Hegel ha muerto

Alejo Vidal-Quadras reproduce un párrafo del prólogo que ZP ha escrito para el libro de Jordi Sevilla, De nuevo socialismo, en el que de un plumazo el presidente se carga la lógica de Hegel, la epistemología de Heráclito y en general, cualquier corriente filosófica conocida desde que el hombre comenzó a sistematizar el pensamiento.
No se trata de una exageración por vía del absurdo que nos sacamos de la manga para subrayar la osadía, sino una consecuencia, lógica, del ideario de ZP.
Como el párrafo es cortito, vale la pena reproducirlo. Dice así: “Ideología significa idea lógica y en política no hay ideas lógicas, hay ideas sujetas a debate que se aceptan en un proceso deliberativo, pero nunca por la evidencia de una deducción lógica”.
El planteamiento, como todo lo de ZP, es revolucionario. En apenas cinco líneas les ha hecho una manoletina a las ciencias del pensamiento, desde Aristóteles a Zubiri; a las facultades de Política y de Filosofía, a las bibliotecas de Alejandría y de Heidelberg; a Ortega, a Gasset y al mismísimo Marx, que ya estaba bastante tocado. Es sencillamente genial. A poco que amplíe y desarrolle el párrafo de marras, los estudiantes del futuro aparcarán los gruesos volúmenes en los que hoy queman sus pestañas y se afanarán en aprender exclusivamente el método deliberativo ZP, la política al alcance del PP. Ni boinas, ni birretes; ni masters ni postgrados. Te sientas, deliberas y que te salgan las ideas por donde quieras.
Así se comprende el poco aprecio demostrado a buena parte de los estudios de Humanidades. Total, ¿para qué? Si la política no responde a la lógica, tampoco la necesitará el Derecho ni la Historia. Deliberas y te quedas con lo que más te guste.
Ignoramos si Jordi Sevilla estará de acuerdo con el prólogo de su jefe, pero nos da la espina que no, pues de lo contrario ¿a qué viene escribir todo un libro sobre socialismo?

Comenta