Avances de la humanidad

Informan desde Cataluña que por fin, tras ímprobos esfuerzos de los más notables, el curso que ahora se inicia será el primero en el que los alumnos no dispondrán de la opción de idioma, ya que la enseñanza se impartirá exclusivamente en catalán. Nada se añade sobre la calidad, gratuidad o extensión de la misma. La mejora afecta exclusivamente a que el castellano ha sido desterrado del ámbito pedagógico, apestado de males que ni se citan, dada la intrínseca peligrosidad que esconden.
Las mismas informaciones recalcan que el candidato Moriles Montilla combate ferozmente su charneguismo haciendo suyos todos estos avances culturales y prometiendo que se intensificarán en el futuro, como por ejemplo, castigando sin recreo a los niños que sean pillados in fraganti con un Baroja sin traducir entre las manos, o viendo los dibujos animados en una cadena no nacionalista, como por ejemplo, la 1, la 2, la 3, la 4, la 5, la 6, Plus, Localia y las plataformas digitales. En ambos casos, si el menor es menor de edad _ lo cual suele coincidir casi siempre _, se obligará al padre a llevar pinchada en la chaqueta una estrella rojigualda con el lema, en catalán: “Mi hijo se escaquea de la inmersión lingüística”.
Estos avances tan meritorios y trascendentales para la humanidad sólo se conciben en una sociedad moderna, culta y sensata como es la de este siglo XXI, que tira por tierra aquellos hábitos arcaicos del imperio mogol, que en varias docenas de millones de kilómetros cuadrados permitía que se hablaran todas las lenguas, que se practicasen todas las religiones y que se impartiesen todas las enseñanzas. ¡Qué desbarajuste!
Ahora, con estas geniales disposiciones, cada cual sabrá a qué atenerse y los castellanohablantes que no se avengan tendrán tres opciones bien diferenciadas, Sants, por tren, El Prat, por aire y el Port, por mar.

Comenta