La desafección catalana


Piensa el ladrón…

Nadie pone en duda que esta noche el cava sólo se descorchará en la sede de CiU. Y no porque los nacionalistas ofrezcan un atractivo programa con el que remontar la apatía y la mediocridad reinante, sino porque los socios del tripartito se han ganado a pulso la desafección de la sociedad catalana y le han dejado la Generalitat a huevo.

Otro demérito que apuntar en la casilla del señor Montilla y de su superior madrileño.

Al margen de lo obvio, de constatar la caída de Montilla y el patinazo de ERC, de ver cómo evoluciona el voto del PP, o de asombrarse ante los réditos pornográficos de Laporta, la jornada electoral de hoy reserva un interés inusitado por ver los resultados finales del voto en blanco y de los partidos que lo propugnan con el fin de dejar sus escaños vacíos y dedicar sus retribuciones a obras sociales o de caridad.

Es una de las posiciones activas en contra de la corrupción, del matonismo y de la baja estofa que caracterizan a los políticos catalanes de los últimos años, pero no la única. El voto nulo también tiene sus defensores, y por encima de todos ellos, si nadie lo remedia esta noche de reflexión, va a alzarse como gran triunfadora de estos comicios la abstención, a la que se le auguran porcentajes de escándalo.

Si todo esto se confirma, se confirmará también la gran mentira en la que estos hombres que ahora salen con el rabo entre las piernas han basado su mezquina política: España no les quiere y existe una epidemia de catalanofobia.

Ya ven. Quien no les quiere son sus votantes, de modo que aplíquense el cuento, aunque nada bueno se augura cuando el hombre con más posibilidades de ganar hace una campaña insultando a todos los españoles, catalanes incluidos, llamándonos ladrones. Sí, el mismo de las evasiones de capital a Lietchenstein.

11 Comentarios a “La desafección catalana”

  1. Manel

    Bueno, yo ya he votado y ahora toca esperar. Creo que habrá sorpresas, pero las comentaremos después.

    Respecto al comentario del Sr. Jabato, yo creo que las opiniones expresadas por los nacionalistas catalanes recogen un sentimiento muy generalizado, no solamente del catalanismo, sino de los inmigrantes que, en su contacto permanente con las comunidades de origen, observan unos agravios comparativos que dejan a Calaluña en no muy buen lugar: la gratuidad de los libros de texto, la casi gratuidad de comedores escolares (aquí cuestan un promedio de 7 €), y de guarderías, la diferencia en cuantía de becas (por poner un ejemplo, un Erasmus en Andalucía recibe una beca de 6000 € mientras aquí recibe 1800), los derroches municipales en plazas, aceras y fuentes, las subvenciones generalizadas, etc. etc., todo ello contribuye a que Cataluña

  2. Manel

    Perdon, el problema de siempre….

    ….. todo ello contribuye a que Cataluña se sienta discriminada y, pienso que con motivos. Si a todo ello añadimos una cierta hostilidad perfectamente organizada desde ciertos medios y desde la derecha española contra Cataluña y los productos catalanes, es lógico el incremento de la desafeccion a España, y que los partidos nacionalistas intenten sacar todo el provecho de la misma.

  3. Manel

    Sr. Jabato, totalmente de acuerdo con su observación sobre el famoso 3%. Tres apuntes, si me permite:

    - El desfase abismal en las becas de Erasmus existe, en función de la Comunidad Autónoma, más que en función del nivel adquisitivo.

    -Yo he percibido una campaña anticatalana más agresiva fuera de Cataluña que la campaña antiespañola dentro de Cataluña, entre otras cosas porque aquí una campaña abiertamente antiespañola no da votos, o si da algunos, quita muchos más.

    - Cataluña, nos guste o no, está representada en más de un 80 % por fuerzas que son nacionalistas, eso sí con diversos matices. Y, en una reciente encuesta, un 60 % de Cataluña se manifestaba a favor de la independencia. Dele el valor que quiera. En este sentido creo que, con la degradación de l’Estatut por parte del TC, se ha perdido una ocasión de oro para encajar de una vez por todas a Cataluña en el resto de España.

    Miranda, gracias por tus buenos deseos. Por una vez estamos de acuerdo en algo: en que no nos gusta Mas. Pero las urnas han hablado y como demócratas hay que aceptarlo. Es lo que hay.

  4. jabato

    Desconozco el tema de las becas Erasmus. Dando por sentado que es como Vd. dice, pues se trata de un escándalo de tomo y lomo, una muestra más de que en este país el dinero público “no es de nadie” (copyright, Carmen Calvo).

    Puedo valorar la intensidad del “sentimiento anticatalán” que existe donde yo vivo. Sobre su contravalor en Cataluña, obviamente no puedo opinar. Estoy seguro, eso sí, que habrá una notoria diferencia entre la gente de la calle y los políticos.

    En lo que estoy en radical desacuerdo con Vd. es en que se haya perdido una oportunidad de “encajar a Cataluña dentro de España” con el ¿fallido? Estatut. Si el Estatut se hubiera aprobado en los términos originales, al día siguiente se hubiera establecido una nueva tabla reivindicativa por parte de los nacionalistas. Pensar otra cosa me parece de ilusos.

    Por lo demás, y en lo referente a la situación del día, tiene Vd. razón. Las urnas han hablado y es lo que hay. A mí tampoco me gusta Mas, pero los otros me gustaban menos.

  5. celestino

    Apuntes de las elecciones:

    - Los catalanes parece que castigan los pactos con según que partidos para alcanzar el poder.
    - ERC se mueve mejor fuera del poder que en el poder (su discurso victimista pierde su razón de ser).
    - Subida grande de la derecha.
    - Laporta parece que consigue entrar en el parlamento.
    - Los únicos que no han renegado del tripartito y que se han mantenido en una situación más que digna son ICV.

    Creo que la izquierda tiene que hacer una autocrítica importante; pasó en su día en Galicia y ahora en Cataluña. Algo harán mal cuando no consigen “vender” sus logros.

  6. jabato

    También puede ser que no haya logros que vender, y que la gente termine por cansarse de comprar humo.

Comenta