El juez incorrecto

 

20070219185403-feminismo2_noticias_3910[1]

Una visión inédita: el hombre como víctima

Al juez Serrano lo quieren lapidar arrojándole reproducciones del Duomo de Milán por atreverse a cuestionar las excelencias de la Ley Orgánica de Protección Integral contra la Violencia de Género. Y es que el juez Francisco Serrano no pertenece a la internacional Bobos sin Fronteras y todavía sabe discernir blancos, grises y negros en la actuación judicial sin dejarse arrastrar por consignas preestablecidas.

Por eso al juez se le ha ocurrido denunciar que esta ley propicia la detención de miles de hombres por denuncias falsas, debido a que su normativa está inspirada en la dictadura del feminismo radical.

Este pensamiento le ha valido que varios grupos surgidos alrededor del maltrato soliciten para él su expulsión de la carrera judicial. Menos mal que otras 67 asociaciones le apoyan y resumen que todo se reduce a una rabieta.

No es la primera vez que Serrano se enfrenta a la norma y a sus enfurecidas defensoras. En una ocasión anterior defendió que la ley había logrado multiplicar los casos de maltrato, que las feministas radicales se oponían a las soluciones dialogadas con intención de engordar las estadísticas y que su principal objetivo era seguir chupando del bote. Está claro que a ese feminismo se le ha colado una piedra en el zapato y quieren quitársela como sea.

Ahora bien, fuera de los círculos previamente adoctrinados, donde la cerrazón mental es básica para seguir perteneciendo a ellos, el juez Serrano despierta simpatías por donde deja oír su voz, pues le asiste la cordura y la sensatez cuando esgrime la bandera de la custodia compartida, cuando apela al diálogo entre la pareja antes de cualquier otra medida, o cuando denuncia que esta ley favorece la formulación de denuncias falsas contra los maridos. Y nada de eso supone restarle importancia a la gravedad de los malos tratos.

9 Comentarios a “El juez incorrecto”

  1. Athini

    Hace ya un par de años, me permití dejar un comentario en esta bitácora en el que dejaba datos concretos, por una parte, que demostraban que las estadísticas oficiales sobre el número de hombres asesinados por sus esposas ocultaban al menos la mitad de tales casos. También le dejaba la referencia de algunas de las numerosas encuestas oficiales (realizadas en Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Nueva Zelanda y Australia) en las que se concluía que el número de mujeres maltratadoras era perfectamente equivalente al de hombres maltratadores. Pero por alguna misteriosa razón, dicho comentario jamás fue publicado.

    (athini_glaucopis@hotmail.com)

  2. COMPLEJitos

    Cora, lo que el Juez Serrano criticó fundamentalmente fue un estudio del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial según el cual sólo una de 530 resoluciones judiciales analizadas podía considerarse como denuncia falsa.

    De Agencias: “El estudio, que versa sobre los cuatro años de vigencia de la Ley Integral contra la Violencia de Género, recoge que de esas 530 sentencias, bien en fase de apelación o en ejuiciamiento, el 84,91% son condenatorias.

    De estas sentencias condenatorias, el 59,33% (267 resoluciones) son por maltrato, el 21,78% (98) son por delitos de amenazas leves; y el 10,22% (46 sentencias) son por quebrantamiento de pena o medida cautelar o seguridad. Además, también se concluye que el delito de violencia habitual, “sigue siendo de aplicación residual”, con sólo un 6,22% de sentencias.”

    Parece ser que el Juez Serrano tiene sus propios datos y, entre otras cosas, dice que “este año han matado ya a 51 mujeres (hasta el 3 de diciembre) y a 30 hombres, pero no se registra oficialmente”. Y la pregunta que se me ocurre es, si no se registra oficialmente ¿de dónde saca Su Señoría estos datos?.
    Entre los 30 de los que habla el Juez, ¿hay homosexuales? ¿qué rol asumía la víctima en la pareja?.

    Y me ha gustado eso que dices de “pues le asiste la cordura y la sensatez (…) cuando apela al diálogo entre la pareja antes de cualquier otra medida”. Pues nada Cora, ya me gustaría ver a mí al Juez Serrano apelar al diálogo con un tipo que después de hostiar a su mujer durante los últimos 20 años un buen día decide quemarla viva y después suicidarse. Me parece una gilipollez sólo comparable al teléfono de atención a los maltratadores que se inventó Aido.

    Porque sí, Cora, el feminismo radical hace mucho daño a la causa, pero el Juez Serrano también.

    Si realmente se están produciendo disfuncionalidades en la aplicación de la Ley habrá que trabajar para corregirlas, con rigor, sin frivolizar y sin buscar titulares de prensa. Si algunas mujeres por celos, despecho o en un proceso de divorcio presentan denuncias falsas por malos tratos, que todo el peso de la ley caiga sobre ellas, tampoco olvidemos que las denuncias falsas no salen gratis:

    “CAPÍTULO V del Código Penal.
    DE LA ACUSACIÓN Y DENUNCIA FALSAS Y DE LA SIMULACIÓN DE DELITOS.
    Artículo 456.

    1. Los que, con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad, imputaren a alguna persona hechos que, de ser ciertos, constituirían infracción penal, si esta imputación se hiciera ante funcionario judicial o administrativo que tenga el deber de proceder a su averiguación, serán sancionados:

    Con la pena de prisión de seis meses a dos años y multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito grave.

    Con la pena de multa de doce a veinticuatro meses, si se imputara un delito menos grave.

    Con la pena de multa de tres a seis meses, si se imputara una falta.

    2. No podrá procederse contra el denunciante o acusador sino tras sentencia firme o auto también firme, de sobreseimiento o archivo del Juez o Tribunal que haya conocido de la infracción imputada. Estos mandarán proceder de oficio contra el denunciante o acusador siempre que de la causa principal resulten indicios bastantes de la falsedad de la imputación, sin perjuicio de que el hecho pueda también perseguirse previa denuncia del ofendido.

    Artículo 457.

    El que, ante alguno de los funcionarios señalados en el artículo anterior, simulare ser responsable o víctima de una infracción penal o denunciare una inexistente, provocando actuaciones procesales, será castigado con la multa de seis a doce meses.”

    Por cierto Cora, hablando de jueces, hay uno – o había – muy simpático en Murcia, el juez de Familia Fernando Ferrín Calamita, objeto de numerosos homenajes durante los últimos meses en Intereconomía. Al pobrecito el Tribunal Supremo le ha impuesto una condena de doce meses de multa y diez años de inhabilitación por un delito de prevaricación. Podrías escribir una bitácora sobre él, aunque ya te advierto que al tío se la sopla lo que digamos tú, el Tribunal Supremo y yo, porque ya ha dicho que “el verdadero Juez Supremo, ante el que todos compareceremos más pronto o más tarde, me absolverá”.

    Feliz Navidad a todos los habituales: el bueno de SEito, mi admirado Jabato, mi adorada Scéptika, el cascarrabias – con cariño – de Tamarin,…, y a los del lado oscuro, Celestino, haha, Manel,…, cuántas cosas no habré aprendido con vosotros.
    Y por supuesto a Cora. Me hubiese gustado regalarte el libro de Kirmen Uribe en agradecimiento por los grandes momentos que nos haces pasar a todos los que aquí nos reunimos, pero lamentablemente no lo he encontrado todavía.
    Hala, agur yogur.

  3. Tamarin

    Corrijo:
    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/22/espana/1261495993.html

  4. Athini

    Querido Complejitos:

    La información que no logré que apareciera recogida en estos comentarios, llegó a manos de Arcadi Espada algún tiempo después. Éste decidió dedicarle dos entradas en su bitácora. Puede usted leerlas si busca en google la siguiente secuencia: “para ampliar las noticias del periódico sobre mujeres”.

    Si se toma usted la molestia de leer esta información podrá comprobar dos cosas:

    1) Los datos que proporciona el Observatorio para la Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial ocultan gran número de los hombres asesinados por sus parejas y de los niños asesinados por sus madres.

    2) Las investigaciones (oficiales y académicas) realizadas en muchos países, llevan demostrando desde hace varios años que el número de mujeres que agreden a sus compañeros es comparable al de hombres que agreden a sus compañeras.

  5. COMPLEJitos

    Sobre los datos del Juez Serrano:

    http://www.elmundo.es/elmundo/2009/12/25/espana/1261765714.html

  6. SEito

    Antes se vivía mejor, pues todo lo invadía una “Ola de erotismo” generalizado; ahora, con las modernidades de la segmentación de mercados y la Customización, está claro que nos toca vivir la “Ola de delirio feminista” .
    Una vez más, se engaña a la mujer, pero esta vez no es el hombre quien lo hace, aunque, válgame Dios, sea quien al final pague los platos rotos .

Comenta