Ahora, genocidas

Que un miembro del Consejo General del Poder Judicial acuse a España de cometer un genocidio contra los catalanes no parece una declaración que haya de pasar desapercibida dentro del maremágnum de voces que cada 11-S trata de hacer más gordo el caldo de la España “parásita y macabra”, como también se ha escuchado ayer.
No puede pasar desapercibido ni por lo que se dice, ni por quien lo dice. Se supone que al CSPJ sólo pertenece la flor y la nata de la judicatura española y en ese caso, la gravísima acusación de López Tena, que es el vociferante, debería conducir, como poco, a abrir una investigación, como las iniciadas por Garzón con idénticos cargos contra el neonazi Honsik, los argentinos Cavallo y Scilingo, el chileno Pinochet, 32 altos cargos marroquíes y alguno más de su amplia cruzada contra los genocidios que en el mundo son y suceden.
De lo contrario, podríamos suponer que los partidos parlamentarios colocan en el Consejo General a taimados callacueces que alborotan y picotean sin sentido a mayor gloria de sus peculiares intereses; o que son tan ligeros de fundamentos, que arrojan por la boca lo primero que se les viene en gana, sin reparar en la gravedad de las acusaciones, ni en la dignidad de los acusados.
Quiere la casualidad que estas consideraciones del magistrado López Tena _ valenciano de padres andaluces, como se recuerda en las informaciones al respecto _, se conozcan cuando el presidente del Gobierno reconoce a Esperanza Aguirre que su gabinete no ha gastado un euro en la Comunidad de Madrid desde el 2005. ¿Estará cometiendo Madrid un genocidio contra Madrid?
¿Y en Galicia y las otras comunidades tradicionalmente olvidadas de las grandes inversiones? ¿También es aplicable el término?
Con valedores como el señor López Tena, la independencia del Poder Judicial no corre peligro alguno. La Justicia, a lo mejor.

Un comentario a “Ahora, genocidas”

  1. Lashaun Deldeo

    Boy, talk about anti-Apple-fan-boys out there… You didn’t read the article did you?

Comenta