Actuación contundente

caton[1]

Una de las armas de destrucción masiva

Medios policiales dan por probado que en el ataque al domicilio del profesor y columnista Roberto Blanco Valdés no participó ningún emérito de la Universidad de Santiago, ni de ningún otro campus. También se descartan de toda sospecha los oradores sagrados, los pendolistas, los panegiristas y los escasos polígrafos que quedan, tanto en gallego o castellano, como en cualquier otro idioma conocido o por conocer.

La horquilla de sospechosos queda muy reducida. La Policía tiene que estar a punto de caer sobre ellos.

Hay que ver la cantidad de burradas que somos capaces de hacer alrededor de un fenómeno tan común, tan humano y tan útil como es el lenguaje, el idioma, el habla.

A unos les da por bombardear la casa de quien defiende la libertad lingüística, y a otros, por negarse a aprender inglés aficionándose a hacer el ridículo apenas asoma la pata en los foros de por ahí.

Resulta difícil señalar cuál de las dos actitudes es menos justificable. Los primeros pretenden adueñarse del dirigismo cultural gallego, ejem! y monopolizarlo como vulgares tiranuelos. El otro es incapaz de hincarle el diente al inglés. ¿Pero esto qué es? ¿Quién ha dejado abierta la puerta de la guardería…? ¡Que se escapan los críos!

Gabilondo, el ministro, no el hermano, debería preparar el envío masivo de algunos libros, cuyo repaso o su descubrimiento por vez primera, sería de gran provecho para buena parte de la población, evitándonos así asistir a espectáculos tan bochornosos como los citados. Entre los títulos que no deberían faltar en esa selección se encuentran Palotes (I, II y curso avanzado), Rayas (Cartillas 1, 2 y 3), el Catón Alegre, Mi pequeña enciclopedia y Sumar es fácil.

Se llevan en trenes y listo.

7 Comentarios a “Actuación contundente”

  1. diana

    Con Roberto Blanco llueve sobre mojado. Son muchas ya las perrerías que le han hecho. Magnífico ayer, como casi siempre, el artículo escrito sobre el asunto por José Luis Alvite en la edición digital de La Opinión. No me resisto a reproducir alguno de sus razonamientos, como que cuando los nacionalismos escapan de la razón se convierten en una enfermedad mental o cuando dice que menuda gente ésta que no se surte de argumentos en la biblioteca, sino en la gasolinera.
    Conozco a Blanco desde hace años. Siempre ha estado en la izquierda, pero nunca ha claudicado ante la grosera presión de la izquierda nacionalista empeñada en crear un pensamiento único progre en Galicia.
    Por cierto, que supongo que contemplará entre admirado y sorprendido como el hoy ministro Caamaño, al que tuvo a su cargo en el Departamento de Derecho Político hace años, es ahora uno de los valedores del nuevo estatuto catalán y todo el despiporre autonómico.

  2. diana

    Y, se me olvidaba, quisiera ver yo la que se armaría aquí, y con razón, si un comando ultra le hubiese puesto un artefacto a, por ejemplo, Méndez Ferrín.

  3. Xurxo

    A Feijóo crécenlle os ananos. El Correo Gallego

    Camiño xa do primeiro ano de mandato, Feijóo pode comprobar a distancia que hai entre gañar unhas eleccións e gobernar. Tras a súa eficaz galopada electoral, mostrándose xinete de ánimo teimudo, diríase que “inaccesible ao desalento”, e que foi quen contra prognóstico de chegar a Raxoi a lombos dun corcel brioso como o señor Rueda, atópase coa sorpresa que tras da meta, hai todo un mundo por amañar, alleo a sorrisos, acusacións torticeiras, ou compromisos adquiridos con maior frivolidade da necesaria nunha mostra de que non importaban os medios para acadar a vitoria.

    Esquecidos na cuneta os que estaban chamados a darlle un futuro distinto a unha terra afeita xa a ser deixada na estacada polos que lle xuran eterno amor, pero que no tálamo móstranse incapaces de ter continuidade, Feijóo ten que mostrar a dimensión de gobernante. Convencer do compromiso no día a día, coa realidade que lle rodea. Evitando o estrabismo indomable que o leva a ollar agorizante o escenario madrileño, dimensionando certo afogo ante a proximade dunha Galiza rural e urbana que languidece cun liderado que trasmite certa sensación de desgana.

    Non hai noticias de que a Cidade da Cultura, herdanza do seu antigo patrón don Manuel teña un horizonte que compense os galegos do inxente holocausto que para os contribuíntes está a ser tal obra. Cabería dicir como Felipe V cando botaba contas da fortificación de Cartagena de Indias, que co investido, a obra tería que se ver dende todos os puntos de Galicia.

    Tampouco vai mellor, aínda que o seu gabinete seica ten contacto fluído con Deus ou cando menos coa súa Obra, un tema onde o espiritual se xunta co máis profano, en aras de darlle un pulo á nosa postrada economía. O Xacobeo ameaza con pasar de puntillas sen deixar o limo vivificador que os exipcios esperaban nas cheas do Nilo. Mal anda o tema cando xa saen bramidos contra a administración central tentando responsabilizala da incapacidade doméstica. En troques, o que vai ben é o enfrontamento social no tema da lingua, algo que estaba harmonizado co apoio dunha maioría social e do Parlamento. Sen máis razón que a presión dun sector concreto e moitas mans alleas o noso país, ráchase o bo sentido que se aplicaba no tema ao que contribuíron anteriores gobernos conservadores. Conflito que vai dar máis dun quebradeiro ao presidente galego, que terá oportunidade nalgún intre de ollar con noxo eses votos obtidos cunha promesa excesiva nun momento en que de seguro non contaba con verse de xestor de tal acordo.

    Economía, industria, política universitaria, perfil institucional, están nunha atonía de xestión e de ideas, que máis lembra á difícil presidencia dun cabaleiro da política, Gerardo Fernández Albor, que ás etapas do patrón. Mentres, na súa terra de orixe, “papa doc” e “baby doc”, a dinastía, faille cada día un pouco máis difícil a vida. A desmontaxe compulsiva da xestión do goberno bipartito, non leva aparellada alternativas cribles ou solventes. Nestas andamos, cando Feijóo se atopa xa, coa necesidade imperiosa de remozar un gabinete, que no seu momento naceu como puido tras diversas negativas a compartir travesía na súa nave. Pero ten as mans atadas. Porque tan prematura pero inevitable medida, poría en evidencia a fraxilidade de certos conselleiros e as políticas levadas ata o momento. E todo isto, tendo enfronte unha oposición máis que levadeira.

  4. haha

    Diana, aqui no se armaria nada, porque Cora no escribiria una columna protestando por un ataque a Ferrin como lo ha hecho con Blanco, o en su dia con Tertsch, con los cuales tiene una obvia coincidencia ideologica.

    Pero supuesto coincido con todos en que un ataque asi es injustificable. Lo que dudo es que estos problemas se solucionen con “libros”, el mundo esta lleno de gente “altamente educada” que son unos perfectos “hijoputas”.

    Hablando de “hijoputas”…

  5. diana

    Hombre, haha, si hace unos días Cora defendió a Méndez Ferrín (“A estas alturas”, se titula), de los ataques recibidos por ser separatista. Al César lo que es del César…

  6. diana

    Vale, Seito, pero una cosa no excluye la otra. Yo me he limitado a situar ideológicamente a Blanco. Y no juzgo su aptitud académica ni su estatus. Tan solo he intentado resaltar que hay también una izquierda que no se pliega a los delirios nacionalistas. Y que, en este caso, su actitud le ha valido una bomba. Creo que esto merece el respaldo de cualquier persona de bien,.

  7. hqclassic

    correct matching fantastically greatest meeting as of you within the impending and. Popular actuality your creative script skills has inspired me to start my own BlogEngine weblog instantly.
    Many thanks pertaining to discussing the following wonderful content on your internet site. I discovered it on google. I will check back again once you post extra aricles.

Comenta