Tecnología roma

La víctima del robo vista por delante

Este siglo XXI tiene cosas así: La que dice ser y llamarse Scarlett Johansson fotografía su culo con el móvil, operación para la que está perfectamente legitimada, pues cada uno se fija en lo que más le gusta. Por ejemplo, las abuelas no se cansan de fotografiar a sus nietos.

A continuación un hacker solitario, o en compañía de otros, penetra en el móvil de la señorita Ecalata, señorita Ecalata, y se hace con el mencionado trasero, sin duda porque dispone de un sofisticado sistema de detección y captura de tafanarios mollares, ideado por Berlusconi, desarrollado por Appel y comercializado por iTunes, el Nalgascatch, que es como el wasá, pero que en vez de enviar mensajes, envía panderos turgentes.

Realizado el robo carnal, en vez de establecer barreras que impidan la divulgación de la imagen afanada, la sociedad ha creado potentes redes por medio de las cuales la transmite hasta los sitios más recónditos, como por ejemplo, el antiguo escondite de Bin Laden, o el pisito de Salman Rushdie.

Dichas imágenes van acompañadas de un texto que dice más o menos así: “Éste es el culo robado a la señorita Ecalata”. ¡Pero, hombre de Dios! Vamos a ver un asunto. Si es delito habérselas robado porque se viola su intimidad y su proctología no protegida, ¿qué hace usted enseñándomelas a mayor gloria del redondo delito? Es como si le roban a Ruiz Zafón su última novela antes de ser publicada y se cuelga de la red diciendo: Vean y lean; esto es lo que le han robado al novelista. Cosas del XXI.

Tampoco hay que correr mucho para dar con el culpable. Como ya adelantamos, toda la operación está diseñada por Berlusconi, que harto de sentarse al lado de la mantecosa Merkel, movió Roma con Santiago para hacerse con cachas de su gusto. Las ciencias adelantan que es una barbaridad.

10 Comentarios a “Tecnología roma”

  1. Maria

    La razón moral (y la razón política), la primera es la que nos interesa aquí, ha sido sustituída por la razón económica, hoy sólo es útil lo que es rentable.
    Perdóname Sceptica, no te lleves mal rato porque que haya copiado a tu amigo Alfonso.

  2. JC

    cuando le “hackearán” el iphone a Sarah Pallin? Expectantes, daría un vuelco a la precampaña y a la campaña, Berlusconi haz algo…

  3. scéptika

    Qué va, Maria… Si lo que hay en España es de los españoles… y de los 27 o de los que vayan ya en Uropass.

    Torpe como es una, intenta leer el interlineado de Cora, pero que si quieres arroz. Lo uniquito que entiendo es que ni los teléfonos son fiables, ni esto que escribimos aquí tampoco. Cómo es la leyenda urbana que dice que hay un archimegasuperordenador que criba tropecientos mil mensajes y/o páginas de la telaraña de la www por segundo y analiza cada uno de los que llevan palabrejas determinadas.

    Pues puede que hasta sea verdad. Si fuera así, una servidora -que sabe lo que es estar en alguna lista negra- debo estar repe en unas cuantas. Pero a mí, pilm de don Perlimplín.

    Besuquis, chata.

  4. Maria

    sí, me ha dicho uno que vive en N. York que no le ponga palabrejas como Terrorismo, Iran etc. que deben tener una alarma para una lista de palabras, así que cuando me refiero a Obama, lo siento pero digo el negro.
    Ahora, en esta tarde lluviosa y a la espera de que llegue algún descalabrao, siguiendo con el temita de días anteriores, te quiero contar un sucedido:
    En un Centro de salud de Lugo acude una jubilada en vacaciones, que aunque reside en el País Vasco, tiene casa lucense, pide (en castellano), cita para la Dra Tal, que ya le atendió en otras ocasiones. Con retintín le contestan en galego, Ten que facer a cola cos desplazados, la jubilada insiste con educación, y ya con malas formas, se le insiste en que tiene que ir a dicha cola.
    Entonces la hija, en caliente, y en Euskera, le pega un repaso incluídos sus antepasados, hasta que se da cuenta de la cara de asombro, y de que no se entera de nada la funcionaria. Entonces recurre a la chulería y en gallego: Non sabe vostede con quen está falando.

    Bien, la buena mujer esperó casi dos horas entre unas rollizas morenas, que por la conversación que tenían se observaba tenían la profesión más antígua del mundo.

    Mientras tanto, la hija subió al despacho del Inspector, pero ni estaba ni se le esperaba, se fué a la Delegación pero estaba ya cerrada.

    Cuando la buena señora pasó con el médico, ya se dirigió a él en gallego, omitiendo la razón de acudir a él y le pidió si le podía hacer solamente recetas de su tratamiento habitual. Le contesta el buen doctor en castellano: Para recetas dígalo usted al llegar, y no hace falta que yo pierda el tiempo.
    Lo que la hija dijo allí, no lo voy a reproducir por puro corporativismo, a continuación hizo añicos las recetas y se las dejó cuidadosamente en la mesa.
    Salió ganando el de la Privada, pero le subió la moral a la jubilada, con una charleta de media hora.
    Ahora, entre nosotras: ¿Tu crees que se dan estos casos por las diferentes lenguas? ¿Por los nacionalismos? ö por la mala educación?

  5. scéptika

    Hemos -han, que no yo- convertido la lengua, un don tan humano, en un objeto arrojadizo. Creo haber dejado aquí, y probablemente las hayas leído, alguna anécdota al respecto. Como también recuerdo un día que, enredada entre corredoiras, le pregunté a un paisano por un tal sitio. El esfuerzo que hizo el hombre -le eché más de los setenta- para encontrar las palabras en castelán que conocía con dificultad, me reconcilió de algunos mosqueos que sufrí a cargo de los intolerantes. Pocos, pero alguno.

    Es una riqueza el plurilingüismo y lo que siento es no haber tenido tiempo ni oportunidad, ni tal vez capacidades, para conocer más lenguas. Leo con soltura el galego y el catalá, pero me resulta mucho más difícil entenderlo de oído, entre otras cosas por los acentos más o menos cerrados de los hablantes. Lo que me pone de los, es que me lo intenten imponer, sobe todo cuando tienes la seguridad de que el interlocutor podría expresarse en español conmigo y no lo hace para ¿demostrar que soy indeseada? Muchas veces me aburre el tema. Y da gloria tratarlo de forma relajada como o estamos haciendo en este momento.

    Si esperas descalabraos, me barrunto que andas -mejor, estás- en un servicio de urgencias. Algo sé del tema, aunque largos años han pasado desde que anduve de ‘machaca’ en la puerta de un hospital. Un domingo de tarde, ¿supone un lunes de libranza? Que te sea leve. Bicos.

  6. manel

    Maria y Scéptika, el vino sigue siendo algo maravilloso aunque algunos se emborrachen con él.

  7. algo harto de sandeces

    El vino, sí, el que lo es. Pero los/las hijos/as puta que tanto proliferan, no. Y encima les pagamos. Deja ya de confundir, y salirte por donde no hay salida decente.

  8. Y dice D. Arturo en el "XLSemanal"....

    Y dice D. Arturo en el “XLSemanal”….

    Tirachinas para el nene: Hoy vamos a jugar, si les parece, al bonito juego de imaginar absurdos. Imaginemos, por ejemplo, que usted lleva a sus niños a las fiestas del cole, o al recinto infantil de las de su pueblo; y allí, presidiendo el despliegue de globos, chuches, cuentacuentos, columpios y colchonetas de gomaespuma, ve un cartelón enorme en el que, junto a la imagen de un muchacho con rostro oculto por pasamontañas, que tensa en las manos un tirachinas con tornillo gordo o bola de acero dentro, figuran las palabras «Prepárate para luchar». Sé que suena a barbaridad, en efecto. La estúpida posibilidad. En el sentido, además, literal de la palabra bárbaro. Pero, en fin. Una vez imaginado eso, imagine también cuál sería su reacción. O permítamelo a mí, si le da pereza. Como cualquier padre normal, se llevaría —nos llevaríamos— de allí a las criaturas con una rapidez que pulverizaría varios récords olímpicos. Y acto seguido, tras poner a los niños a buen recaudo, y en unión de otros padres a los que supongo tan indignados como usted o yo, montaría un pifostio de aquí te espero. Exigiendo, como mínimo, la cabeza del director del colegio o del alcalde responsables de tolerar semejante atrocidad.Parece lógico, ¿verdad? Pues se equivoca usted y me equivoco yo. Valga como prueba una foto que, hecho curioso, apenas ha merecido comentarios en este país delirante donde cualquier disparate se considera lo más natural del mundo. Se tomó durante las fiestas del pueblo navarro de Leiza, y sobre ella podrían escribirse varias tesis doctorales. Muestra una carpa municipal, la del recinto infantil, presidida por un cartelón enorme cuyo centro está ocupado por la imagen amenazadora —estéticamente muy lograda, estilo Banksy— de un joven con gorro de lana y rostro cubierto por un pañuelo, que tensa su tirachinas junto a una estrella roja y solitaria que también decora el pañuelo. Y la imagen, situada dentro de un círculo negro, está flanqueada por dos frases en letra mayúscula y con signos de exclamación:«Independetzia eta sozialismoa», que no necesita traducción, y «Borrokatu Antolatu»; que, si mi limitadísimo euskera no me engaña —aunque todo puede ocurrir—, significa prepárate para luchar, asume la lucha o algo parecido.Pero oigan. Lo estremecedor no es el cartel, que a fin de cuentas puede verse pintado en cualquier pared del País Vasco o la Navarra irredenta, sino las mamás. Porque la escena, tirachinas y borrokatu aparte, está llena de niños y mamás. Los enanos, de ambos sexos y sexas, tienen entre tres y siete años, y andan por allí con globos y chupando caramelos pringosos. Las madres atienden a sus retoños en compañía de monitoras – deliciosa estética Nekane- con absoluta naturalidad, inflándole el globito a uno, limpiándole los mocos a otra y cosas así. Incluso hay una mamá, a la izquierda, que sostiene lo que a primera vista parece una pistolita amarilla monísima, perteneciente a su criatura de tres años, pero que tras una observación detenida resulta ser una bolsa de patatas fritas apretada en la mano. Y todas esas mamás, como digo, están ahí con sus tiernos infantes, dejándolos impregnarse bien del espíritu festivo del pueblo leizatarra, o como se diga.Esperanzadas y orgullosas, supongo —ante ese cartelón descomunal, indiferentes o distraídas sería imposible—, de que sus vástagos tomen buena nota de cuáles son las urgencias del pueblo y de la patria. Y así, el día de mañana, cada vez que esos niños, para entonces hombres y mujeres hechos y derechos y hechas y derechas, vean un tirachinas y un pasamontañas, les pasará lo que a los trianeros les ocurre en Semana Santa cuando pasa el Cachorro; que lloran como magdalenas, y a quienes los miran asombrados les comentan: «Es que para entender esto, que por la gloria de mi madre es lo más grande del mundo, hay que haber nacido en Sevilla».Y es que ciertas cosas hay que verlas en su contexto. En Leiza —tres asesinados por ETA en su limpio historial—, las madres, los niños y el resto de la sociedad, privados por la cara de independencia y socialismo, gimen bajo la bota de España, cuyos txakurras y cipayos encarcelan a heroicos gudaris mientras el Estadofascista construye carreteras y trenes de alta velocidad que destruirán el paisaje de una Euskadi utópica y feliz, parecida a la Irlanda postiza de El hombre tranquilo: vacas pastando, humo de caseríos entre la foresta y fornidos aizkolaris socios del Atlético de Bilbao. De ahí la necesidad de formar, desde la cuna, a pequeños gudaritos que el día de mañana, cada vez que vean un pasamontañas y un tirachinas, lloren emocionados recordando los festejos entrañables de su tierna infancia. Diciendo, como en Sevilla, que para entender eso—por la gloria de sus madres— hay que tener el orgullo de haber nacido en Leiza.

  9. Maria

    cuando hablan las pistolas ¿sabe usted lo que es el miedo? Tal vez si no les hubieran prohibido su lengua durante 40 años no habría el del pasamontañas. Identifíquese sin rubor.

  10. Gorila

    María, justificar terroristas es una provocación para emplear palabras malsonante a la hora de describirla.

Comenta