es el énfasis, y peor aún, el mensaje. Tampoco iba a variar el resultado si la alcaldesa se descuelga con una pieza oratoria digna de Castelar, especialmente si es cierto que Putin le adelantó a Rajoy durante el G-20 que a las 22,20 se irían a Tokio las olimpiadas del 2020. Lo único que variaría es que Botella no estaría en cabeza de las tendencias topic, de las redes sociales y de batiburrillo, porque a esos sitios solo llegan los ridículos y las fobias.

El énfasis fue desmedido e inoportuno. La totalidad de su audiencia conocía Madrid, como conoce las principales ciudades del mundo. Diríase que hablaba a extraterrestres recién aterrizados en Roswell (Nuevo México), para convencerles de lo mal que habían dirigido la nave y de las ventajas de haberlo hecho en los Jardines de Cecilio Rodríguez, a la hora de la fresca. Si ése fuera el caso ahí sí que vemos a una Botella luchadora y enérgica.

En cuanto al mensaje, no vamos a descubrir ahora que todas las ciudades, al menos las que aspiran a ser olímpicas, tienen lugares preciosos donde tomarse un café con leche; que en todas ellas se puede cenar rodeados de historia y en ambientes divertidos. Pero es que además en Buenos Aires no se quiere oír eso, un pastiche turístico expresado en tono de comedia rancia para loa de un lugar donde será difícil comunicarse con sus habitantes, pues si su alcaldesa habla como habla, atrévanse a perderse.

La filosofía no sirve para nada, salvo para vivir, decía Ortega. Hombre, pues eso; seamos serios, que ya son muchos los siglos desde que el hombre empezó a filosofar. Los énfasis mal empleados y las cadenas humanas sin un Martin Luther King que las encabece solo sirven para ser el trendring topic de todos los ridículos.

10 Comentarios a “Tendencia al ridículo”

  1. Manel Vázquez

    Acabas de desmontarme el concepto de democracia con tu última frase…..prefiero encabezar un trending topic que quedarme de brazos cruzados viendo el nivel de nuestros políticos y la situación a la que nos están llevando.
    Denoto cierto conformismo en tu escrito del que no quiero ser partícipe, pero lo respeto. El miedo al ridículo nos condiciona demasiado.

  2. scéptika

    Siendo de la generación gabachil del bachillerato, llegó un momento en que pensé aprender el idioma de la Pérfida. Hice mi matrícula en un centro con profs nativos y empecé a ir a clase: tres tardes por semana, que me costaban una pasta flora.

    Una circunstancia que no hace al caso, me obligó a dejarlo a las pocas semanas. Pasó el tiempo y casi olvidé todo aquello. Pero al dar con mis huesos laborales en la costa malagueña, las (malas) formas de la enorme colonia inglesa que vive y vivaquea por allí, me hizo odioso su popular y práctico idioma.

    En mi chiringuito profesional recibía de vez en cuando petición de cita en inglés. Respondía en español que no hablaba la cochina lengua. El pasmo y las modulaciones de sorpresa eran colosales. No you speak english?, o como cñ se diga. Terminé con una respuesta standard: No sé inglés ni pienso aprenderlo.

    Porque si vas a UK, nadie se va a molestar en entender tu spanish. En cambio, como buenos colonizadores/barra/explotadores, se creen que tú SÍ tienes la obligación de entenderlos a ellos aquí en su bárbaro chamullo. Pues que se vayan a m***rla a Parla.

  3. scéptika

    Ah, Sobrino, que se me olvidaba acerca de tu comenta de ayer: el bicho que se agarra con frenesí a la rosa es univalvo. pero merece la pena meterles el pincho porque unas docenas hacen un arroz de los más gustoso.

  4. rois luaces

    Nos habríamos ahorrado toneladas de duros en viajes y alojamientos olímpicos en el supercarísimo Japón -porque ir, iremos- así que no fue malo el intento, esta vez ahorrativo, aunque no lo parecía. Ánimo y paciencia le deseo a la señora Botella
    (A su predecesor nadie le tosía ni le tose, por raro que parezca. Con todos los respetos, las femainaistas ya deberían haber protestado un poquito de tanta saña)

  5. rois luaces

    En cuanto al uso del inglés pa tó, es penoso: Los que amamos las lenguas odiamos la imposición lingüística, y, como la informática, el inglés, de útil instrumento se convierte en lastre económico y comunicativo: la pág web, de por ej. la usc, es un ejemplo de diplodocus en tres idiomas, caro, pesado, e insostenible.

  6. rogelio quiroga

    Doy gracias al cielo por el regreso de los textos impagables de doña Scéptika. Bien hallada, muy señora mía.
    Al hilo de lo que trata esto les diré que un amigo mío (que de veras escribe, lee y chamulla muy bien inglés) me dijo que el “inglés” que soltaron los oradores turco y japonés le resultó horrísono. Pero claro, no son del PP.
    Y como dice Rois Luaces, muy calladitas están las feministoides ante este desprecio de sexo hacia doña Botella, pero ya se sabe que estas walkirias sobrevenidas solo sacan los pies del tiesto “según y cómo”.
    Por último, una anécdota de la Pérfida Albión. Estando allí un hermano mío por motivos profesionales y habiéndose liado con los nudos de carreteras, vió un coche de policía estacionado en una cuneta. Allí que se aproximó para pedir consejo. Tenía que ir a una fábrica Ford de aquellos entornos, y le preguntó al poli:
    -Please, where is the Ford factory?
    -What?
    -The Ford factory.
    -What?
    Entonces, en vista del problema, mi hermano escribió “Ford Factory” en un papel y se lo enseñó. Al leerlo, el guardia sonrió ampliamente y exclamó:
    -Aaah, the Foood Facxore! (intento imitar su fonética). E ipso facto le aclaró amablemente la ruta.
    O sea que mi hermano pronunciaba “Ford”, como en español, y resulta que tenía que haber dicho “Foood”. Manda carallo.
    De donde se deduce que, o son unos rompepelotas o son muy romos de mollera.

  7. Maria

    He escrito aquí mi opinión sobre el método dedil de designación tanto de Ana Botella como alcaldesa de Madrid,como de Susana no me acuerdo el apellido, en Andalucía, como no me considero de la horda linchadora, sólo digo simplemente que a estas señoras no las considero capaces, pero eso nada tiene que ver con el despiadado trato recibido por Botella ante el fiasco de las Olimpiadas, me parece ridículo el complejo de los españoles, y esa burla que ha recibido siendo trending topic me parece vulgar y grosera.

    Una vez dicho esto, recordar al Señor Cora que ha sido menos benevolente en sus columnas sobre Chacon, y “otras miembras” . Que tambien.

    Creo que el problema del discurso de Ana Botella no fué el acento; cada uno tiene el que puede y el del primer ministro nipón no era el de Cambridge. Tampoco que hablase en “inglisñol , algo que casi se puede considerar un estándard en muchos españoles.Creo que lo que movió a la hilaridad, ha sido el discurso sin contenido coronado con lo del café con leche, que diluye por unos dias los verdaderos temas, como es la situación económica española si es mejor o es peor que en julio de 2012.

    El hecho es que la deuda pública total (pasivos en circulación) ha subido un 31%; se han destruido 634.000 empleos adicionales; la afiliación a la Seguridad Social corregida de estacionalidad ha caído en 632.000 personas, haciendo imposible la continuidad de las pensiones. Los salarios han caído un 10% de media, y la riqueza de las familias en un 30%.

    Espero con ilusión, estimado Don Pepe, que nos hable de los brotes verdes actuales que nos quieren vender, al igual que lo hizo en el pasado, mientras en que en el Parlamento de la nación siguen enganchados con “tu más”.

  8. jabato

    Lo de la sra. Botella es uno de esos casos, tan frecuentes en esta vida, en los que uno se mete en un jardín, sin tener absolutamente necesidad alguna de ello. Salvo que tengas un dominio del inglés cuasiperfecto (circunstancia que se da en contados casos, entre los españolitos), no te metas a discursear en tal idioma. No sirve de nada aprenderse de memoria el discurso, ni ensayarlo siete veces, ni que uno de esos técnicos en comunicación, tan de moda, te controle la mímica y la expresión. Al final, el asunto se verá, como mal menor, artificial; y si la cosa no sale bien del todo, parecerá hasta ridículo.

    Bien es cierto que todo depende también del resultado final. Si Madrid se hubiera llevado los Juegos, ahora nadie estaría acordándose del inglés de Ana Botella.

    En fin, por suerte o por desgracia (que para todo hay opiniones), el asunto está liquidado. No hay Juegos, y punto. Me atrevo a aventurar que la carrera política de Doña Ana, si no corre la misma suerte, ha de faltarle poco. Sin tener nada contra la señora, creo que para la Alcaldía de Madrid, y para acudir a unas elecciones municipales especialmente difíciles para el PP (porque el proceso electoral va a estar embarcenado hasta las orejas), se requiere un candidato-a de otro fuste.

  9. rogelio quiroga

    La Cheneralitá ha tasado en 1.600.000 los participantes que han formado parte de la cadena humana de marras.
    Se ha filtrado la propuesta para el año próximo, para celebrar con la solemnidad debida el 300º aniversario de la cosa esa de 1714:

    ¡¡¡1.600.000 lavativas por la independencia!!!
    (obviamente, las cánulas llevarán pintada la bandera estelada)
    El lema elegido será: Saca a España de tu interior.

  10. SEito

    Trendig topic, como lugar de ridículos y fobias, casi ná! . Pero medirnos por el conocimiento del Inglés, ya es pasarse, cuando no alcanza su conocimiento al 20% de los mimados universitarios españoles, supuestamente los mejor preparados de la histoire de aquí .
    Tú estás mal aconsejada, que cantaba Adamo, le vendría bien a la Sra Ana Botella, quien no sé si sabía en que berengenal entraba al decidir hacerlo en política .de la estela de su esposo y abuelo de sus nietos, residentes en Inglaterra .
    De la cadena lo preocupante es saber quién y cuando tirará de ella o la convertirá en escapulario para mostrar en la entrevista personal, después de haber pasado ell filtoe del Currículum y los test de buen manejo de “La seva” .
    Y, Tita, dije roca, no rosa, porque viendo la afiliación en número, me viene a la cabeza la canción de Aute ….”es más fácil encontrar, rosas en el mar” .

Comenta