Canciones

La mercadotecnia política _ mejor que marketing _, avanza que es una barbaridad. Si en las últimas generales la novedad fue la creación de la marca ZP _ no lo olviden quienes se molestan porque sea llamado así _, en esta nueva temporada de mayo se atisban interesantes propuestas de los diseñadores.
Por ejemplo, el alcalde de León contará con un himno propio e intransferible que deja chiquitas las incursiones en el mundo de la publicidad del alcalde de Sada, Moncho es mucho.
La letra del epinicio, que se acompaña de trompeta, saxofón y teclados, fue presentada y entonada por el propio regidor y el presidente de la Diputación leonesa a un grupo de notables. Y dice de la siguiente guisa: “Vaya equipo que tenemos/ qué futuros concejales / con esto no hay nadie quien nos gane / no habrá nadie que te iguale. / Amilivia, Amilivia, tú serás / de nuevo alcalde / por lo bien que te has portado / con esta ciudad tan grande”.
Para que nos imaginemos el resultado canoro final, nos recomiendan aplicarle el ritmo del Resistiré del Dúo Dinámico, pero ni con ésas nos sale. Esperemos a oír la V.O.
Tras los últimos fracasos de participación es lógico que se busquen incentivos para atraer votantes, pero nunca se nos habría ocurrido que un sistema efectivo podría ser poner en circulación un bodrio y esperar que la gente se movilice para que cese su cantinela.
Curiosamente, la novedad del himno coincide con el redescubrimiento de otra canción, Un gran hombre, que Víctor Manuel dedicó a Franco en las postrimerías de su adolescencia, la del cantante, no la de Franco. Ya ven, cuando la juventud española abarrotaba la militancia izquierdista por obligación moral y generacional, el asturiano rasgaba la guitarra en loor al jefe del Estado: “Otros vendrán, el camino más limpio hallarán”.
Pecados de juventud. Por aquellos años Losantos era maoísta y Dragó estaba en el PC

Comenta