El colesterol alto

Las razones humanitarias que algunos indignados ciudadanos reclamaron a la Audiencia Nacional para que iluminaran su fallo y permitiesen a De Juana Chaos una muerte digna en la cama familiar, las mismas que habían conmovido el ánimo siempre impertérrito de la Fiscalía, se han topado hoy con una esperanzadora realidad. Según la analítica, el señor De Juana Chaos se encuentra bien de salud, si acaso con el colesterol pelín alto.
Es decir, que si se vigila ese esteroide, esa molécula de ciclopentanoperhidrofernantreno constituida por cuatro carbociclos condensados, nada hace sospechar que el señor De Juana se vea en la obligación de abandonar este mundo cruel en busca de las regiones celestiales, lo cual ha de producir gran satisfacción a la Fiscalía, pues de ese modo podrá dedicar los desvelos hacia otros asuntos de sus altas competencias.
Y no sólo la Fiscalía encontrará gran alivio al conocer un parte médico tan optimista. También el señor Anasagasti podrá conciliar mejor el sueño al comprobar que la decisión de la AN no va a suponer en la práctica la aplicación de ninguna pena de muerte, pues lo del colesterol se puede atacar con una dieta baja en carnes rojas, huevos, hígado y sesos.
Siendo éste el estado de la cuestión, también el señor Llamazares habrá visto que eran infundados sus temores a que la AN no hubiese combinado mejor los términos de justicia y humanidad. Ya ve don Gaspar que nuestro enfermito, el muy pillín, está más cerca del de Molière que de los terminales.
Todo ello servirá sin duda para redimirse con satisfacción a la espera de que prospere el recurso interpuesto contra la sentencia que lo mantiene retenido, o por el contrario, a la espera de permanecer por más tiempo fuera del mundanal ruido, con sus alcoholes y hamburguesas, que tanto aumento causan en los índices del lípido esteroide y contra el que lucha con tanto ahínco nuestro Ministerio de Sanidad.

Comenta