El pollo que montan

Por fuerza hemos de creer al Gobierno cuando rebaja la intensidad de la alarma que crece en torno a la gripe aviar, pero eso no evita que el público preste gran atención a todo cuando se habla de ella.
Es lógico que sea así después del anuncio de una pandemia que en un principio se nos presenta tan devastadora que hasta los niños, al menos los míos, han comenzado a hacer cálculos sobre cuántos compañeros de su clase deberían verse afectados para cumplir los porcentajes de mortalidad. Uno de cada cinco, dicen; cuentan cinco y señalan: “Le toca a Fulanito”.
Pero cuando esa misma frivolidad se observa fuera de los ambientes infantiles, es decir, en algunos medios de comunicación que han entrado a saco en el análisis de la gripe aviar con las mismas armas con las que entran en la disección de los noviazgos de la condesita de Montoro _ “pos man dicho que…” _, lo mínimo que te queda es echarte las manos a la cabeza, apagar el medio _ si es apagable _, taparles los oídos a los niños y ponerles rápidamente la cinta remasterizada de “La matanza caníbal de los garrulos lisérgicos”, que es bastante menos truculenta y casi ni les asusta, aunque Ricardo Llovo, que es de Lugo, no ahorró sangre ni vísceras para rodarla.
El espectáculo de escuchar a un grupo de ciudadanos, algunos de ellos periodistas y todo, compitiendo por ver quién suelta la gilipollez más inmisericorde sobre medicina, laboratorios asesinos, gobiernos despiadados, virus transgénicos y gallinas Caponatas infectadas, produce lo que han de ser síntomas similares a los de la propia gripe; cefaleas, fiebres altas y propensión al vómito. De modo que si la pandemia no viene volando por la migración de tordos, puede sobrevenir por la llegada de ondas hertzianas en forma de programas explosivos, como su nombre indica.
En este caso, y sin que sirva de precedente, me quedo con lo que diga la ministra Salgado a pies juntillas.

2 Comentarios a “El pollo que montan”

  1. ALMARSA

    ZP, no es la Marca de Fábrica de Jose Luis Rodriguez Zapatero y eso absolutamente incierto. Es una vulgar copia
    ZP quiere decir, desde el año 2002, Zidanes y Pavones y lo utilizaba el Real Madrid para designar a los:
    Zidanes, los mejores del mundo, como Zidane
    Pavones, los canteranos como Pavón
    Lo inventó Florentino Pérez y siempre lo explicaba, como yo se lo digo ahora y está en periódicos y demás medios de comunicación
    Mejor explicado en Google:
    Maremagnum de Quisicosillas Zidanes y Pavones
    Si no está bien explicado, meeescribes un mmail:
    minicalendario@gmail.com y comentamos, y si es necesario te escribo un artículo, en exclusiva para ti.
    Me ha gustado los apodos de Zapatiesta, o Zapaperro, o más.
    Yo también tengo algunos, por apodos

    Un saludo

    Arturo

Comenta