La noche le confunde

El lugar de los hechos

El levantamiento tuvo su origen en Canarias, y a la vista de las andanzas del senador Curbelo por Madrid, de allí sigue viniendo 65 años después.

La defensa del senador se centra ahora en negar que haya estado en la sauna, a pesar de que él mismo se encarga de decírselo a los policías. Niega también que dicha sauna sea un eufemismo de prostíbulo, algo realmente absurdo, puesto que todos los vecinos de General Perón y la calle Orense, incluso las más tiernas criaturas, saben perfectamente que las ofertas de Relax, Masaje y Placer Total que constituyen su reclamo, no quieren competir en pacífica hospedería con el monasterio burgalés de San Pedro de Cardeña, ni con cualquier otro que admita huéspedes. No, lo que quieren decir esas palabras es que hay putas.

Si el senador, su hijo y su amigo se equivocaron de local debido a la ingesta alcohólica y creyeron estar entrando en una ferretería, es cuestión de que los gomeros atinen mejor con sus votos y no elijan para cargos de responsabilidad a quienes pueden confundir los aguacates que en la isla se cultivan, con sandías o melones.

Ya lo dice la coordinadora de la campaña, Elena Valenciano: “Ha sido lamentable”. Es cierto, tan lamentable como esa afición desmedida que tienen muchos padres de la patria de gastarse las dietas por asistencia a las sesiones en locales con ofertas parecidas al visitado por el senador Curbelo el día en que confundió el Moulin Rouge con la Moncloa, casi como don Quijote.

Ha de saber Curbelo, que ser uno de los padres de la patria no le obliga a ir desparramando sus líquidos por doquier. Basta con que acuda a las sesiones del edificio existente en la Plaza de la Marina Española, 1. Y ya que allí no abre la boca, procure no abrirla tampoco cuando se pilla una curda.

8 Comentarios a “La noche le confunde”

  1. scéptika

    Muy propio, pero que mucho, eso de llevar al hijo a que aprenda a limpiar el sable.

    Hasta habrá quien considere retrógrado que alguien vea rarito que padre e hijo se vayan juntos de pilinguis.

    Usted no sabe quién soy yo. Pues, eso.

  2. celestino

    Yo lo veo lamentable; y lo más grave la frase que recoge scéptika “usted no sabe quién soy yo”.

    Pd. El senador socialista (será por ser socialista?) ya lleva dos columnas de ventaja sobre Camps.

  3. SEito

    Cuando la parte más feminista de su electorado está reclamando la eliminación de los anuncios de “relax” en prensa, va este canario a dar la cantada teniendo el lenguaje de su ancestral silvo, subvencionado para comunicarse en estos casos con los desorientados guardianes del orden público .
    No ha pensado que la sastrería está con los estilistas a toda máquina pero sin medios para arreglar rotos y descosidos de sus tropas, que no sean la pancarta y el altavoz con repetición, ambos ya algo alicaidos por estar en Mass medias menguantes . Tampoco parecen haberse dado cuenta, años después de aquel “Busque, compare y si encuentra algo mejor ¡compre¡”, de los resultados enlas rebajas del 22M . Orden Valenciano de harakiri aparte, el canario tiene sus plumas contadas, aunque con el buche lleno en años de vuelos a gastos pagados ¡que le quiten lo volado¡ .

  4. jabato

    Ha tenido mala suerte, este Curbelo. ¡Mira que no hay políticos a los que les gusta la juerga y el despendole, y ha tenido que tocarle a él!.

    A mí, personalmente, lo de que se vaya de putas, me preocupa poco. Cada uno con su dinero (siempre que sea suyo, claro) hace lo que le da la gana. Me parece un poco chocante que lo haga en compañía de su hijo, pero eso debe ser un resquicio poco domeñado de mi moral católica tradicional. En la época de la Educación para la Ciudadanía, supongo que debo entender como normal que los padres lleven a sus hijos a las casas de lenocinio.

    Lo que no puede pasársele por alto, al hombre este, es lo de enfrentarse a la Policía con el carnet de Senador en la boca, después de haber organizado una trifulca. Supongo que, si estuviera en sus cabales, se habría cuidado muy mucho de abrir la boca, y habría procurado abandonar el lugar sin discutir con nadie y sin que nadie le identificara.

    Lo que ocurre es que, encima, el hombre debía estar como una cuba, y el alcohol le hizo perder el sentido de la realidad. Aunque también cabe la posibilidad de que la intoxicación sea permanente, por tratarse de una variedad muy peligrosa: la borrachera de poder.

  5. vicente

    Que inmensa tristeza.
    Se pasa uno toda una vida convencido de que fue un niño de la posguerra, y al final de la misma, se entera que fue un niño de la guerra.
    ¿Por qué no pretenderán que dude de los 65 años del Sr. Cora?
    El Sr. Cora, es un tío serio, y no un Pío Moa cualquiera.
    Casi sentí el mismo dolor, cuando me dijeron que los Reyes Magos no venían de Oriente, que venían de El Corte Ingles.

  6. Oriol

    Lo del putero senador no hay por donde cogerlo. El único atenuante posterior es que deje todos sus cargos públicos, lo que creo que ya ha hecho.
    Pero al menos hay un hecho positivo: nadie de su partido ha intentado atenuar o justificar su actuación. Cosa que no pasa en otros lares, no les parece?.

  7. dany

    creo que esta equivocado, Oriol, los cargos insulares no los ha dejado

  8. Gorila

    Y que no ha recibido apoyos de su partido jajejijoju… Pero para qué vamos a explicarle eso a alguien que no va a querer verlo…

    Con este asunto me viene a la cabeza aquello de “los políticos son un reflejo de la sociedad a la que gobiernan” o “desgobiernan” según esté uno de molesto.

    Y también aquel senador o diputado (no recuerdo) de Ciu o ERC, (catalán y antiespañol, pues), que se bañaba en piscina del ciudadano Pedro J. LITERALMENTE mordiendo la acreditación como tal. (¡Qué huevos el revolucionario!).

    Seamos sinceros, señores contertulios… En un país donde los porteros de una discoteca invitan a salir a la calle a un macarrilla de tres al cuarto al que todavía le cuelgan los polvos blancos de la punta de la nariz y la respuesta que reciben es “Tú no sabes quien soy yo, mamón de mierda, te vas a enterar cuando hable con tu jefe” porque resulta que su hermano es el repartidor de café de la marca que se comercializa en otro local del dueño de la discoteca… ¿Qué va a hacer un senador, coño? ¿Qué va a hacer?

Comenta