Faltaba una palabra

La reunión

Hace ya treinta años Jordi Pujol se reunió en Barcelona con los directores de los periódicos de Galicia, dentro de su estrategia electoral para renovar la presidencia. Sabía bien que muchos de sus votantes eran lectores de la prensa gallega y no quería dejar ningún palo sin tocar.

Durante el encuentro el intercambio de información discurrió en ambas direcciones. Los periodistas le comentamos la percepción de Cataluña desde las cuatro provincias gallegas, y él nos habló de los gallegos en las cuatro provincias catalanas. En determinado momento, el candidato lanzó al aire una pregunta directa y sin ambages:

_Pero díganme, ¿cómo ven los gallegos a los catalanes?

Podría haber obtenido ocho respuestas distintas, pero sin pensárselo dos veces uno de nosotros tomó la palabra y dijo: “Muy buenas personas, pero unos cabezas cuadradas”.

El resto de los interpelados nos quedamos como la fachada del monasterio de San Paio de Antealtares en la quintana santiaguesa; es decir, de mucha piedra. Apenas pudimos balbucear dos frases inconexas para disimular en broma el repente del compañero. Al honorable no le hizo ninguna gracia y masculló: “Entiendo”.

Leo hoy que Pujol recrimina a sus paisanos el hecho de no dirigirse en catalán a aquellos inmigrantes que son “negros, un poco amarillos o un poco oscuros”. Es decir, la misma machaquina de siempre, pero expresada ahora con la máxima torpeza posible por las alusiones de tintes nada recomendables.

Al escucharlo, el reproche del expresidente hacia los hablantes en catalán actuó como un resorte para traer a la memoria aquel almuerzo, aunque ahora con un notable matiz diferente, pues comprendimos que el colega había suprimido una palabra de la respuesta, cuya redacción completa debió ser:

_Muy buenas personas, y sus políticos, unos cabezas cuadradas.

6 Comentarios a “Faltaba una palabra”

  1. scéptika

    Si algo nos queda muy claro las más de las veces del naZionalismo es precisamente eso, la Zeta. (Vaya pt casualidad que el Inepto eligiera ese signo del Zorro -¿pretendía él dárselas de zorrito con sus súbditos?- para identificarse).

    El imperialismo, el expansionismo -”las fronteras al Ebro”, decía el viejo cura Arzalluz, adelantando el mussoliniano mentón- el monolingüismo, la raza, el Rh, la braquicefalia, la exclusión, los genes, la intrasigencia -el que no se encuentre a gusto ¡que se vaya!- a lo que se fue añadiendo el nepotismo, la corrupción, el ombliguismo… y no sigo porque me da un poquito de náusea.

    Y lo curioso es que los animosos cantantes de la Internacional les besan el orto a estos iluminados del Diecinueve. Cada día entiendo menos lo que pasa y es que debo estar haciéndome muy mayor. Bastante más mayor de lo que dice mi deeneí.

  2. Picoto

    Alguien habló por aquí de gente que insulta y amenaza a gente en la web.
    En los USA, un usuario de Facebook ha sido encontrado culpable de amenazar a través de la red social con matar a Barack Obama y podría enfrentarse a una pena de cinco años de cárcel.

    Como ya está ocurriendo en España (casos de Escario, Eva Hache, etc.) la justicia y autoridades están tomándose muy en serio a estos trolls que no sólo se comportan de forma ilegal en las redes sociales, y lanzan insultos, calumnias y amenazas contra personas, sino que incitan al odio, movilizaciones y destrozos.

    En Londres, una pareja fue condenada a cuatro años de prisión por este tipo de actividad.
    En México, dos personas difundieron un falso secuestro de niños en Twitter causando el pánico y los condenaron a penas de hasta 30 años de cárcel.
    Este nuevo tipo de delitos, en los que cualquier tarado o desalmado puede colgar una calumnia o incitar al odio o la violencia contra personas, políticos, periódicos o grupos que lo obsesionan, están demandando sentencias contundentes.

    No es lo mismo comentar algo en la barra de un bar con los amigos que envenenar el espacio cibernético impunemente.Por eso, debido al potencial de difusión, los Tribunales están dando a las redes el trato de un medio de comunicación, mucho más allá de un ámbito privado, y cuanto se diga es susceptible de tener consecuencias legales.

  3. MIRANDA

    Parbleu, BOSS, se te ve hecho un apuesto chaval, lo que en realidad eras, con esa barba tan revolucionaria en contraste con tu traje y corbata formales. Me parece reconocer a la izquierda a Gallego Tato.

    La barba poblada era imprescindible en el mundillo intelectual del antifranquismo, en que os moviais los periodistas que peleásteis por la llegada de la Democracia. Seguramente Fidel y el Ché tuvieron algo que ver en esa moda, seguida religiosamente por los cantautores libertarios y universitarios del común.

    La anécdota que cuentas de don Jordi denota la prudencia exquisita y la moderación extrema con que la prensa de antaño trataba a los dirigentes del primer nivel y el recato con que planteaban los temas polémicos, aunque también hay que decir que el nacionalismo de entonces no había llegado al sectarismo histérico de hoy, ni mucho menos se podía imaginar que los filoetarras pudiesen llegar a ocupar cargos institucionales.

    Hoy, cualquier gacetillero, becario o follonero suelta la provocación y se queda tan ancho. Sin olvidar que la respetabilidad de Pujol quedó tan en entredicho por sus chanchullos, personales y familiares, como para que no merezca mucho homenaje.

    Vuestro colega-portavoz de los tópicos no estuvo muy acertado. El tópico de “cabeza cuadrada” siempre correspondió a los aragoneses. El que tocaba a los catalanes, según el sentir general, sería el de “peseteros, amarrones, egoistas e interesados”.

    Ahora, con las nuevas posturas extremas del nacionalismo radical, habría que añadir otros epítetos (y me refiero a los políticos de la cosa, no a la gente de la calle) tales como trasnochados y rancios carcamales del XIX, inquisidores identitarios, xenófobos excluyentes, racistas pailanes, dilapidadores de seu y chupópteros de teta de madrastra, y seguramente nos quedaríamos cortos, porque se me ocurren muchos más.

  4. Balbino

    En titulares de prensa extranjera, CATALUÑA ADMITE QUE ESTÁ EN QUIEBRA TÉCNICA Y PIDE AYUDA A RAJOY.

    La Generalitat por boca de Artur Mas, admite que NO PODRÁ HACER FRENTE AL PAGO D GASTOS MENSUALES SIN APOYO DEL GOBIERNO CENTRAL y que Cataluña necesita con urgencia ayuda financiera ya que no puede cubrir sus elevados vencimientos de deuda correspondientes a este ejercicio.
    Cataluña, LA AUTONOMIA MÁS ENDEUDADA DE ESPAÑA, y cuyo rating es ya bono basura, ha de afrontar abultadas refinanciaciones este año, pero el mercado ha cerrado el grifo -exige un tipo de interés muy elevado.

    No se sabe si el gobierno central pondrá en marcha los llamados hispabonos , pero sería bueno saber si la Generalitat está dispuesta a cortar por lo sano el despilfarro brutal en embajadas, doblaje de películas, publicaciones, traductores, inspectores de cartelería, y millones de euros destinados a los incontables asociaciones nacionalistas que viven del cuento identitario.
    Menos samba lingüística y más traballar, catalufos.

  5. CARLOS

    Los socialistas, incluidos altos cargos de un Gobierno que dejó cinco millones de parados, sostienen que hay que lanzarse a la calle a protestar contra el gobierno actual ¡por el paro!
    La contradicción, subrayada por los medios independientes, es solo una muestra de la hipocresía extendida entre quienes, no faltos de modestia, se autodenominan progresistas.
    Así, Alfred l’Écoutant Rubalcaba se manifestó preocupado por los “tics autoritarios” de la derecha, algo que los líderes izquierdistas suelen repetir mientras procuran ocultar la viga que les afea los ojos.
    Esta farsa se multiplica cuando la izquierda pierde el poder. Ahí sí que la cosa realmente se agrava, y el progresismo pone en marcha su reconocida destreza a la hora de machacar con falsedades para conseguir que sean creídas.
    El mensaje es constante y en la misma dirección: la infinita perversión del otro, un empeño que, como siempre, tiene una faceta ridícula, pero otra faceta siniestra, si recordamos que la demonización siempre es el primer paso antes de subyugar vidas y libertades.

    Un reciente y asombroso reproche es el que asegura que la derecha desprecia al pueblo, como si no lo despreciara tanto o más una izquierda que sistemáticamente propugna y propicia que el pueblo no pueda elegir libremente en su vida y con sus bienes.

  6. jabato

    Acabo de dejar un comentario en la misma bitácora, que hoy nos han puesto repetida.

    No sé si es una ocasión para desfogarse, comentando doble, o más bien son dos oportunidades de estar callado, y sería pecado desperdiciar las dos.

Comenta