Silencio perdido

Hay intimidades que deberían seguir siéndolo

El alcalde de Valladolid es la viva demostración de que siempre se está a tiempo de meter la pata, más y más, hasta que te callas. Si sus primeras palabras fueron dignas de figurar en la antología de Gran Hermano, la posterior rectificación parece arrancada de los Diálogos de Letrinas, la magna obra que se construye entre tantos autores sobre las paredes interiores de los wáteres de carretera.

Nada nuevo bajo el sol. Las televisiones, muchas de ellas, dedican varias horas cada día al noble arte del comentario soez y el insulto chabacano, de modo que tampoco es extraño que la gente se deslice por esos andurriales, con el entrenamiento que lleva encima a nada que sintonice el sábado una de esas emisoras.

Tampoco son mancas las lindezas que se dirigen los miembros más jóvenes de la sociedad cuando se han entonado un poco el estómago. Cualquiera que tenga un dormitorio desprotegido de ruidos nocturnos e incrustado en zona de bebercio, sabe de lo que estamos hablando. Sí, ya; no son el alcalde de Valladolid, pero nos gastamos un pastón en que se consideren universitarios.

Y qué decir de los Rubianes que arrastran tras de si a miles de concienciados ciudadanos, e incluso, a ministras del actual Gobierno. Qué pensar de los lenguaraces que a la mínima saltan al ruedo político con frases que más parecen salidas de la vehemencia futbolera de una tarde de domingo, que de unos escaños parlamentarios, donde se supone, ha de sentar sus posaderas la flor y la nata del razonamiento.

Y sobre todo, una vez que ocurren estas cosas, ¿por qué siempre se indignan los del bando contrario y nunca aprenden a contener los esfínteres cuando tienen el turno de palabra?

Además, puestas así las cosas, lo peor de este caso no es el insulto, sino la sosería y la falta de sentido.

21 Comentarios a “Silencio perdido”

  1. scéptika

    Imposible obviar que en este fangal en que se ha metido el alcaldesito vallisoletano, ni es el primero en empercocharse ni tampoco va a ser el último que tenga que darse puntadas de guarnicionero en la lengua y en los morritos, por usar su propia expresión.

    Hay un personaje que a esta servidora le horripila y repeluzna, que lleva casi cuarenta años en política (siniestra, en mera localización política, frente a la diestra o derechona), tras haber sido honestisimo e irreprochable maestrito en una de aquellas universidades laborales, broche de diamantes y espejo del falangismo de Girón y honra del periclitado régimen del fenecido generalito ferrolano. No se entraba en un sitio así con antecedentes, no. Ni con ‘ideas’ como se decía entonces. Pública o privadamente se hacía juramento sobre las leyes fundamentales del reino y los principios del glorioso movimiento nacional y se respetaban consignas, lecciones conmemorativas y efemérides joseantonianas. Estamos hablando de los años sesenta, cuando florecían los treinta años de paz y se cantaba a los luceros y a las cumbres nevadas.

    El mozo, que llegó retratarse en la foto de la tortilla, aunque no hubo tortilla, y dejó sin megafonía a un conocido dirigente vasco y socilaista en Suresnes, dijo de doña Soledad Becerril, ex casi todo y marquesa de Salvatierra, que parecía Carlos II, disfrazado de Mariquita Pérez. ¿Insinuaba el insigne caricato que la doñita podía disfrutar de un apéndice clitoridiano comparable a la mingurria del Hechizado? ¿Tal vez el ilustre cómico entre sus poliédricas facetas -político, profesor, perito, literato solapado, que leía muchas solapas, comediante, escenógrafo, ensayista, ávido lector, antólogo de las completas de Lope, devorador de chocolatinas, pero sobre todo, sobre todo, embusstero redomado y compulsivo- albergaba fetichismo y disfrutaba con fantasías sexuales en noches de insomnio y cliquear de somieres, con aquella muñequita cursilona que no estaba al alcance de su humilde familia, alimentada por un trabajador paterno que ganaba su sustento en la fábrica militar de armas sevillana? ¿Era esto feminismo pre-aidiano o simple impetuosidad verbal?

    Haciendo la salvedad de que los ginecólogos de cierta edad para arriba son en su mayoría un pelín machistas y que el pucelano, en el dique seco de su profesión, puede hacer ejercicios de actualización profesional visionando -que viendo suena pobretón- pelis del Nacho Vidal y sus numerosas partenaires, digo que haciendo dicha salvedad, es posible que al hombre se le haya calentado la boca porque tal vez va perdiendo la facultad de calentarse por otras zonas anatómicas más al sur. Que dimita, cñ!!.

  2. scéptika

    (Huysss, se m’haorvidao cerrar las negritas. Horreur).
    Sorry, excussez-moi, disculpas.
    Biquiños.

  3. haha

    No, Cora no. Lo peor ES EL INSULTO. Y lo segundo la falta de una reaccion fulminante por parte del partido al que pertenece un energumeno que demuestra un asqueroso desprecio por las mas fundamentales reglas de convivencia.

    Y en tu articulo parece que aun lo quieres justificar. No te entiendo, Cora, no te entiendo.

  4. jabato

    Acción-reacción.

    El Alcalde de Valladolid ha dicho una grosería. Un insulto zafio, que no tiene explicación alguna. Yo no pretendo justificar lo que no tiene justificación.

    Ahora bien, ¿cuál sería la “reacción fulminante del partido al que pertenece” que la izquierda consideraría adecuada? ¿fusilar a León de la Riva en la Plaza mayor de Valladolid (versión Almudena Grandes)? ¿o bien quemarlo en una pira compuesta por dos toneladas de libros de Pío Moa, tras la celebración de un auto de fe presidido por Pepiño Blanco, vestido de obispo de la Santa Iglesia Progresista?.

    Vamos a quedarnos un poco más tranquilitos, caballeros. Vamos a hacer exactamente igual que cuando D. Pedro Castro, alcalde de Getafe, llamó “tontos de los cojones” a todos los votantes del PP. Durante unos días, los medios afines a la derecha, se rasgaron las vestiduras, y, pasado el calentón, las aguas volvieron a su cauce.

    Tanto D. Pedro Castro como D. Javier León de la Riva volverán a presentarse, en su momento a las elecciones, y sus electores les juzgarán.

    Claro, siempre hay que tener en cuenta que, cuando la incontinencia verbal la padece un representante de la izquierda, se trata de un “despiste”, un “calentón que puede tener cualquiera”; puede ser hasta “una respuesta desafortunada a las tremendas provocaciones que hay que soportar por parte de la derecha cavernícola”.

    En cambio, cuando la grosería la pronuncia un representante de la derecha política, entonces se trata de “un asqueroso desprecio por las más fundamentales reglas de convivencia” (copyright, Sr. haha).

    Equilibrio. Siempre equilibrio. La misma vara de medir para unos que para otros.

    Lo dicho. Tranquilidad, señores. Calma y mesura. La que no tuvo el Sr. León de la Riva. No saquemos las cosas de quicio.

  5. haha

    Senor jabato, la reaccion fulminante adecuada esta clara: expulsion inmediata del partido. Cualquier otra reaccion implicaria que el partido en su conjunto condona esa actitud, lo me que consta que no es cierto.

    Pedro Castro es obviamente otro imbecil, si lo echasen del partido a mi me pareceria genial. Lo de “tonto de los cojones” (por cierto cosas peores dice de ZP cierto personaje del foro y muchos le rien las gracias, aclarense aqui tambien) es una salida de tono imperdonable. Sin embargo lo de Leon de la Riva me parece bastante mas grave porque:

    a) Es un insulto personal, dirigido a una representante publica pero completamente alejado de cualquier contenido politico o de una valoracion sobre su desempeño.
    b) Parece obvio que el señor Leon se presenta como un machista furibundo. Leire es destinataria de estos insultos porque es MUJER. Personas como esta ponen en peligro el avance social hacia la igualdad de sexos y justifican el machismo ante el resto de la sociedad. Vamos, que no solo es imbecil sino que esta estropeando el trabajo de los demas.

  6. haha

    Señores, la diferencia entre una sociedad sana y una enferma no esta en el numero de imbeciles (que tiende a ser constante) sino en su actitud ante ellos.

  7. COMPLEJitos

    Señor Jabato, muy mal, lo del Alcalde de Getafe, muy mal, a la hoguera con él, pero no me compare llamar tonto a alguien con las animaladas de León de la Riva sobre Leire o que Soraya Rodríguez es chunga hasta para que la violen, o lo del fenómeno de Conde Roa diciendo que la otra es marimacho. El físico de las personas es un límite que jamás tendría que sobrepasarse. Y aquí el problema es que siempre son hombres los que hacen bromas sobre el físico de las mujeres, salvo Miranda claro, que también es muy aficionada a eso.

    ¿Conoce usted a Antonio Miguel Carmona? Sí, ese hippiprogre tan simpático que sale en el Gato al Agua, pues bien, este buen hombre era diputado en la Asamblea de Madrid cuando en Diciembre del 2002 se pasó de gracioso con el Prestige. Le obligaron a dimitir y ahí se acabó su carrera política. Hasta hace un par de semanas, que fue recuperado por la candidatura de Tomás Gómez. Dios los cría y ellos se juntan.

    El PP, con Esperanza Aguirre y Mariano Rajoy a la cabeza, pidió la dimisión de Pedro Castro apelando a la Constitución y no sé cuántas cosas más. Yo no digo que León de la Riva tenga que dimitir, pero lo mínimo es que en su propio partido y de manera oficial, le reconvengan, y no que silben y miren para otro lado.

  8. Tamarin

    A TODOS LOS POLÍTICOS, SEAN DEL COLOR QUE SEAN, HABRÍA QUE CRUCIFICARLOS.

    ¿Cuándo puñetas se darán cuenta que los “españolitos” son los que mandan? ¿Cuando ¡¿España?! esté en la ruina?

    Así nos va.

    A mandar.

  9. SEito

    Globos reductores de estómago neuronal, en la División de Globos Sonda montada en el Observatorio Politológico del enterrador metido a sheriff, más la habilidad contrastada del secretario que nunca dejará de serlo, para engañar al árbitro y que se lleve el marrón el equipo contrario, después de darle él mismo la patada en el culo a su colega .
    AlPe, dúo de montañeros acostumbrados al vivac en precario hasta que la tormenta cese, entreteniéndose mientras en tirar piedras a la cabeza del resto de competidores y decir “fué un alud” .
    De quienes entran en resonacia con la voz de su amo, recordar al mismo becario de Universidad Laboral que comenta Sk, llamando “Monja Alférez” a una mujer respetada dentro y fuera de unas fronteras que él y sus acólitos, no son capaces de atravesar sin el paraguas protector de su camada de colocad@s .
    Y nada más, excepto el temor que provocan posturas chulescas, de los verdaderos autores de la frase ” la calle es mía”;los mismos que salen en la foto y atemorizan a los suyos con no salir .

  10. Manel

    Hostia Tamarín, que el método que propones ya está muy desfasado, además de irreverente. Parece que acabas de ver la Vida de Brian, hermano jubileta.

    La historia ha descubierto otros procedimientos más efectivos y expeditivos. Por ejemplo la gillotina de la Revolución francesa, por rápida y eficaz; el tiro en la nuca (pero sale caro por la bala); la fulminación con napaln (pero hay daños colaterales) ;el bombardeo desde los apaches (demostrado muy efectivo en la guerra de Irak: 60 mil civiles muertos en un santiamén y los verdugos se lo pasan de putamadre. Aunque para elegancia y buen hacer está la inyección letal: es muy lenta y cara pero ceremoniosa y con un punto sádico que le da un toque refinado.

    Este último procedimiento reservémoslo a ZP; los demás a los apaches. ¿Qué te parece?.

    Hay que modernizarse, amigo del alma.

    Sr. Cora, para justificar lo injustificable, mejor que hablando de los esbozos de clítoris.

    Con permiso de Tamarín, a mandar

  11. Manel

    Pordón por los acentos, puntuación y paréntesis. Francamente, un desastre universal.

  12. Manel

    Quise decir: “mejor que siga hablando…..”.

  13. jabato

    Aquí tenemos un pequeño problema. Dice el Sr. haha, constituido para la ocasión en iman del “feminismo radical” (nueva confesión patentada por ZP y en trámites de inscribirse en el Registro de Entidades Religiosas del Ministerio de Justicia) que a la Sra. Pajín la han insultado por ser mujer. Yo quiero creer que no es así, sino que el insulto (fuera de lugar, en todo caso, viene motivado por ser Ministra).

    Esta la red llena de chistes de pésimo gusto sobre el aspecto físico, por ejemplo, de Alfredo Pérez Rubalcaba. Y ahí no se hablaba de “morritos”, no. Es que directamente se le comparaba con el mono del anís. Y nadie se escandalizaba por ello. Ni siquiera la izquierdona. En cambio, si hablamos del aspecto físico de una mujer, ¡ahí, ni tocar!. ¡Tabú!. Pues será igual de tabú que el de un hombre, digo yo. A mí me parecen igual de improcedentes, y de pésimo gusto, las dos cosas.

    Y si no nos escandalizamos por que se diga que Rubalcaba es clónico del mono del anís, tampoco creo que debamos anatemizar al deslenguado Alcalde de Valladolid por decir una estupidez acerca del equipamiento fronto-bucal de Leire Pajín.

    Lo dicho: calma, mucha calma. Lo que pasa es que, cuando no hay otra cosa de que hablar, se agarra uno a un clavo ardiendo.

    El Sr. León de la Riva debería ser condecorado por el PSOE: en estos días que parece que la Fiscalía General del Gobierno no tiene ningún fleco gürteliano con que enmerdar las primeras páginas de los periódicos, ya acude, raudo, el primer edil vallisoletano a dispararse un tiro en el pie. Cuando Pepiño Blanco no tiene contra el PP otro argumento que su bilis, ya que la gestión del Gobierno ha dejado al partido que lo sustenta literalmente en pelotas, siempre aparece algún zopenco metiendo la pata y echándoles un flotador mediático al que agarrarse. ¡País!.

  14. Manel

    Perdóneme, Jabato, pero su candidez supera a la de las hermanitas de San Francisco de Asís (si es que existen). No compare los insultos o las caricaturas a las que usted hace referencia con las expresiones morbosas y el tono mórbido del personaje de Valladolid. El tío ese es simple y llanamente un asqueroso, y, si ustedes se empeñan en quitarle importancia, lo que hacen es perpetuar salidas de este calibre, que se repiten con demasiada frecuencia por el bando de estribor. Cierto, ¡país!.

  15. scéptika

    Cuando lo de “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”, qué.

    ¿Y si digo que a mí quien me pone de verdad es el Escarolo Zerolo, qué? Al que le pondría un piso, un ático o lo que me pidiera. ¿Qué soy, homófoba, homófila, feminista o mediopensionista? DEsde luego a Rosa Aguilar y a su esposa no se lo pondría.

    ¿Y si digo que me apetecería un trío con mi churri y la Leirita, qué? ¿Nos vamos a enterar de una vez que esto del sexo/sexismo ya no vende? Quiero decir los paritarismos, el igualitarismo -si servidora se hubiera avejentado y prostatificado como mi churri, yo misma me hubiera puesto el pinchazo de curare- y otras monsergas van quedando atrás. Las titis jóvenas acosan a los machos de gimnasio y cera depilatoria y aún no se ha decidido nadie a predicar un neomachismo, cada vez más necesario. Hay que ver más el GH12 y menos la 1, la 2, la 4, la 6, la CNN y el 24h, más el canalillo andaluz y otras cadenitas a la voz de su amo. (Biquiño, Sobri).

  16. vicente

    Y dice el Sr Cora
    Y SOBRE TODO, UNA VEZ QUE OCURREN ESTAS COSAS, ¿POR QUÉ SIEMPRE SE INDIGNAN LOS DEL BANDO CONTRARIO Y NUNCA APRENDEN A CONTENER LOS ESFÍNTERES CUANDO TIENEN EL TURNO DE PALABRA?

    Cuantisima razón tiene

    LA BITACORA DE CORA

    Expresar y expeler
    Viernes, 8 de Septiembre, 2006
    En sentido estricto, absoluto y literal, libertad de expresión es decir lo que nos dé la gana. Eso lo entiende hasta mi cobaya. Sin embargo, para definir a quien dice lo que le da la gana, no le llamamos un libre de expresión, sino un deslenguado.
    Puede parecer absurdo repetir discusiones perogrullescas sobre un terreno tan trillado, pero lo cierto es que el tema está en los medios y se oyen disparates que ponen la logse de punta. Se nota que conviene trillarlo cada temporada y no dejar la tierra a barbecho.
    La libertad de expresión que nos interesa es un bien preciado y precioso que no merece el trato de que se le da, ni cuando se confunde con la capacidad que el hombre tiene para expeler frases por la boca, que a eso llamamos habla; ni cuando se reclama para enmascarar delitos tipificados en cualquiera de los códigos.
    Así podría suceder que la delicada expresión: “Tú, cabrón, te voy a arrancar la piel a tiras, te voy a pegar siete tiros”, regurgitada por un ejemplar de humano contra un juez, podría verse amparada por la libertad de expresión, y no es el caso.
    Lo mismo ocurre con el señor Rubianes y su afición a defecar e insultar con intención política. Si se le reconoce su libertad para hacerlo, no nos quedaría otro remedio que reconocérselo a todos y en dos días dejaban esto pingando de chorretones.
    La de expresión y todas las demás libertades existen mientras permitan la del contrario. Es el más elemental de los principios democráticos y el que más ataques padece por parte de indocumentados que han oído campanas y no saben dónde las tañen.
    El orgullo de decir “Éste es un país libre” conlleva la aceptación de miles de obligaciones. Cuando “éste país no es libre” no conlleva ninguna, pero vé tú a explicarlo por ahí adelante.
    Con todo y eso, si Rubianes tiene algo interesante que decir, debería hacerlo en el Teatro Español, que para algo se llama así.

  17. jabato

    ¡Oh, es terrible! ¡Qué imagen! ¡Qué espectáculo horrendo! El Sr. León de la Riva, babeante, con un brillo lujurioso en los ojos, hablando en un tono “mórbido”…

    ¡Señoras, escondan a los niños! ¡Mozas en edad de merecer, refugien su castidad bajo las faldas de sus madres, antes de que la pierdan! ¡Un peligroso sátiro, provisto de bastón municipal (sin doble sentido), anda suelto!.

    Desconozco si el Sr. León de la Riva es un asqueroso. Puede que lo sea. A lo mejor es un pervertido, pero no creo que tal cosa pueda deducirse de su desafortunado comentario, porque entonces este país está lleno de ellos. Su número sólo sería superado por el de los hipócritas.

    Y, sobre todo, para lo que se precisan unos adminículos sexuales de tamaño equivalente a los del caballo blanco de Santiago es para sostener que tales “pervertidos” abundan más entre la derecha política. ¡Olé!. ¿Sectarismo, nosotros?. ¡Nunca! ¡Sectarios, ellos!.

    Estamos perdiendo el oremus.

  18. MIRANDA

    Por cierto, BOSS, observa que el del talante, al final se trae al broncas para que le arregle el follón del patio del colegio.

    En su inmensa ignorancia, los medios y columnistas zapateros hacen bromas y gracietas con el supuesto pánico a Rugalcaba de los españoles y la oposición…ignorantes, pobre gentecilla, del inmenso riesgo que supone para una democracia civilizada las sombras del poder . El poder de las cloacas, o sea, asociado a regímenes totalitarios.
    Parecen haber olvidado lo que ocurrió la otra vez, cuando negaron más veces que Pedro el terrorismo de estado, pero al final quedó en evidencia su trapacería.
    Espero no morirme sin saber qué ocurrió el 11M, incluso el 23F. El GAL tardó diez años. Tengo mucho tiempo por delante. No dudo que se sabrá.

  19. COMPLEJitos

    Vamos a ver Señor Jabato, centrémonos. En la red podemos encontrar todo tipo de insultos hacia todo tipo de personas, Miranda es un buen ejemplo, pero aquí estamos hablando de declaraciones públicas de responsables políticos.
    Le pongo un ejemplo, si Miranda dice aquí “Resulta patético ver ahora la escandalera de los sociatas , pedazo de hipócritas, ante una vulgaridad cualquiera, cuando ellos rieron e incluso brindaron con el naufragio del Prestige y el atentado de los trenes de Atocha”, bueno, pues lo leemos, todos pensamos “a esta niña le falta un hervor” y santas pascuas. Pero si eso mismo lo dice de Cospedal inmediatamente tendría que presentar la dimisión.

  20. jabato

    Que sí, Sr. COMPLEJitos, que sí. Que los representantes públicos deberían tener una categoría y una presencia institucional que no tienen. Predicar con el ejemplo, vamos, en lugar de parecerse a lo peor del pueblo al que representan.

    Pero no es así, ni por derecha ni por izquierda, ni lo será a corto plazo. Si a partir de ahora, cualquier salida de tono se pagara con la dimisión, no tendría yo el más mínimo inconveniente en que fuera el Sr. León de la Riva el que iniciara esta buena costumbre. Pero como no va ser así, ni parecido, dejemos ya el asunto. Tiene la importancia que tiene, y no más.

    Al fin y al cabo, lo que ha conseguido este borrego de Alcalde es hacerse más famoso de lo que quisiera y, justo en el momento más oportuno, dar una buena excusa al PSOE para hacer ruido mediático con el que tapar sus vergüenzas. Si estuviera teledirigido por Pepiño Blanco, el Alcalde de Valladolid no lo hubiera hecho mejor, ni en momento más oportuno. Lo dijo Einstein: “Sólo hay dos cosas infinitas: el Universo, y la estupidez humana; y no estoy muy seguro de lo primero”.

  21. Jonathon Pescador

    Thanks for taking time to write this write-up. It is been very helpful. It could not have arrive at a much better time for me!

Comenta