De OPA a OPA

Lejos de llevarse un alegrón por el súbito incremento del valor de Endesa, el Gobierno se ha pillado un rebote instantáneo que asusta en términos macroeconómicos. Asusta porque confirma la sensación presentida de que la operación con Gas Natural era más un precio político que una jugada maestra de estrategia energética, máxime cuando los señoritos de ERC se han puesto a decir unas cosas rarísimas sobre españolidad, que no les pega nada.
A poco que se medite lo ocurrido con E.On, y sea cual sea la solución final de la reopa, cabría pensar que los accionistas y los usuarios de Endesa, como poco, han recibido una interesante noticia que debe ser estudiada con cariño y no ser recibida de uñas, como si nos estuvieran llamando los gañanes del sector energético.
La apelación a la españolidad de la compañía es tanto como negarle su capacidad para crecer hacia Italia, Francia, Portugal, Marruecos, Chile, Argentina, Colombia, Perú, Brasil y República Dominicana, que es donde actualmente opera, o que incluso no puedan ser principales accionistas los fondos Chase Nominees y State Street Bank and Trust.
Pero sin necesidad de bajar a los aspectos más prosaicos del asunto, donde deben ser otras las voces que se pronuncien, el caso es que Endesa se ha disparado en bolsa y el presidente del Gobierno está muy enfadado; que los accionistas se han puesto a aplaudir con las orejas y a ERC se le ha congelado el discurso catalanista. No hay catalanofobia, señor Carod, hay rechazo racional y justificado hacia algunos de sus representantes políticos, que obligan a que sus propios humoristas _ aquí hay que leer Buenafuente, a quien debemos el título de hoy _, hablen de la vergüenza ajena que sufren el resto de los catalanes por su culpa. Lo malo, como ya se dice por ahí sin tapujos, es que ZP ha actuado como el broker de la OPA de Gas Natural y eso no es labor del presidente del Gobierno.

Comenta