Spain is muy different

¡Naomi, Naomi!

Barack recibe a su mujer y a su hija tras las vacaciones pasadas en España.

_Contadme, amadas mías, ¿cómo os fue en I-spn-ya, o Tierra de Conejos?

_Muy bien, dilecto esposo. Nos trataron a cuerpo de presidente de la República y pudimos comprobar en vivo que Spain is muy different.

_¿Cómo fue eso?

_El primer día nos llevaron a la catedral católica de Granada, pero nos dijeron que no habría ninguna ceremonia religiosa, como el Desayuno de la Oración o algo así, porque podría molestar a los laicos.

_Comprendo. El respeto a los anticlericales.

_Después fuimos a un local en la playa de Costalita, pero no comimos nada, porque no hay pescaíto y porque van a prohibirlos.

_¡Vaya! El respeto a los antichiringuitos. ¿Y qué más?

_Al día siguiente estuvimos en la plaza de toros de Ronda, que es muy antigua y muy bonita, pero no hubo corrida, porque las han prohibido en Cataluña. Y además, como nosotras somos ecologistas…

_¡Lógico! ¡El respeto a los antitaurinos!

_El último día fuimos a comer con los Reyes, pero como hay mucho republicano suelto, nos recibieron de paisano, sin corona ni nada, como tú y como yo.

_¡Qué bonito! El respeto a los antimonárquicos. Pues sí que es un país curioso. Por lo menos os recibirían con banderitas españolas y norteamericanas, como corresponde.

_Pues mira tú que no. Sólo llevaban la nuestra, porque dicen que ellos son una nación de naciones y la suya no está bien vista.

_El respeto a los antiespañoles. Bueno, imagino que sí os aclamarían a vuestro paso por las calles.

_¡Por supuesto! Cada vez que nos veían, la gente rompía a gritar: “¡Naomi, Naomi! ¡Tú tranquila que los diamantes no eran de sangre!”

_¡El respeto por las antiparras!

Comenta