La quinta

Esto de manifestarse para decir que la ley es cosa buena y que las víctimas del terrorismo son familias a las que otras les han molido de forma inmisericorde suena a poco. Ya sea porque nos ilusiona pensar que ciertas cosas, como la barbarie tribal, pertenecen a un pasado remoto, o porque nos han hecho creer que el hombre del siglo XXI se había convertido en una especie de Platón con PDA, ya saben Personal Digital Assistant; el caso es que al contemplar a una muchedumbre que sacrifica un sábado para gritar mayúsculas obviedades nos inspira notable frustración; no exenta, eso sí, de la más incuestionable solidaridad.
Esas imágenes, al lado de otras en las que se ve a los causantes de las víctimas presentando una organización política que ahora se llama ahora (Orian), no son las soñadas para representar el grado de evolución política del siglo que arranca.
Se experimenta una sensación semejante cuando se conoce que en tal o cual colegio se han producido un caso de violencia contra los profesores. Entonces, ingenuamente te preguntas qué tipo de sociedad es ésta tan avanzada que ha inventado la fórmula para autodestruirse como los mensajes que recibían los agentes de Misión Imposible, y de contemplar su crisis con una meritoria pachorra a la espera de que suceda lo inevitable, es decir, que el cambio climático nos mande a todos a cultivar champiñones flota que te flotarás por la Vía Láctea adelante.
Eso sí, lo de Marbella es un escándalo fenomenal y hasta hay quien se extraña de que estas cosas ocurran en un país con tanto aprecio por las leyes. Será por las de la gravedad, porque lo que son las otras… hasta los jueces andan buscando fórmulas para saltárselas como sea.
Pero todo va a cambiar. Ahora pegar a un profesor va a ser un delito de los gordos. En cuanto los etarras salgan de la cárcel y dejen sitio, se van las llenar las celdas de padres asilvestrados e hijos imitadores.

Un comentario a “La quinta”

  1. retail electronics stores

    My husband and i got very satisfied that Emmanuel managed to deal with his web research because of the precious recommendations he came across when using the blog. It’s not at all simplistic to simply continually be handing out techniques which usually some other people may have been selling. And we do understand we need you to thank for this. The type of explanations you made, the easy website menu, the relationships you can help create – it is many astonishing, and it is making our son in addition to us recognize that this content is enjoyable, which is certainly very vital. Many thanks for the whole lot!

Comenta