Mariano Rajob

Rajoy

A paciencia es difícil que nos ganen los políticos, de modo que apelar al santo Job para ilustrar el colmo del aguante al frente de un partido, no es imagen que nos conmueva más allá de lo que podría hacerlo una madre que suspira por los rincones después de comprobar que su criaturita ha pintado con rotulador las paredes del dormitorio: “¡Ay; señor, señor! ¡Qué paciencia hay que tener!”

Y la tiene, claro; porque el niño no sale disparado directamente a comprar aguarrás, sino que ahora también pintarrajea las paredes del pasillo y las del living room, en caso de existir.

Pero el caso es que Mariano Rajoy ni siquiera llega al aguante de la madre. Él no dice: “¡Qué paciencia hay que tener!” sino “La paciencia que yo tengo no es la del santo Job, por lo tanto he echado de casa al nene del rotulador y no se le espera ni para Navidades”.

Yo no sé si Costa ha dado suficientes motivos para agotar las reservas de Rajoy, si la expulsión tenía que haberse producido antes, o si el partido se ha portado de forma despiadada con quien hasta ahora había sido uno de sus más destacados dirigentes. En cualquier caso no parece un contencioso en el que sea correcto supeditar las decisiones a una aplicación más o menos generosa de la paciencia.

Costa ya no es militante del PP, no porque a Mariano Rajoy se le hayan hinchado los ganglios linfáticos, sino porque su conducta ha dejado de ser la exigible a alguien que se tiene por miembro de una organización política con aspiraciones.

Como madre Rajoy tiene poco futuro. Jamás le oímos decir a ninguna: ¡Hasta aquí llegó mi paciencia!”, salvo cuando se trata de una figura retórica de exageración, porque en realidad la mujer sigue aguantando que le pinten las paredes, que sólo se tomen la sopa haciéndoles el avioncito y que confraternicen con las peores amistades.

38 Comentarios a “Mariano Rajob”

  1. COMPLEJitos

    Para paciencia la de los votantes del PP con Rajoy.

  2. scéptika

    Luego, a quienes vamos un poco por la vida de acratonas o acratoides, se nos tilda de derechosas de toda la vida. No importa que hayamos clamado mil veces por una república -res publica, honesta y con posibilidades de alternancia- desde el destete. Utopía, si lo prefieren.

    Ni soñando me llego a creer que la regeneración de esta pseudodemocracia, partito- u oligocracia, al gusto, que padecemos venga de ella misma.

    ¿Posibilidades de cambio? Ciertamente ninguna, a menos que el número de ciudadanos concienciados aumentara en una proporción imposible y el número de votos en blanco de unas próximas -solo Dios sabe cuándo- elecciones sumara más que los dos partidos principales, casi únicos, que nos (mal)gobiernan. Ya sé que es una utopía, una vez más, inalcanzable, pero ahí segui´re con mi sobre vacío.

  3. Manel

    Si alguien en su camino se encuentra un gran charco, se para y no lo salta, es que está cagado de miedo, y no que esté esperando a que éste se seque.
    Con ello queria ejemplificar la actitud de Rajoy. Ni paciencia ni leches. Es una persona indecisa, que espera que el tiempo lo arregle todo, pero falto de reflejos e incapaz de tomar decisiones con la energía que cada ocasión requiere.
    Me parece que es un fiel seguidor del expresidente de la Xunta Fernández Albor, cuyo lema, según él mismo decía, era “velas vir, deixalas pasar e ir tras elas”.
    Sr. Cora, Zp se va a celar. No se puede ser tan ambale con unos y lanzarse a la yugular de otros a la mínima.

    Salutacions cordials

  4. haha

    Que no se puede, dices? Vaya si se puede!

    Con tal de que no te importe tener un minimo de credibilidad como periodista…

    esceptika, yo conozco a un tipo que ya prometio, anhos ha, la “regeneración de esta pseudodemocracia”. Frecuentaba las tabernas de Munich, aunque alli creo que les llaman “Biergartens”.

    haha

  5. SEito

    Joy&Job, difícil de encontrar esa conjunción en un individuo, para ser reconocida como valor actual al que la posee . Cuando está a un lado le piden que esté en el otro, mientras cada barrio, se monta su feria y después le pasa la factura o por lo menos lo intenta .

  6. jabato

    Hoy me encuentro en una curiosa situación, ya que estoy de acuerdo, al menos parcialmente, con el contenido de todos los post que preceden al mío. Parece increíble, pero es así.

    Estoy de acuerdo con el Sr. COMPLEJitos en que la paciencia de los votantes del PP ha de ser inconmensurable, para mantener el voto con la que ha caído y sigue cayendo. No digo que la culpa sea toda de Rajoy, pero el caso es que él es el Presidente y, aunque no sea culpable, sí es responsable.

    Con la Sra. Esceptika, de acuerdo en ese sueño con una república “honesta y con posibilidades de alternancia”. De acuerdo en el pesimismo sobre las posibilidades de cambio. Sin embargo, y teniendo muy claro que no es fácil que el electorado despierte y comience a votar con la cabeza, en lugar de hacerlo con otras partes menos nobles del cuerpo, el cambio del sistema tiene que venir del sistema mismo. Cualquier esperanza de una solución “revolucionaria” nos pondría en mucho peor situación de la que estamos.

    Hasta con el Sr. Manel, por más que me duela; pero lo que dice sobre Rajoy y su forma de gestionar la intrincadísima situación que le ha tocado, es cierto. Hay que pensar con la cabeza, no actuar a ciegas ni a impulsos; pero una vez pensado, y adoptada la decisión, hay que actuar. Más vale, como dice el refrán, ponerse una vez colorado que cien veces amarillo.

    Y con el Sr. Seito, también. Critico a Rajoy, pero no dejo de ver que la situación que le ha tocado gestionar es endemoniada. Haga lo que haga, le crucificarán, y si no hace nada, también. Pero quizá por eso mismo, si sabes que tu destino definitivo es, sin remisión, la cruz, entonces debes actuar como un hombre; si ves que tú no vas a llegar (no porque no valgas, sino porque las circunstancias te lo impiden), al menos llévate por delante a los enemigos de tu partido (de dentro y de fuera del mismo), para que tu sucesor sí pueda llegar, sin ataduras.

  7. pau

    El señor Rajoy, con el mayor de los respetos, posiblemente es un buen hombre pero con casi total certeza no vale ni para gobernar su comunidad de vecinos.
    Uno que manda tiene que mandar, y de vez en cuando (no a diario porque la reiteración cansa y cría callo) hay que enseñar las fauces erizadas de colmillos asesinos dejando muy claro que son capaces de llevarse por delante a dentelladas el cuello de cualquiera que se ponga por delante. Y más en España con lo cainitas que somos.
    No estoy diciendo que lo de las dentelladas se haga, atención, estoy diciendo que hay que dar a entender que en cualquier momento podría suceder. Pero sin olvidar que si tuviera finalmente que hacerse, se hiciese con absoluta determinación y premura. Para aviso de navegantes cainitas y demás especies crecederas.
    Todo lo demás son vahos de eucalipto para el enfriamiento, que no sirven para nada pero aromatizan la habitación.

  8. pau

    Para los que acaso pudiesen criticar, por drástico y dictatorial, mi comentario anterior acerca de las dentelladas asesinas que debería dar Rajoy para limpiar su partido de arrogantes que le hacen la cama:

    Don Zapaterone mandó fusilar a medio PSOE, concretamente a la vieja guardia, a la que ha laminado literalmente, y nadie se lo ha reprochado ni lo más mínimo; pero mucho menos todavía le han tildado de dictador por haber quitado de la circulación a toda la ganga que le estorbaba.

    Quizás porque sonríe siempre tan dulcemente…

Comenta