La venganza de la hucha

Tanto les dimos que mira ahora…

Los maristas nos preguntaban qué éramos capaces de hacer por los negritos de África, y si no tenías a mano un plan muy espectacular, te daban una hucha y salías a mendigar el día del Domund. Más de uno comenzó en esa cuestación su carrera delictiva, quedándose con un porcentaje de lo recaudado mediante una habilidosa utilización del cuchillo en la ranura. La mordida de misiones, que diríamos hoy.

Era una manera de ahorrar. Delictiva, eso sí; pero más de uno equilibraba su balanza de pagos a finales de octubre. Y por supuesto, la referencia afecta a los alumnos, que es el sector del que disponemos pruebas de que se metió mano en la caja; o lo que es lo mismo, en la cabeza del chinito, una de las más fáciles de desvalijar.

Como ya habrá prescrito el delito, se puede decir: más de una moneda de 5 pesetas desapareció por azar de la hucha, ayudada por el filo de una navaja y después de hurgar unos segundos con la ranura boca abajo; vamos, como se hizo siempre que hubo huchas.

Esa imagen que componen el adolescente, el cuchillo y la hucha se nos hizo vívida meditando sobre el Gobierno y su diario anuncio de nuevas medidas ahorrativas para unos y punitivas para todos. Percibes enseguida que ahora esa cabeza agujereada eres tú, que el adolescente que porfía por sacarle un duro se ha convertido en el Gobierno y el cuchillo representa la crisis y sus exigencias. Cada día colocan el filo en una posición distinta y así te lo pueden sacar por cualquier lado. El duro, por supuesto.

Y entonces es cuando nos acordamos de aquella profesora de la academia que ponía las cosas claritas a los pipiolos: “la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagarla con sudor”.

Horror. Por algo decía el confesor que eso de robarle a los negritos no está nada bien.

15 Comentarios a “La venganza de la hucha”

  1. scéptika

    Nada que añadir al sangrado de la hucha sin fondo que es el sufrido contribuyente que no tiene a su alcance un ERE benéfico o un momio pesebril.

    Pero no me privo de responder a Manel. De acuerdo que el panfleto del referendum se pasa seis pueblos y una gasolinera, pero responde al sentir de mucha gente que conozco, que vota psoe, o incluso lo milita, que en voz alta presume de CChacón -y con razón, una señora que da la talla, aunque se lleve lo que se llevó al viaje cuando estaba embarazada de riesgo- pero que con la boca chica echa pestes de los nacionalistas y bajando aún más la voz dice que el psc debiera tener menos ínfulas nacionalistas.

    Estoy hablando de gente del común, con quienes tomo café a diario, de alguna vieja luchadora de la ugeté -¿por qué se puede decir ugeté y no cecé oó?- de un amigo de infancia que trabaja honradamente en un puesto intermedio en la JdVandal, que también los hay.

    Hace años que no voy a BCN. Me tomaron el pelo haciéndome luz de gas en una famosa clínica oftalmológica durante varios años y una no puede menos que amar a una ciudad como esa. Las dos últimas veces que pasé por allí la rodeé por autopista.

    Pero lo cierto es que esos referendos -el de allí, el de Euzkadi- debían hacerse. Y simultáneamente ese propuesto para El Resto DE. Si una mayoría no quiere ser española, que vayan organizando su secesión. Pero, ojo, si una mayoría de El Resto DE no los quiere, también tendrían que irse. El cuento de Pedro y el lobo es muy viejo. Si tiene que venir el lobo, que venga de una meretriz vez y veremos qué se deriva de ello. Pero ya está bien de asustarnos con la fiera.

  2. principiopeter

    El hecho de que yo haya traído a este foro un “pásalo” escrito en internet (¡¡¡también anónimo!!!, ¿no les recuerda algo?) sobre las ansias de hacer un referéndum en el resto de España teniendo como argumento si se desea o no desgajarse de Cataluña, no obedece a que yo comparta su contenido; o, por lo menos, no TODO su contenido.

    Lo he traído solamente por las risas.

    Pero no es menos verdad que, expurgados algunos párrafos muy “recalentados”, ciertas situaciones de las descritas… podrían suceder. Y eso ya no gusta tanto. A nadie. Ni siquiera a los Carods. De boquilla todo, pero si de veras viniera el toro, eso, amiguitos, ya es muy otra cosa.

    Sin descuidar otro hecho que nunca se destaca en los medios ni en las encuestas “para no crispar”. Yo vivo en el Califato de Cataluña, pero jubilata como soy, me doy (siempre que me lo puedo permitir) mis viajes por el resto de España y, sencillamente, pongo la oreja a lo que dice la gente del común en Segovia, Madrid, Granada, Santander, Salamanca, Málaga, Albacete… Se sorprenderían de las coincidencias que se podrían hallar con el contenido del “pásalo” antes citado.

  3. Candela

    No sabía como abordar la respuesta de Manel sin hacerle daño. Scéptica me da pié para decir lo que pienso de todo lo que se escribe y pasa, ya que ustedes, los q “disienten” (y entre ellos mi marido, o yo misma) por ser de allí, o haber pertenecido a su comunidad por un motivo u otro, son para mí mucho más creíbles que los propios mártires que viven desde siempre, porque lo ven con otro prisma.
    Desde la libertad es mucho más fácil disentir, aunque para ello se deba dar un gran rodeo de frustaciones. Y siempre, SIEMPRE, haciendo autocrítica.

  4. Candela

    debí escribir mártires entrecomillado

  5. Tamarin

    ¡Hay que ahorrar!

    http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/opinion/injerencia-vital-20110302

  6. manel

    A ver mis cuates (con permiso de Scéptika), a mi me la refanfinflan los nacionalismos, nunca he votado a un partido nacionalista ni pienso hacerlo a no ser que una hecatombe trastoque mi cerebro. El nacionalismo radical catalán como el español, que se tocan por los extremos, no me interesan en absoluto. Ambos se retroalimentan y las palabras que sobre el tema pronunció Vargas LLosa sirven, a mi entender, tanto para uno como para otro.

    Otra cosa es que todo lo que suene a catalán, por principio suene a nacionalismo radical y a separatismo. Señoras y señores, Cataluña tiene una historia, una cultura, una lengua y una personalidad propias, diferentes a la del resto de España, les guste o no les guste. Y el que no lo quiera reconocer, se estrella contra la realidad. A partir de aquí hay dos opciones: la una de reconocimiento de la identidad propia de Cataluña y el respeto a la misma buscando siempre puentes de entendimiento , o ignorar esta realidad y pretender que España es un todo uniforme y que las diferencias son fruto de unos nacionalistas exaltados. Esta última postura, reflejada en ese burdo panfleto, es alimentada sobre todo por la derecha española ( y también por algún sector de la izquierda) con sus campañas de bajos vuelos, alimentando bajos instintos, que dan como resultado lo que oye por ahí PPeter. Todo ello conduce a la desafección y a alimentar los planteamientos independentistas, supongo que lo contrario de lo que se pretende.

    Pero eso no es lo peor. Lo peor que que es peligrosa, porque ese planteamiento uniformista de España es imposible, sólo se puede materializar a través de la violencia. De otra forma nadie va a cambiar Cataluña. Pero ni aun la violencia lo puede conseguir; Franco lo intentó y ya ven ustedes el resultado.

    Así le va al PP en Catalunya, cuya implantación popular es marginal si tomamos como parámetro ( el más válido para conocer el arraigo popular), el número de alcaldes de este partido: sobran los dedos de una mano para contarlos.

    Ya he dicho que no me siento nacionalista. Pero creo que no me supondría ningún cargo de conciencia dar mi voto a una hipotética segregación, vista la carcundia que por ahí circula.

    Scéptika, cada uno habla de la feria según le ha ido. Pero yo pensaba que tú aislabas perfectamente un hecho particular, por muy importante que éste fuera, del juicio a toda una comunidad. A mí las cosas me fueron de forma diferente. Vine aquí hace 38 años, muy ligero de equipaje (un 600 viejo que se negó a coger la cuarta desde Benavente y me dio un viaje de dos días, y un título de magisterio), con la idea de volver a Galicia tan pronto me fuera posible. Aquí pude abrir los ojos de pardillo que traía, hacer dos carreras universitarias, aparte de otros estudios que no vienen al caso, aprobar mis oposiciones de magisterio y de secundaria, formar una familia y situarme en un entorno que me resultó plenamente grato. No fue fácil. Tuve que hacer el esfuerzo de adaptarme, como es natural. Está claro que no se iba a adaptar Cataluña a mí, que es lo que pretenden algunos. Pero ha valido la pena porque ahora me siento formando parte de una sociedad abierta, culta, solidaria, trabajadora, seria, progresista incluso en los ambientes conservadores, respetuosa con las diferencias pero orgullosa de su identidad y con una gran autoestima. Ya quisieran otras muchas comunidades poder decir lo mismo de sí mismas. ¿Corroe la envidia?.

    Todo lo anterior no me ha hecho renunciar a mis raíces ni perder ni un ápice de mi apego a Galicia. Viajo 4 o 5 veces al año para estar con los míos y para seguir en contacto con lo que me une con mi tierra, que es mucho. Si bien hay cosas que cada vez me chocan más. Pero ese ya es otro tema.

    Y dejen ya de tocarme los pelendengues que no soy el portavoz del Puigcercós.

    Salutacions cordials

  7. manel

    Candela, per l’amor de Déu, que a mí tus opiniones ni las de nadie me hacen daño, siempre que se respeten las formas. Faltaría más.

  8. SEito

    ¡Se van a preocupar los trepa(s)nadores de cabezas de que Vd cuente hoy¡ ¡ande ya¡ SrDLaBtCora, el trayecto de esta temporada, les dió para llenar las jorobas dedicadas a la travesía de nuestro desierto . El suyo de ellos, aún siendolo es paralelo, ya va en su doctrina y está en sus previsiones de objetivos. No aguantan de pié más que apoyados en las paredes que otros construyen y derruida la actual, necesitan del volver a empezar.
    Creía que iba a hablar de la cañonera china paseandose por vez primera por el Merditerráneo, con la excusa de ayudar humanitariamente a sus chinos exportados; pasamos de 55 días en Pequín, a tener los chinos metidos en casa . A ver lo que tardan los chinos en salir a la calle para hacer la colecta del Domund para los españoles . Ese día Don Pedro se reencarna otra vez en la Plaza del Campo Castillo, mientras desde la muralla, los trepa(s)nadores seguirán descoyuntándose de nuestra travesía . Hucha negra o hucha blanca, qué más dá si se le puede trabajar la trepa(s)nación previa, que diría el diseñador de joyas .

  9. manel

    Sí, el papel digital puede con las groserías. No respondes a nadie ni a nada. Tienes un discurso (¿) prefijado, una idea fija que sueltas en forma de soflama que hará las delicias de cualquier facha rematado o miembro de ultrasur. Lo que dices, sólo por las formas ya apesta. El fondo sólo contiene fanatismo. Hiel reventada.
    Realmente te falta un hervor.

  10. haha

    Sr jabato, sra esceptika, que les parece este post de SuSu? Canela fina, eh?

    Venga, mojense un poco.

  11. jabato

    No comparto en absoluto las formas. He dicho.

  12. principiopeter

    La verdad no siempre gusta a todos.
    Pero, para desgracia de algunos, es la verdad.
    Y a veces escuece.

    No es que me alegre de esta polémica que, como otras habidas en este foro, termina siendo un cansino sinsentido más, muy efervescente aunque con el gas justo; pero quizás sería hora de llamar por su verdadero nombre a ciertas cosas. Algunos en Trujillo, en Vegadeo, en Mazarrón o en Talavera ya empiezan a hacerlo para así manifestar su hartazgo de “la catalanidad” reivindicativa. Les juro que yo lo he oído.

    Esta concienciación entre los ciudadanos peatonales debería continuar cuajando, para evidenciar eso que decía más arriba y en lo que, desgraciadamente, debo reafirmarme: Los catalanes pro-secesión, de boquilla, todo; pero si de verdad viniera el toro de levantar fronteras… sus aullidos de desespero se oirían en Quebec. Mismamente en Quebec.

  13. MIRANDA

    PRINCIPE, te recuerdo que tenemos pendiente un café desde la última vez que viniste por tu tierra.
    Por cierto, ahora que lo pienso, voy a poner en circulación entre mis incontables contactos (todos de nivel, como no podía ser menos) el manifiesto que oportunamente colgaste ayer.
    Y vamos a empezar a buscar el 15 en los códigos de barras.
    Bicos, chato.

  14. Manel

    Miranda, tus problemas básicos son dos.

    1) No sabes escuchar. Tienes bulimia a las ideas que no encajan en tu discurso apocalíptico de telepredicador.

    2) Supongo que, entre los principios de tu supuesta exquisita educación recibida, estaría uno que te saltas a la torera: hay una línea roja en toda confrontación de ideas que es el insulto y la descalificación personal. Tú no solamente te la traspasas sino que a veces vas más allá e incluyes en tus improperios a la familia del insultado. Eso lo dice todo de la calidad humana de una persona. Quien así actúa se descalifica, se cuece en su propia vulgaridad y enfanga un debate que puede ser apasionado.

    Vuelve a leerte las palabras de don Mario y tal vez te sientas aludida. Las personas con tu idea de España hacen mucho daño.

    Ppeter, “Algunos en Trujillo, en Vegadeo, en Mazarrón o en Talavera ya empiezan a hacerlo para así manifestar su hartazgo de “la catalanidad” reivindicativa”. Esto ya empezó en 1931, no es nada nuevo.

  15. haha

    Y vuelve. Sr jabato, no se trata de “las formas”. El fondo es el insulto por el insulto y la descalificacion personal como arma arrojadiza.

    Repito. Creen ustedes que esto se puede tolerar en un foro de gente de bien, como somos una gran mayoria?

    Sra sceptika, no me salga usted con el tigre.

Comenta