Meter la letra

Antes el niño absorbía la información como una esponja. Hoy le sirve para borrarla

Aún está por descubrir e identificar el individuo que hace ya unas décadas propaló la especie de que la enseñanza tenía que ser divertida, como los caballitos, el tute arrastrado o el Churra monta la burra, que son actividades consideradas divertidas antes del episodio.

Desde entonces, y con gran regocijo por parte de la autoridad competente, sectores de la enseñanza sufrieron una deriva hacia métodos que se resumen en el lema “la letra con peta zetas entra”, aunque por algún error de cálculo en el introducido, los que acabaron penetrando fueron los peta zetas, y no las letras.

Los creadores de tan innovador espíritu educativo debieron pensar que si bien el niño no aprendía el programa de la asignatura, por lo menos se lo pasaba pipa en clase, aguantaba el período obligatorio y tardaba unos añitos más en engrosar las filas del paro, época que aprovecharía para comenzar a jugar al tute cabrón, que también es divertido, pero ya para mayores.

Pese a la fuerza que alcanzó este imparable movimiento de “Convierte tu clase en un parque de atracciones”, en cada centro subsistió un grupo de enseñantes que eran reticentes al cambio. Creían, con criterio clásico, que la diversión en sí misma, sirve para distraer, relajar o descansar, siendo necesario apartarla lo más lejos posible cuando se trata de realizar un esfuerzo intelectual y de aprendizaje, que siempre deberá ser interesante, placentero y atractivo, pero no de esparcimiento y jarana.

Esta semana se publicó el resultado de un estudio según el cual la visión de una serie de tv. llamada Bob Esponja provoca en los niños pérdida de atención, haciéndolos más impulsivos. Eso sí, la serie les parece divertidísima y su autor, un biólogo marino, la concibió para enseñarles el fondo del mar. Hay mezclas que nunca deben realizarse, como por ejemplo, chorizo con limón.

28 Comentarios a “Meter la letra”

  1. SEito

    Pediatrics pode volvernos tolos a todos .

  2. manel

    Bueno, es cuestión de probar. ¡Quién nos hubiera dicho hace unos años lo delicioso que está el melón con jamón!.

    Gracias a los nuevos métodos de aprendizaje, basado en métodos mucho más atractivos que los que nos aplicaron a nosotros, la edad de comienzo de la lectura se ha avanzado casi en dos años.

    Hay un principio didáctico según el cual más importante que aprender cosas es amar las cosas que se aprenden. Y también las que se enseñan, añadiría yo. Yo siempre he procurado aplicarlo, y honestamente no puedo quejarme de los resultados.

    Aunque también dicen que no hay métodos buenos ni malos, sino buenos o malos profesionales.

  3. haha

    La cumbre de los sistemas educativos fue obviamente el sistema educativo victoriano, en su gloria durante el s.XIX. Exigente, elitista, sin concesiones, como debe ser un sistema educativo disenado para mantener el status quo y separar el trigo de la paja (aunque normalmente por el apellido ya se sabia bien antes quien era trigo y quien paja). Para aquellos fuera del sistema (faltos de pedigree o de capacidad de bajarse los pantalones y poner el culo) siempre quedaba el metodo Oliver Twist.

    A partir de la segunda mitad del s.XX los Oliver Twists, obviamente amargados, se preocuparon de destruir el Sistema que creo el Imperio. Y asi le fue al Imperio (notese la gratuita “interpretacion” historica)

  4. Maria

    Me contaron que allá por los años 70, en una guardería de Berlín, a los mayorcitos les proporcionaban martillo y muebles viejos, para que los destrozaran y así ” aflorase la agresividad” y como método para curarla. El experimento duró poco porque los angelitos seguían experimentando en casa.
    Un amigo colombiano ya de cierta edad, que estudió el bachillerato en una cooperativa militar, dado que su padre estaba en la fuerza aérea, en una cle de prácticas de química le agugerearon con no sé que ácido, la chaqueta al profesor, de modo que a partir de aquel dia, lo primero que hacía el susodicho profesor al llegar a clase, era poner la pistola sobre la mesa.
    Visto y oído por esta servidora en casa de una amiga, llega la niña de la piscina, tira la mochila en el salón, no la recoge a su cuarto hasta el 3º ó 4º aviso…al par de minutos sale , le dice a su madre que se aburre y quiere salir, en su habitación observé que tenía televisor, ordenador, play station y un armario atiborrado de ropa, vi escasos libros la verdad.

    Contado por un familiar: en la época de post-guerra, el postre de los domingos era una naranja por barba – cuando había- de manera que antes de dar cuenta de ella, organizaban un partido con la naranja como pelota. Un dia se les rompió la naranja y en plena dictadura el leader de los hermanos organizó una votación, haber a quién le tocaba la susodicha naranja destrozada; la trifulca acabó cuando la madre confiscó todas las naranjas.

    Ahora bien, creo que para refinamiento de la tortura psicológica, nadie les ganaba a los colegios privados del establishment británico.

  5. Gorila

    Bueno… se ve que con la cercanía del cambio los de la caverna han dejado el cerebro en barbecho hasta nuevo aviso o se les ha roto la tubería de la demagogia o ambas cosas a la vez…

    Qué cruz de socialistas hay que sufrir en este país… :-(

  6. manel

    Gorila, ¿te encuentras bien?.

  7. Gorila

    La indignación es mi forma de vida. :-)

  8. Maria

    Todo cambia para que todo siga igual que diría Lampedusa. Gorila, el
    cambio tiene que empezar por uno mismo, aprendiendo a ser tolerante.

  9. Gorila

    Parece una postura interesante pero sólo lo parece.

    Es curioso que se hable tanto de tolerancia y no se practique nada. Por ejemplo, se ha visto intolerancia hacia los símbolos de la nación española por parte de ciudadanos españoles. (E intolerancia hacia la denuncia de esos intolerantes actos por parte de los que presumen en este blog de tolerantes sin serlo).

    En esta vida hay cosas intolerables. Sólo un imbecil o una mala persona opinaría lo contrario.

  10. Maria

    Hoy,según el profesor de Cora, no toca política.

  11. scéptika

    He vivido muy de cerca la evolución de la escuela -pública of course- desde finales de los sesenta hasta antier, como quien dice. La ley Villar alumbró la EGB. Todos iban a salir bachilleres elementales. Los profes de los mayores aplicaban métodos universitarios: clases magistrales, horarios retorcidos y ahí tenemos la primera generación que hoy supera los cuarenta. Aquellos muchachos que terminaban la EGB se parecían a los que aprobaban la reválida de cuarto en…, en poco. (No comento).

    El bachiller se onomatopeyizó en ¡bup!, algo así como un eructito. Los profes de instituo se tuvieron que agachar bastante para poder estar al nivel de los nuevos bachilleres. El COU todavía hacía un poco de criba.

    En tiempos ¡de la UCD, señores míos!, la persona muy cercana a mí me comentaba que los antiguos inspectores de corbata y bigotito, se habían convertido en inspectores ¡técnicos y se le podían preguntar dudas o aclaraciones. Ya no ponían firmes a los maestros ni los ridiculizaban por no usar traje y corbata como ellos. Algo había empezado a cambiar.

    Y tanto. 1985. LODE, que rima con j… Habían llegado a las cimas más altas muchos de los que abominaban, no de los sistemas antiguos, sino del polvo de tiza y el barullo de los niños. Se estaba más cómodo en un despachete originando documentos sobre todo eso del aprender jugando y tólmundo é güeno. Demasiados no tenían ni zorra de lo que se traían entre manos. Se les dio una enorme importancia a la psicología (?) y la pedagogía (?), que eran carreras donde a base de presentarse una y otra vez a las asignaturas y presentar trabajos fusilados de libros -algunos alcanzaron gran rapidez mecanográfica al no haber aún computadoras y mucho menos, internet- terminaban obteniendo el pomposo título de licenciados de la cosa. Sus conocimientos, el que los tenía, eran perfectamente descriptibles. (Si estoy generalizando meseperdone pero abundar, abundaban).

    La traca vino con la LOGSE. Ahí te quiero vé, Maribé. El despiporre y la repanocha en verso. Si quedaba algo que se pudiera llamar educación, como la senda que seguía Machado, se enturbia y desaparece. Las primeras hornadas de aquel desastre fueron llegando a la Universidad, que se había ido degradando casi al mismo tiempo que toda su base. Los universitarios de ciencias saben poco de estas, pero en geografía situaban el Teide en los Picos de Europa. Los de letras desconocían el latín y el griego (con lo que eso viste en las etimologías ¡y lo que ayudan!) pero en cambio no sabían dividir decimales, para eso estaban las calculadoras. Nos parecíamos cada vez más a los americanos.

    No sigo, paké. Pero un vecino de mi bloque, maestro como su mujer y algo más madurito que yo, fue duramente reprendido por su inspector -que había vuelto a convertirse en comisario político- porque en clase no motivaba suficientemente a sus alumnos. “Tendré que cambiar mi traje y mi corbata por la camiseta de Fofó o hacerme cresta capilar y tatuajes”, me decía con sorna. Murió hace poco y le recuerdo con simpatía.

    La educación pasó a ser enseñanza. La enseñanza pasó a … mejor vida.

    - Jaimito, ¿qué te ha enseñado hoy la maestra?
    - Hoy ná, papá, porque traía pantalones en vez de falda.

    P. S. Por cierto mesolvidaba que mi crítica ayer a las niñas góticas fue respondido con un ¡y tú más!: la horripilante boda de El Escorial. En el 96 voté, en muchos años que no lo hacía, al pepe. Los últimos años del felipato fueron de desfalco, sangre y mierda. (Desde entonces no he vuelto a votar: es mi derecho al pataleo contra la ley electoral vigente, un timo). La boda de El Escorial me pareció un ataque de megalomanía histérica, propio de un pequeño señor que se autoadjudicaba el apellido Bonaparte y que para colmo, como se ha sabido luego, era un desfile de, trufado de chorizos. Si pretendía alguien que me escociera con el ¡y tú más! pichó en hueso redondo. Nos ha jibao.

    Ah. Y me estoy planteando votar el 20N al candidato APérez y a su recua para que se tengan ellos que comer el marrón que han ido defecando durante casi ocho años. Qué menos. No me quedan muchos años de vida, no tengo descendencia y me importa un rábano la desmembración de Expaña o que el diluvio postwindowsniano arrase el planetilla. Conste y certifico.

    ¿Nihilismo? Po fale, po m’alegro.

  12. haha

    “En esta vida hay cosas intolerables”…

    Por supuesto que si Sr Gorila, pero me apuesto la sopa a que no son las mismas para usted que para mi.

    Ni en cantidad ni en calidad.

  13. Gorila

    Prueba a hacer una lista. Igual te sorprendes. :-D

  14. haha

    “…Las primeras hornadas de aquel desastre fueron llegando a la Universidad, que se había ido degradando casi al mismo tiempo que toda su base…”

    Vamos a ver Sra sceptika, pero que idea tiene usted de la universidad DE ANTES? Si la universidad de ahora es mala, la de antes, especialmente durante el franquismo, era PESIMA.

    Lo que esta claro es que el sistema educativo espanol, a diferencia de la mayor parte de los europeos no prima LA VOCACION entre los educadores. Y asi nos encontramos con “personajes” que piensan que todo su trabajo es sentarse e impartir doctrina. En el fondo lo que sufren es una PROFUNDA IGNORANCIA sobre el hecho educativo. Hablando en plata: son INCAPACES de educar. Y no es raro, porque es un talento que no muchos tienen y que deberia mimarse.

    En Inglaterra,aun estando el sistema MUY lejos de la perfeccion por multitud de razones, tienen una aproximacion muy distinta a la seleccion del profesorado. Lo primero que tiene que demostrar un profesor es pasion por la ensenanza y por su asignatura y los mismos alumnos participan en la seleccion. Vamos, que les hacen entrevistas a los candidatos. Que les parece eso a ustedes?

  15. Gorila

    “Lo que esta claro es que el sistema educativo espanol, a diferencia de la mayor parte de los europeos no prima LA VOCACION entre los educadores. Y asi nos encontramos con “personajes” que piensan que todo su trabajo es sentarse e impartir doctrina. En el fondo lo que sufren es una PROFUNDA IGNORANCIA sobre el hecho educativo. Hablando en plata: son INCAPACES de educar. Y no es raro, porque es un talento que no muchos tienen y que deberia mimarse.”

    Si esto mismo lo firma Esperanza Aguirre se montaba la de San Quintín… y entre los sanquintineros estaría Haha seguro… :-D Bueno, no… Mejor :-(

  16. Candela

    Me han parecido muy interesantes las aportaciones al tema iniciado por el señor de la bitácora. Doña Scéptika menciona cosas que se han ido viendo a lo largo de estos años. HAHA habla de ’selección’ y Gorila de VOCACION ¡Esa es la cuestión!

    Yo he sido muy observadora y tanto mi marido como yo, hemos estado muy encima de la enseñanza de nuestros hijos mientras fueron pequeños, eso sí, procurando molestar lo menos posible en los Colegios, pero a la vez sin perder detalle.
    Cuando un “enseñante” empieza a hablar de Traumas, cordinación, motivaciones ..etcétera, hay q tocar madera, en cuanto pueda cogerá una oficina -por muy siniestra que sea-, con tal de no dar clase (al precio que sea: sindicatos, consejería, Inspección … donde no tenga que ver más, ni a padres, ni a sus ‘queridísimos’ alumnos. Y luego siempre son los mismos que ves dando paseos por los pasillos con muchos folios haciendo que los lee; parándose a hablar ccon los compañeros en otra clase, los mismos impuntuales, pero muy pendientes de todo lo que no sea su cometido. Si encima te saluda efusivamente y te dice que tu niño/a es una maravilla que te maravillará ¡CAPUT! (algunos padres no estamos ciegos con nuestros hijitos) , siempre era el mismo que a la media hora desapareceía del Centro.

    El mejor termómetro para valorar a un maestro, es observar como sus alumnos preguntan por él el día que por fuerza mayor se ausenta y cómo lo reciben cuando regresa.
    ¿Manel.. qué encuentra?

    A pesar de los pesares, con tantos cambios, los nuestros salieron muy bien librados. Que Dios reparta suerte a las nuevas generaciones. Tengamos Fé y espantemos la locura.

  17. manel

    Pues Candela, encuentro que cada uno habla de la feria según le fue. Aún coincidiendo contigo en que hay algún jeta por ahí (¿dónde no?), que lo que quieren es librarse de la labor docente, los estereotipos creo que distorsionan la realidad. Yo, que pasé muchos años por dirección de centros, y por tanto manejé muchos papeles, hablé infinitas veces con padres, madres, abuelas, padrastros, etc, etc., para nada me siento identificado con ese cliché. Los trabajos de organización, coordinación y dirección (gestión, en una palabra), en un centro son tan importantes como en una empresa privada. Eso sí, siempre que estas tareas vayan encaminadas a facilitar y mejorar la tarea docente, que, en definitiva es lo que importa.

    Para nada estoy de acuerdo en la visión denigrante de la enseñanza actual. Si bien hay deficiencias y es mejorable, los niveles de bachillerato son aceptablemente buenos. No sabrán la lista de los reyes godos (Ataulfo, Sigerico, Walia, Teodoredo, …..), pero posiblemente sepan hacer mejor un comentario de texto o de una obra de arte. Por cierto, recuerdo cómo estudié yo historia del arte: con un libro sin ninguna fotografía que se limitaba a explicar la vida de los artistas y a enumerar sus obras. Como para odiar el arte durante toda la vida.

    No cualquier tiempo pasado fue mejor.

  18. scéptika

    Siento mucho tu disgusto, Manel. En lo de Historia del arte, digo. En los años locos, primeros setenta -una época gloriosa en la Univ- se me ocurrió matricularme en Comunes de FyLetras -así se llamaban entonces- en el turno de noche. Aún deben andar por ahí mis papeletas: me quedaba pendiente una de 1º y en 2º abandoné… Pero a lo que iba. La HdelArte de 1º la aprendí con diapositivas, todo aquello del arte etrusco, la hermosura del Partenón, las Cariátides… ¡y nos la daba una monja! Eso sí, en un seminario que era prácticamente voluntario. Quien quería se quedaba y quien no, firmaba y al poco de hacerse la penumbra, se largaban. Estaba bien salir casi a las once de la noche con la cabeza llena de imágenes que ya no se olvidan. Repito, le hablo del curso 71-72, vivo aún el Invicto, sr Haha. Es cierto que media facul estaba copada por el Opus, pero andaban por allí otros muchos personajes, luego famosos. Un tal Isidoro Moreno, no sé si le suena, unos de los líderes del PTE. * Un copazo en cualquier taberna y a casita, en el pueblo, que había que madrugar en el currelo a la mañana siguiente.

    Tengo noticias muy distintas de la educación anglo, sñor Risitas. Como de pillar a lazo a los maestros de la multiculturalidad. No hay quien quiera pisar un aula de ciertos barrios. No hay que vivir en la pérfida Albión para saber cómo se las gastan. La educación recibida por los jóvenes albiones la demuestran de sobra los jóvenes especímenes que colonizan Sitges, Torremolinos o Mallorca cada verano.

    Coincide además el fracaso logse con una época en que ciertos valores como el respeto, el esfuerzo o el sacrificio -qué antigua la scéptk- han cedido su lugar al sexo, la violencia o el culto a dioses de siempre: el cuerpo y er mardito parné. ¿O por qué se llaman “de acción” a las pelis ultraviolentas o alienantes? Y además son aptas para menores de cuatro años.

    * Por cierto, en aquellos tiempos había todavía quien había coincidido con Arfonzo, el hermano de sus hermanos, que daba clases en la Universidad Laboral Primo de Rivera en Sevilla. Todo un desafecto al régimen, claro. Hasta había quien decía que era un soplón de la Social y que por su culpa le dieron la del tigre a alguno del Partido. El único que se oponía al Partido Único. Entonces PC no tenía nada que ver con las computadoras.

  19. Prendelucus

    Y si cambiamos de tercio y hablamos de Alejandro Agag.

  20. haha

    Sra sceptika, la “perfida” tiene 62.2 millones de habitantes. Sitges, Torremolinos o Mallorca reciben la porcion que se merecen, ni mas ni menos. Si usted basa su unico atractivo en ALCOHOL BARATO / JUERGA TODA LA NOCHE / DOS POR UNO no se quien quiere que le aparezca, Stephen Hawking quizas? Martin Amis? La Reina Isabel II ?

    Por supuesto que la educacion en UK no es perfecta, pero lo que nadie sugiere (bueno, alguien si, cuatro chalados) es volver atras en el tiempo. Las reformas, que las hay constantemente van ultimamente hacia facilitar la autogestion de las colegios y la responsabilidad de toda la comunidad educativa.

  21. rois luaces

    “”la lista de los reyes godos”" mito del tópico, no se estudiaba en la escuela ni el bachiller republicano-franquista que algunos disfrutamos, pero ¡los comentarios de texto! ¡y de arte! cuando no los sabrán hacer será ahora, que no se estudia arte ni literatura -quizá sí algún grupo marginal de una opción perdida- mientras que antes todos, todos, todos los estudiantes de bachiller lo hacían.
    Ceterum censeo, que mientras no vuelva el latín a la escuela -un añito común ¡qué menos!- no tenemos solución ni social, ni económica ni culturalmente. ‘Quien lo probó lo sabe’.

  22. Maria

    Algunos padres lo que quieren es que el profesor dome al rapaz. No, desde casa y desde la más tierna infancia, con cariño pero con firmeza hay que ser inflexibles en ciertas cosas. Si al llegar a la adolescencia todavía no ha cogido el hábito al estudio, aprendido a respetar, y demás valores, pero sí al consumo, la calle, etc.ya se le puede dar por perdido.

    No soy versada en educación, pero creo en una premisa sencilla: sentido común y dar ejemplo; de chiquitines a la vez que se socializan imitan.

    Por lo demás los profesores, los hay buenos, malos, y peores exactamente igual que en cualquier otra profesión, si es bueno, ya verá la forma de que no influya tanto una mala Ley, falta por ver que resultados se verán con el Bachillerato de Excelencia, que considero elitista y hasta me atrevería a decir racista.

  23. jabato

    En tiempos antiguos, tan pretéritos que ya parecen perderse en la nube del olvido, los jóvenes se educaban en casa, desde su nacimiento. Cuando les llegaba la edad, iban a la escuela a aprender, a adquirir conocimientos que les serían útiles en su vida presente y futura.

    Y así, comenzando por la primaria, siguiendo por la secundaria, y terminando por los (pocos, en aquel entonces) que llegaban a la Universidad, el mecanismo seguía funcionando igual: el niño/adolescente continuaba educándose en su casa y adquiriendo conocimientos y socializándose en la escuela.

    En un momento dado, que no me atrevo a situar en el tiempo, pretendimos que la escuela lo hiciera todo: educar y enseñar. Abdicamos de nuestras responsabilidades, y las pusimos en manos de la escuela (pública o privada, a estos efectos da lo mismo).

    El resultado, a la vista está. Y ya pueden venir las reformas educativas que sean; el problema es más profundo.

  24. scéptika

    No me dice vosté nada sobre (me cito, sorry…):

    ciertos valores como el respeto, el esfuerzo o el sacrificio -qué antigua la scéptk- han cedido su lugar al sexo, la violencia o el culto a dioses de siempre: el cuerpo y er mardito parné. ¿O por qué se llaman “de acción” a las pelis ultraviolentas o alienantes? Y además son aptas para menores de cuatro años…

    Que desgraciadamente no es exclusivo ni de la Pérfida ni de la Hispania, sino del siglo que nos ha tocado, que veremos a ver si termina. Creo que estamos en el punto final de una época o incluso del planetilla. Cascabelera que está una hoy.

  25. manel

    Totalmente de acuerdo con el último párrafo de Scéptika. Decir que la LOGSE es culpable de los males de la educación de hoy es como decir que ZP es el culpable de la crisis mundial . Ni la una ni el otro son tan importantes.

    Ah, y el disgusto ya está superado con creces. No es cuestión de airear aquí mi currículum, pero puedo decirte que he disfrutado y aún sigo disfrutando con mis clases de arte. Por cierto, al profesor aquel le llamábamos el Vasitos, por lo mucho que se prodigaba por la Rua Nova y aledaños. Tal vez alguien de mi época se acuerde de él.

  26. Luguesa

    Verídico isto que conto: curso pasado, rapaz de 16 anos na clase incordiando todo o tempo, negándose a traballar, impedindo que traballasen os compañeiros. Avísase o pai, para pedir colaboración. Explícaselle a situación. Resposta do pai: “ya sé lo que hai, yo no puedo con él, y NADIE ME DA NINGUNA SOLUCIÓN, así que lo dejo por imposible”. De onde crería o pai que lle ía vir a solución? Pois isto é o día a día dos profesores, e non lle chames a atención ao rapaz que gual o pai te denuncia. Se a familia non se implica na educación, pouco poden facer os profes.

  27. vicente

    Estoy tan de acuerdo, que solo puedo reproducir su comentario

    jabato
    15 de Septiembre , 2011 – 22:18 pm
    En tiempos antiguos, tan pretéritos que ya parecen perderse en la nube del olvido, los jóvenes se educaban en casa, desde su nacimiento. Cuando les llegaba la edad, iban a la escuela a aprender, a adquirir conocimientos que les serían útiles en su vida presente y futura.
    Y así, comenzando por la primaria, siguiendo por la secundaria, y terminando por los (pocos, en aquel entonces) que llegaban a la Universidad, el mecanismo seguía funcionando igual: el niño/adolescente continuaba educándose en su casa y adquiriendo conocimientos y socializándose en la escuela.
    En un momento dado, que no me atrevo a situar en el tiempo, pretendimos que la escuela lo hiciera todo: educar y enseñar. Abdicamos de nuestras responsabilidades, y las pusimos en manos de la escuela (pública o privada, a estos efectos da lo mismo).
    El resultado, a la vista está. Y ya pueden venir las reformas educativas que sean; el problema es más profundo.
    ITÉM MÁS
    Por simple lógica matemática, el problema va creciendo geométricamente.
    Scéptika, gracias por el bico del otro día.
    En lo que respecta al dedo de la ex ministra y sus múltiples utilidades, me recordó un viejo dicho aragonés que venia a decir “Cuando la fuerza mengua, buenos son dedo y ………………piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii”
    Por una vez, y sin que sirva de precedente, coincidiré con la becaria en que aunque disienta de sus opiniones en muchos aspectos, leerla es un gran placer.
    Dese por correspondida.
    (Iba a escribir “dese por osculeada”, pero es Ud. peligrosa)

  28. mamen

    leed este artículo, es super interesante… Los 13 pecados capitales del sistema educativo español

Comenta