Noticias

El presentador anuncia la conexión en directo con una de sus corresponsales. La pantalla se parte en dos y ya vemos a la aludida, alcachofa en ristre como la ministra de Fomento. Escuchémosla:
_En estos momentos está lloviendo en las tres capitales vascas y lo peor está por llegar.
¡Señores! ¡Es noviembre y está lloviendo! Y lo peor, por llegar. Seguro que caen cuatro copos. O cinco. O hay que usar cadenas. ¡Cadenas! ¡Qué horror! ¡No sé a dónde iremos a parar! En fin, sigamos adelante. Ahora el presentador dice que un estudiante no quiere ir a clase porque sufre acoso. ¿Sólo uno en toda España? Ése es un dato excelente. Sin salir de nuestra clase había cinco o seis.
Ahora viene la noticia del tabaco. Que mata. ¿Dónde oí yo esto antes? Le siguen dos o tres sucesos, de ésos que los lectores vergonzantes encontraban en El Caso, porque decían que era propio de porteras. Sí, se decía de porteras. ¡Qué le vamos a hacer!
Como estamos en noviembre le toca el turno a una noticia sobre unos juguetes malísimos que matan niños. Hay unas flechas que si te tragas la ventosa, adiós Madrid. Miro alrededor y cuento unos doscientos setenta y cuatro objetos similares. ¡Estoy poniendo en peligro la vida de mis hijos! Sudo frío.
Pasa el bloque y le toca el turno a una novedad para los móviles. Marcas politono 6666 y te sale: “El demonio a la oreja te está diciendo: no vayas a misa, sigue durmiendo”. Fenomenal. Después siguen las propuestas de un diseñador. Las tetas se van a llevar por fuera. Menuda novedad. Anuncian una nueva película carísima. Para niños, por supuesto. Ahora son los deportes. Llaman así a una serie de lugares comunes invariablemente repetidos por jugadores y entrenadores antes y después de los partidos, en medio de imágenes de los entrenamientos.
Acaba la cosa como empezó, con el tiempo.
Bueno, pues dentro de poco va a haber mucho más de todo eso.

Comenta