Política y publicidad

Un anuncio de automóviles nos pregunta si hemos hecho alguna de las extravagancias ideadas por la agencia publicitaria, como por ejemplo, cabalgar por una playa marcha atrás, desayunar macarrones con un tigre dentro de su jaula y cosas así. Todo para decirte que te compres el coche.
Los avispados publicistas se han dado cuenta de que aquí están sucediendo cosas que jamás se habían visto y por nada del mundo quieren que la actualidad agote la capacidad de sorpresa de los compradores.
En realidad, para ver a alguien cabalgando marcha atrás en una playa, basta hacer lo que ellos, darle al rewind y el caballo volverá sobre sus cascos. Nada del otro mundo. Mucho más difícil hasta ahora era ver en un lugar público a un recluso paseando con su novia para recuperar masa muscular por recomendación médica. Ésa sí que era una estampa complicada de captar. Pero ya no. Bórrenla de su agenda porque es misión cumplida.
Tampoco era normal que en las manifestaciones del 1º de mayo se olvidasen del gobierno de turno, lo aplaudiesen y cargasen contra la oposición, como si de ella dependiesen los asuntos por los que se protesta. Magnífica clarividencia sindical. Bueno, pues eso también lo hemos visto ya. Táchenlo.
Faltaba no obstante que contemplásemos el paseo triunfal de los representantes de una administración recorriendo unas obras realizadas por otra, dependiente del partido contrario, en plenas vísperas electorales y días antes de que ésta proceda a su inauguración oficial.
No se inquieten, esa imagen también está conseguida gracias a las fotografías que la ministra de Fomento y los candidatos socialistas a la Comunidad y al Ayuntamiento de Madrid se han hecho hoy en la estación de Metro de la T-4 de Barajas que mañana inaugura Esperanza Aguirre. La jugada no tiene desperdicio.
Como ven, las propuestas de los anunciantes automovilísticos se quedan cortísimas.

Comenta