Política de comunicación

El único peñón del mundo con el que tenemos algún problema

Para ser los minutos de la basura, estos últimos días de Corbacho en Trabajo están dando mucho jugo. Lo hemos visto lamentándose de su mala suerte por haber sido ministro en una época poco propicia al lucimiento y lo vemos ahora sacando pecho porque durante su mandato se ha doblado el número de desempleados atendidos por el Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE).

Hombre, los hemos visto más hábiles a la hora de ponerse medallas. De seguir por estos derroteros nada impedirá que su colega de Sanidad presuma mañana de que cada vez haya más españoles enfermos, el de Interior estará encantado de que aumenten los delincuentes y a Bibiana se le saltarán las lágrimas de alegría al comprobar que batimos récords mundiales de maltratadores.

Hay que entenderlo. Todo sucede porque su jefe les prohíbe dar malas noticias.

_Pero, presi; es que no hay ni una buena.

_Es igual. Tú haz como yo. Sales al estrado, le das la vuelta a lo que tengas que decir y los tíos, encantados. Mira, por ejemplo esta tarde daré una rueda de prensa para decir que de todos los peñones que existen en el mundo, más de tres mil, sólo uno, el de Gibraltar, entró en litigio con España sobre sus aguas jurisdiccionales, lo cual supone a todas luces un porcentaje nimio, el 0,003 por ciento.

_¡Qué fuerte, tío! Ya se ve que por algo eres el jefe. Si Sevilla te hubiese dado las clases de economía, no sé a dónde podríamos haber llegado.

_No seas pelota y prueba tú.

_A ver. Voy a decirles que el Ministerio ha cumplido a la perfección la misión que tiene encomendada: No crear empleo. Y no creamos ni uno.

_Bien, pero hay que ser más positivo…

_¡Deja, deja! ¡Ya sé! Les diré que tengo una buena noticia: La economía, antes en la UCI, ya está en planta.

_Sí, desahuciada.

8 Comentarios a “Política de comunicación”

  1. scéptika

    Personalmente una servidora, cada vez que escucha al Peter Caruana (no hay un Pedro bueno, jo, jo: “no quiero ni Pedro, ni burro negro, ni horta por cima do rego”), cogería la escopeta… bueno, la escopeta no, pero un guante de boxeo bien cargado y le ponía los morros como el c… de un mandril. Los hijos de la Gran… bretaña, como buenos colonialistas y explotadores (*) roban lo que pueden y ya se han birlado casi toda la zona ‘de nadie’ acordada en su momento. 40.000 empresas donde hay poco más de 30.ooo habs. La operación Roca y los cientos de millones que se han lavado en la Costa del sol -los malayas son solo una parte y hay pringados un montón de municipios de todos los colores- no hubiera furulado si los bancos gibraltareños, donde hay sucursales de bancos españoles, no tuvieran la pestilencia que albergan en sus sótanos. No es casualidad que cerca de la playa, en las costas de San Roque, existan unas termas romanas con el fino apelativo de ‘la Jedionda’.

    Y no se meta usted con Corbacho, mi don Cora. Si el hombre seguramente no alcanza para más. Me juego mi colección de tangas a que el ilustre Celestino no llegó en Primaria ni a la raíz cuadrada. Como la Bibi, o el paladino don José Tucán. Culpemos más bien al gran Inepto y a quienes conspiraron contra Pepebono para colocarlo donde está. Y que lo tenemos hasta el 1012, con la complicidad de los racistas meapilas sabinianos.

    (*) Les iba a contar la historia del ‘año de los tiros’ por culpa de la Rio Tinto Company Limited que fue adjudicataria entre 1873 y 1954 de los yacimientos de Riotinto (Huelva). Otro día.

  2. erosmo

    Sr. Cora , hablando de comunicación:
    ¿Porqué los lucenses tenemos que leer la voz de galicia para enterarnos de las investigaciones sobre los cursos de la CEL y las subvenciones de la Xunta?.
    ¿No lo considera usted de suficiente interes para los ciudados lucenses?
    La verdad es algo mas que la verdad publicada.

  3. jabato

    Es la evolución de la sociedad, en nuestros tiempos, que ha traído consigo la consiguiente evolución del lenguaje. Y éste se ha complicado bastante, no crean.

    Lo que antes se hubiera definido lisa y llanamente como “mentira”, o incluso, “burla”, ahora se llama “política de comunicación”.

    No se dice “la economía está hundida”; se dice “estamos sufriendo una desaceleración negativa de nuestro crecimiento económico”. No se dice “el desempleo está por las nubes”; se dice “la creación de empleo está en una fase recesiva”.

    Hay que joderse, con perdón. La primera norma de la corrección política es no llamar a las cosas por su nombre.

    Como en tantas otras cosas, no podemos echar la culpa a Zapatero de haber inventado esto. En absoluto. El zapaterismo no es más que la exacerbación de la “corrección política” y de la “política de comunicación”, pero ambas cosas fueron inventadas mucho antes.

    No sé. Posiblemente tampoco haya otra forma de vivir, hoy en día. Quizá la realidad sea demasiado dura para enfrentarla cara a cara, o nosotros demasiado pusilánimes para hacerlo.

    Quizá por eso votamos (es un decir, en mi caso) en masa a Zapatero.

  4. Tamarin

    Este mal-Gobierno que nos gobierna, es el hazmerreír del mundo mundial. Con Caruana, más.

  5. MIRANDA

    SCEPT, niego la mayor y rompo una lanza a favor de los Pedros o Pericos. Los hay buenos y listos , incluso los hay salaos e ingeniosos. Yo conozco alguno y lo tengo por amigo.

    La condición colonialista y explotadora de los británicos les es consustancial a lo largo de la historia, pero en el caso de Gibraltar, tiene más que ver con la estulticia y la torpeza de un gobierno zapatero absolutamente INCAPAZ para las cuestiones internacionales, tanto como las nacionales y las autonómicas. Titi, es que no hay por donde cogerlos.

    Con la sonrisa púber dibujada en el rostro, ZP y su peón fofo Desatinos se dejan dar por la retaguardia con las coñas fronteriles, la ocupación de aguas españolas, los dineros mal-lavados, los negocios de pringues , cloacas y albañales que mencionas, y esa INCAPACIDAD PARA HACERSE RESPETAR que no tienen ni la Merkel, ni Sarko, ni Cameron, ni Obama, ni siquiera Berlusconi, Il Cavaliere pendón.

    Vamos, si pasa hasta con los piratas, que ven una bandera española y se escacharran de risa.

Comenta