Nasío pa desidir

 ”¡Todos juntos! ¡Soy español, español, español…!”

En Santiago el Rey pide unidad al Apóstol y a Montilla le parece una actitud casposa. Hasta ahí llega toda la pantomima de los taifas beltranejos. Todos los reyes son nefastos, si el rey no soy yo.

_La casposa unidad, queridos paisanos, es el gran obstáculo para codearme con los jefes de Estado y para que juguemos la final de la Copa del Mundo contra una nación grande y hermosa, como son los Estados Unidos.

_Pero si ellos están unidos… ¿cómo vamos a ir nosotros por separado?

_Bueno, bueno; no hay que tomar las cosas al pie de la letra. Ellos están unidos, pero son estados.

Y así dale que te pego un día tras otro. Como dice Boadella, ya que se ponen tan pesados, que les den la independencia de una pastelera vez, pero que antes paguen lo que deben.

Y entonces, cuando se llega a esos terrenos del vil metal, se comprueba que no salen las cuentas y que íbamos a crear un estado tan deficitario que no habría ni para huchas del Domund. Sabido lo cual, a los políticos se les arruga el entrecejo y ellos mismos descubren sus verdaderos planes:

_¡Pero, hombre! ¡Qué nación, ni qué puñetas! ¡Si aquí sólo hay un 17 por ciento de independentistas! ¡Y pronto no quedará ni uno en cuanto se enteren de lo que cuesta! Vamos a ver. Nosotros lo que queremos es la pasta, la guita, el parné; las pelas, vamos. Que soltéis la mosca y que os paséis la vida acojonados, pensando que somos más independentistas que Liz Taylor, que se separó ocho veces porque tenía la manía de casarse con todos los que se acostaba.

_Pero ¿y eso de “somos una nación. Nosotros decidimos”?

_Naturalmente. Nosotros decidimos siempre. Incluso cuando decidimos que no vamos a decidir.

9 Comentarios a “Nasío pa desidir”

  1. SEito

    Puesto que ya cansa el dedicar una línea al asunto, a ver si aparece el capador de boinas&barretinas de una vez;es lo que están pidiendo en susurros de silencio .

Comenta