Preguntas veladas

No es ningún chiste, aunque tiene todos los ingredientes para serlo. Vamos a ver cómo se lo contamos, porque luego dirán que hacemos caricaturas, cuando en realidad se trata de un recorrido descriptivo a través de la vida misma.
El caso es que la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas (FEERI) solicitó de la benevolente administración de este país _ representada por su directora general de Asuntos Religiosos, Mercedes Rico _, que a las mujeres usuarias de velo, obligatorio o voluntario, les sea concedido permiso para posar con él puesto cuando hayan de fotografiarse con el fin de cumplimentar los requisitos exigidos por los distintos documentos oficiales, Identidad, Pasaporte, Permiso de Conducir… Y hasta ahí les podemos leer.
¿A ustedes qué les parece? ¿Ha de imponerse ese criterio religioso por encima del que obliga a todos los ciudadanos a figurar con las facciones de su rostro en las fotos de un carné oficial? ¿Y si no se les exigiese a ellas… por qué a los demás sí? ¿Deberán posar también con velo cuando se les cubra una ficha policial si son detenidas, Alá no lo quiera?
Vamos a ir un poco más allá con las preguntas: ¿Se lo permiten allí donde su religión es mayoritaria? Y en caso de permitírselo, ¿para que les vale la fotografía de un trozo de tela con una ventanita que apenas permite adivinar los ojos? ¿O es que la mujer no puede cambiar de velo hasta que caduque el carné? Y sobre todo ¿cuándo caduca ese documento? ¿cuándo se rasgue el velo del templo?
Pero no hay que preocuparse. Todo en esta vida tiene solución, menos la muerte. Las nuevas tecnologías traerán consigo el carné microchip, con detallada información sobre genes, glóbulos rojos y grados de soplillo en las orejas. Entonces la fotografía se revelará obsoleta y todos podremos lucir los velos que nos plazcan, o incluso hacernos la foto detrás de un biombo. Sólo es cuestión de tiempo.

Comenta