Los centrífugos

Acabo de atravesar la península de oeste a este, y de norte a sur, y he podido comprobar que en todas las cafeterías de carretera se venden llaveros con esqueletos articulados, con parejas que imitan el vaivén del coito y con escudos del Barça y del Real Madrid.
Además de felicitar al jefe de distribución de la empresa fabricante, se constatan las preocupaciones eternas: Thanatos, Eros y el hecho diferencial; nada nuevo bajo el sol. Sin embargo el discurso de los nuevos predicadores es que han cambiado mucho las cosas, que ahora somos centrífugos, y que ya no se puede ver la piel de toro con los ojos de Machado. Así que de Rescenvinto, que estableció la unidad jurídica con el Fuero Juzgo, ya ni hablamos.
Lo centrípeto debe ser centrífugo, y una vez que esté todo bien centrifugado, volveremos a hacerlo centrípeto, pero ahora en dirección a cada capital correspondiente.
La selección catalana de korfball _ de korf, canasta en holandés, y de ball, pelota en cualquier sitio _, ya es nacional, o sea, ya puede jugar un partido oficial contra Hungría o contra España, sin necesidad de que se apruebe el estatut. Lo han acordado el sábado en Terrassa, lo cual demuestra que estas decisiones tan trascendentales y tan centrífugas se pueden aprobar en cualquier sitio. Las Cortes Generales van camino de convertirse en Cortes Coronelas, el Tribunal Supremo sólo será Supremito, y el Museo Arqueológico Nacional ya puede ir preparando los embalajes para enviar la dama a Elche, las momias a Egipto y la bicha a Balazote.
Olvídense de sus caducas concepciones, pues un nuevo mundo de posibilidades desconocidas se abre de manera imparable ante nosotros. Atrás quedan Zaratustra, Platón y Dante. Ahora una nueva voz ilumina el paso de los centrífugos, la del presidente Laporta.

Un comentario a “Los centrífugos”

  1. bxvcnmz

    advice for when you take accutane ,

Comenta