Tres tristes titulares

Hay días en los que la lectura de los titulares se convierte en un paseo por el universo de los oligofrénicos, que son muy respetables como personas, pero oligofrénicos. Hoy es uno de ellos.
Leemos en el primero que nos asalta: “Un colegio de Zaragoza decide no celebrar la Navidad para no molestar a los alumnos de otras confesiones”. Es decir, vamos a molestar sólo a la mayoritaria. Un claustro de profesores tan insigne merece perder de inmediato su licencia para enseñar, pues no sólo demuestra tener muy poco apego por la democracia, sino también, y ahí radica su mayor carencia, una ignorancia infinita sobre historia, astronomía, arte, literatura, física, literatura, antropología, filosofía y todas cuantas ciencias convierten la Navidad en un fenómeno que se remonta a los orígenes de los solsticios, varios millones de siglos antes de que existiese Zaragoza y sus colegios para bobos. Que no enseñen Matemáticas, que también irritan mucho.
Otro precioso titular narra: “ERC emite lotería de Navidad del país vecino”, y cuando te enteras que el país vecino no es Francia, sino España, te atragantas de la risa y ya no puedes seguir leyendo. Sin embargo, quien se tomó muy en serio la noticia fue el Sevilla, pues de acuerdo con ella, ya presume de ir a la cabeza de la Liga Española.
A los de ERC les vendrían de perlas unas pastillas para la memoria que se llaman… ¡Montserrat!
Finalizamos la revista de prensa con otro boletín que nos ilustra sobre la celebración de un funeral civil en un Palacio de los Deportes. Ese triste y lamentable enunciado no evita una profunda perplejidad. ¿Funeral civil? ¿Fueron a rezarle los registradores de la propiedad? ¿No tenía alma este pobre chico? No, era que no creía en los funerales religiosos. Sólo en los civiles. ¡Ah!
Puestos a desestructurar, es hora de ir preparando la concesión de las becas Orgasmus, de jugar a la lotería malaya y de inventar las hostias sin Dios para comuniones laicas.

Comenta