Fenómenos extraños

Al más puro estilo de Agatha Christie, las elecciones de mayo se preludian con dos misterios dignos de ser investigados por Hércules Poirot. Nos referimos al Caso de las Papeletas Exactamente Iguales a las del Voto por Correo y al Caso del Programa Político Exactamente Igual al de Ciutadans. Iker Jiménez también ha desplegado su equipo en torno a ellos.
Para meterle el diente al primero, son miles los que nos hemos sumergido en las procelosas aguas del trámite administrativo, procedimiento y requisitos para ejercer el voto por correo y aunque todo ese estudio no nos ha servido para comprender qué se pretendía conseguir con unas instancias tan primorosamente calcadas a las originales, al menos hoy disfrutamos de una exhaustiva información al respecto.
Al PSOE se le ha ocurrido pensar que la operación estaba destinada a dar un pucherazo electoral, despreciando otras posibilidades, como por ejemplo, que alguien del PP coleccione solicitudes del voto por correo, o que las quisieran utilizar como postales turísticas de la ciudad.
El asunto no está nada claro. Si hay fraude, Poirot tendrá que explicarnos cómo se pergeña, y si no lo hay, también.
Conviene recordar que en sus orígenes el pucherazo no era obra de un único partido, sino consecuencia del consenso entre dos para así garantizarse la alternancia en el poder al margen de la voluntad de los votantes. Y éste no parece ser el caso. Más que pucherazo, estaríamos ante un imprentazo.
En cuanto al programa de Ciutadans que aparece calcado de forma sorpresiva en el de López Aguilar para sus aspiraciones canarias, cabe suponer que se trata de un fenómeno de abducción, con ribetes de poltergeits y reminiscencias de la escritura automática preconizada por André Breton. Si se siguen las reglas con rigor, puedes pasar del programa de Cicciolina al de Albert Rivera sin solución de continuidad.
¿Por qué no les aplican el polígrafo y nos enteramos?

Comenta