Auschwitz censurado

A Llamazares no le gustó un pelo que mientras Israel hacía avanzar sus tropas Líbano adelante, a eso de las doce y media de la noche del pasado 10 de agosto, TvE decidiese emitir el documental Auschwitz. Los nazis y la solución final, en el que los judíos salen tan bien parados. Es un decir; salir salen escomendrijos, pero entiende Llamazares que muchos españoles, al contemplar el horror de Auschwitz metidos en la cama, se habrían puestos de un pro-sionismo subido, dejando a Hezbollah sin fans, lo cual es una verdadera canallada.
Cuesta trabajo creer que a TvE le entrase de repente un furor judeo-masónico, a no ser que el jefe de programación hubiese recibido severas instrucciones para compensar la foto de ZP con el pañuelo palestino al cuello. Pero si la imagen de su presidente con claras muestras de tomar partido en el conflicto para señalar quiénes son los buenos y quiénes los malos, no molestó en absoluto al señor Llamazares, sí lo ha hecho por lo visto el recuerdo de aquel genocidio del siglo XX, contra el que se unen para negarlo los nazis, la extrema derecha, los pro-palestinos y la izquierda española.
Es difícil discernir si la más exquisita ética televisiva hubiese aconsejado poner esa noche una película de Tom y Jerry fumando, o una porno de Nacho Vidal, en vez del dichoso Auschwitz. Todos los días salen Rambos matando charlys en Vietnam y todos los días hay soldados norteamericanos dale que te pego en alguna parte del mundo, sin que se formulen preguntas parlamentarias al respecto.
En cualquier caso, no es tan terrible defender que el recuerdo de Auschwitz se mantenga vivo en todas las generaciones, como preferir que se omita en cada ocasión que el estado de Israel reivindique con las armas su derecho a existir. Por lo que se oye a los vecinos, lo va a hacer muchas veces.

Comenta