Creo en D´Hondt

Dios no es demócrata y por eso se la tienen jurada. No lo ha sido nunca, ni puede serlo ahora, porque las áreas de su competencia no se mudan con el paso de los tiempos, como si fuesen colores de temporada.

El argumento demoledor de estos ridículos papagayos telepredicadores es que cualquier cosa de hoy mejora por fuerza a la de ayer: “En pleno siglo XXI…”, dicen con la voz engolada. O lo que es lo mismo, Jorge Javier Vázquez mejora por fuerza a Cicerón.

Bueno, pues no. Ya deberíamos saberlo desde los primigenios Adán y Eva. La primera pareja tenía mayoría absoluta, es evidente; habían pecado los dos y eso va a misa en cualquier votación, dos cero. Sí, sí, pero no les sirvió de nada.

_Ni mayoría absoluta, ni mayorío absoluto. Os largáis fuera del Paraíso y sanseacabó _ les dijo Dios con un cabreo fenomenal.

Con el diluvio pasó tres cuartos de lo propio. Existen cuarenta relatos de cuarenta diluvios en cuarenta civilizaciones distintas. En todos ellos se habla de sociedades corrompidas, de abusos y maldades que a todos afectan excepto a uno, al Noé de cada versión, el hombre justo, que aún siendo la minoría más minoritaria, es el que merece ser salvado frente al resto de sus compatriotas que se creían libres de todo castigo porque todos pensaban al unísono en el botellón, los after hours y la vida muelle.

El diluvio es la antítesis de la democracia. De ahí viene la frase: Nunca llueve a gusto de todos.

Y siendo así que después de mucho cavilar llegamos a la conclusión de que la democracia es el menos malo de los regímenes, ¿qué otra cosa se puede hacer con Dios sino matarlo? Matarlo y sustituir las tablas de la ley por la Ley D´Hondt, o sus variantes en el reparto de los escaños.

Alabado sea el santísimo tanto por ciento.

33 Comentarios a “Creo en D´Hondt”

  1. SEito

    Me olvidé de comentar, que después de todo, hay jóvenes con ilusión de desarrollar nuevas empresas .

  2. pinkertone

    A ver MIRANDA, tu qué leches quieres, un sistema representativo (parrafo 3) o un sistema proporcional (parrafo 4), porque en tu post te contradices.

    Supongo que es lo que tiene la demagogia.

    Y la segunda vuelta es para las elecciones presidenciales, no para las parlamentarias.

Comenta