La dictadura boba

m4-442637901-647x2311

“Se hase sabé que hay un esaborío en la playa”

El locutor/socorrista de la gaditana playa de La Caleta, Juan Antonio García, alias El Ardentía, no era políticamente correcto y su empresa le ha dado un tirón de orejas de parte del Ayuntamiento. Y todo porque a un bañista de ésos que se levantan con el colmillo torcido, plano el cerebro y bilis por saliva, se le ocurrió denunciar al pobre chaval, pues no le gustaban las bromitas con las que aderezaba sus informaciones, mensajes y advertencias.
Por ejemplo, decía Juan Antonio: “Musho cuidado al bañarse, que viene una plaga de medusas con mú mala idea”. Y claro, todo el personal se ponía al loro con las medusas y agradecía el aviso. Todos, menos uno; el esaborío, malaje, escozío que denunció a Juan Antonio. Mira tú lo mucho que reconforta un poco de salero en esta vida, aunque sea para anunciar que viene una plaga de bichos urticantes y va éste y lo denuncia. Hay que ser bobo.
Y otra: “Se recuerda que están prohibidos los juegos de pelota; por favor, comprarse un parchí”.
Pues claro. Después de que te gastas los euros en las palas y de que cargas con ellas hasta la arena, lo mínimo es que te las prohíban usar con cierta gracia, como la que tenía aquel voceador de prensa que gritaba por las calles el reportaje de la última captura del Caudillo en el Azor: “¡El cachalote de Franco! ¡Vean el cachalote de Franco!” Y todos comprábamos el periódico, porque una cosa así no se contempla con frecuencia.
Lo que le ha pasado a Juan Antonio es prueba evidente de que el sentido común se ha ido al garete y de que hoy se ha impuesto el sentido gilipollas, mezcla diabólica de ignorancia y de soberbia en dosis similares, que convierte a los burros en profesores y al sabio, en presunto delincuente, porque Juan Antonio, a su manera, era el sabio de la playa, con torreta y micrófono:
_Mañana traeros la rebequita, que va a cambiar el tiempo.
A ver quién supera eso.

50 Comentarios a “La dictadura boba”

  1. sceptika

    De la gracia gaditana qué les voy a contar. Ahí está el enorme monumento lírico-picante de sus cientos de letrillas cada año en Carnaval. Lo raro es que haya surgido ese esaborío quejándose de que er shavá der canuto diga por er artavó esas ocurrencias que allí es tan normal como por estas tierras acompañar una taza de ribeiro con una pincho de empanada. Más aún, cuando la alcaldesa, Teo la der Pepé, hace ya la tira de años que conoce bien cómo se las gasta su gente, pues siendo cántabra lleva muchas elecciones barriendo en todas las elecciones municipales. Aún recuerdo una letrilla en que le decían, “Teo, Teo, Teo, que hasta el nombre lo tienes feo”. O en otra que ante el rubio oxigenado de su media melenita, le preguntaban con no mucha delicadeza de qué color tenía el pelo en otros rincones de su anatomía. Teófila, tal vez porque eso le entra en el sueldo, se descacharra de risa con estas cosas. O al menos así se la ve.

    Tengan en cuenta que Cádiz, que encabeza el ránking de la primera división del paro andaluza, que ya hay que andar de prisa, lleva mucho tiempo votándola, absoluta sobre absoluta. Por algo será.

    Estoy a millones de años luz de la gracia gadita, pero pasé allí unos años inolvidables de la época más inolvidable del ser humano, la adolescencia. Incluso escribí una vez una letrilla de carnaval, no recuerdo si en los últimos cincuenta o primeros sesenta, y las monjas me censuraron tres o cuatro términos que tuve que cambiar, después de que la teníamos ensayada y la cantábamos acompañada de pitos de caña, como mandan los cánones. Uno de ellos era la palabra ’suegra’, que es posiblemente el personaje más satirizado del carnaval gaditano. No olviden la coplilla, ‘Si me caso y tengo suegra/ ha de ser a condición/ de que si no muere en un año/ la tiro por el balcón’.

    En fin, COMplej mi amol, que aprovechando que el Miño pasa por Lugo y Orense, podías haber dejado hoy de lado a los dos prendas -otro término muy gadita- que encabezan los partidos grandes y haber echado unas risas con nosotros.

    Ya mismo se cumplen los 2cientos años de la Constitución de Cádiz, la Pepa, cuando ‘con las bombas que tiran/ los fanfarrones/ se hacen las gaditanas/ titabuzones’.

  2. Manel

    Fina ironia en tu argumento ad hominem, admirado Complej.
    Fraternal Esce, cada día me sorprendes más. Para mejor por supuesto.
    Salutacions cordials

  3. SEito

    Eso le pasa ar chava, por no ser un abajo firmante;nunca se le considerará un intelectua .

  4. pau

    ¿Pues no tenemos en Cataluña a probos comerciantes con negocio abierto al público, que corren desalados a denunciar a la Cheneralitá que el tendero del negocio de al lado no rotula su establecimiento en catalán?

    ¿A quién le extraña pues que en esta auto-contagiada nueva inquisición inducida desde arriba a nivel capilar, individual, un ciudadano se crea con el derecho de ponerse gorra de plato por un momento y denuncie a la autoridad competente las extralimitaciones lingüísticas del vigilante de la playa?

    A mi no me extraña nada: si es lo que hay…

  5. te lo digo te lo comento

    Es más nuestro el video de la Lanzada. Pero lo que más me gustó hoy de internet es.” Según los brillantes estrategas que preparan la reentrada de la temporada política en el PP y los medios de la caverna, este año vamos a morir todos de gripe mientras hacemos la cola del paro, tras ser obligados a hablar catalan, con el Tribunal Constitucional okupao y rodeados de espias” Me gustó tanto como lo de dimitir un poquito y si se ven muy apurados.

  6. rois luaces

    Cometí el error de leer lo de ayer, eso de Dinamarca y los impuestos, y me acucia una duda existencial: ¿Cuántos pilotes, radares, mensajes bobos, señales mal puestas, caza de incautos y multas de tráfico padecen los entusiastas (del impuesto generoso) daneses?
    Es que vi a unos pobres chicos con el coche estampanado en la rotonda de Ramón Ferreiro que, salvo ceguera involuntaria, no tiene ninguna limitación vertical de velocidad a 20 como más, ni aviso de obras, ni de doble dirección contra lo habitual, ni ná de ná, ni cambian el semáforo o hacen sitio para que no se bloquee todo el tráfico por los que no giran a la derecha al pasar el páramo del seminario. En fin, machacar y no ceder, que ya quedan pocos.

  7. COMPLEJitos

    Rois, vivo por la zona, así que sé de lo que hablas. Por una vez y sin que sirva de precedente, te doy la razón. Es absolutamente caótico, y un milagro que no se produzcan más accidentes.

Comenta