La fiesta

Cabe suponer que los partidos ausentes de los actos institucionales de hoy no participarían jamás en una fiesta de la Constitución española, fuese cual fuese su redacción, salvo que elevase al absurdo su propia existencia declarando naciones independientes a partes de su territorio, con lo cual dejaría de ser su territorio y con lo cual tampoco estarían estos partidos. (Espero que no se hayan atragantado en el fárrago precedente).
Cabe suponerlo, pero tampoco está meridianamente claro, puesto que su desafección constitucional no les impide presentarse a las elecciones generales, a las autonómicas y a las locales; sentarse en el Congreso y el Senado, en los parlamentos y en los consistorios; gobernar en sus lugares de asentamiento o incluso ayudar a la formación de gobiernos nacionales, actividades, todas ellas, creadas y garantizadas por la Constitución. Todo ello exhala cierto tufillo a chapuza, sin que seamos capaces de decir con exactitud por qué. Nos induce a pensarlo viendo que al ciudadano mondo y lirondo no se nos permite elegir qué leyes vamos a cumplir a rajatabla y cuáles nos parecen anacrónicas o abusivas.
Tampoco se debe decir que el texto del 78 es la destilación sincrética del Código de Hammurabi a la que no se pueda tocar ni una coma, pero mientras se mantenga en vigor no hay duda de que se trata de la máxima norma de convivencia y la razón de casi treinta años de pacífico desarrollo, valores que cualquier reforma posterior tendrá que acreditar.
Puestos a hacer homenajes, la Constitución del 78 tiene motivos para recibirlos y la que la sustituya tendrá que ganárselos. Por lo tanto, hacer de hoy una fiesta de la reforma es muestra de una gran irresponsabilidad por mucha utopía que le eches. Y cuando que oye que en el nuevo texto, donde dice “disminuido” ha de aparecer “discapacitado” para materializar el gran cambio, las ansias reformistas periclitan definitivamente por la pata abajo.

Un comentario a “La fiesta”

  1. xnmbvczM

    Due to emotional stress, I have gained around 25 pounds since then. ,

Comenta