Carbonero nos asista

 

Ella sí que está sana

La gran inocentada del año han sido las pulseras Power Balance. No es una ocurrencia nuestra, lo dice la empresa que las fabrica.

Hay que imaginarlos forrados de pasta para ya no les importe airear eso, que sus pulseras son aire, pura filfa, una engañifa, una patraña, una trola y un bulo.

Y aunque así sea, siempre te encontrarás quien las defienda, porque en el hombre rige un fenómeno curativo que denominamos efecto placebo, en cuyo mecanismo no vamos a entrar aquí porque es de todos conocido. Más de una vez hemos oído eso de que “si no me levanto con el pie derecho, me paso todo el día con mal cuerpo”. Bueno, pues también hay gente, como Iker Jiménez, que si no lleva colgando treinta pulseras hasta el sobaco, se tambalea.

Lo que hoy se discute es si la ministra de Sanidad seguirá utilizando las Power Balance, o las tirará por el retrete; tan cartesiana y materialista ella, que propugnó la retirada de los crucifijos al grito de: “La religión, en los templos”, a lo que ahora podría haber añadido, “y las Power Balance, en las muñecas”.

La ministra fluctúa entre una cruz contra las tentaciones del Maligno, una Power Balance contra los mareos y un decenario naranja de Sara Carbonero contra el aburrimiento, la tristeza y el dolor. Ella es así de moderna.

Es una lástima que los fabricantes salgan ahora hablando de la inanidad del producto, pues llevándolo como lo lleva en su cuerpo la titular de Sanidad, era de esperar que nos las regalase la Seguridad Social cada vez que fuésemos ingresados en uno de sus establecimientos: “Ya verá qué bien le sienta esto. Lo lleva hasta la ministra del ramo”.

Pero no. Después del acto de contrición de los fabricantes, nos hemos quedado sin pulsera y sin crucifijo. Sólo nos asiste Carbonero.

5 Comentarios a “Carbonero nos asista”

  1. SEito

    Más que las pulseras Power Balance, lo han sido las niñas pulsera de las que se despojó Osopreguizoso; agotó su energía _¿o era su sinergia_ como quiere hacer con otra de sus niñas, la Legislatura esa .

  2. Manel

    Para todos los miembros y miembras de la parroquia que lo acepten, un biquiño desde el parque natural de el Tortuguero, de Costa Rica. Dicen que estan en la estación seca, pero lleva un día lloviendo a caldeiros, sin parar. Cómo será la estación lluviosa.

  3. jabato

    No le diré que me da envidia, Sr. Manel, porque la sola idea de pasarme tantas horas en un avión me da dentera.

    Que lo pase tan bien como desde aquí le deseamos.

Comenta