Me quemo solo

Buenas noticias. Esto funciona ya con toda la autonomía que se reclamó en los setenta a la par que la amnistía.
A la vista de lo ocurrido en el incendio de Guadalajara se puede decir incluso que hemos superado todas las expectativas, pues en aquellos momentos de euforia reivindicativa ninguno de los manifestantes que se desgañitaban haciendo coincidir las rimas –ía, podían sospechar que gracias a su clamor, treinta años después Castilla-La Mancha iba a tener tanto poder y tanta independencia como para rechazar la ayuda contra el fuego ofrecida por la Comunidad de Madrid, a la espera de los hidroaviones franceses, que ésos sí que mojan.
Ahora se nos cuenta que los servicios contraincendios madrileños permanecieron todo este tiempo en estado de alerta, manguera en ristre, esperando que al señor Barreda se le ablandara la autonomía y les permitiese cruzar la frontera, recorrer los ochenta kilómetros que les separan de la catástrofe y echar una mano para controlar la gigantesca tea.
Pero su gozo solidario, como el agua salvadora, se quedó en el pozo. Eso sí, el chaparrón se lo llevó Fernández de la Vega, que para el caso es lo mismo.
Cuesta trabajo suponer que si Madrid estuviese gobernada por las mismas siglas que Castilla-La Mancha, entonces sí que se hubiese aceptado la ayuda. Cuesta trabajo porque la soplapollez es mayúscula, y uno todavía tiende a pensar que a los puestos de responsabilidad política llegan los mejores, no los más cabritos.
Duro golpe para la alianza de civilizaciones cuando Guadalajara y Madrid no son capaces de ayudarse en un incendio forestal. La parte positiva de la tragedia, que los habitantes de la zona devastada habrán apreciado en toda su dimensión, es el alto grado de autonomía alcanzado por su comunidad. Un nivel que no se conocía desde la invasión de los alanos. Enhorabuena.

2 Comentarios a “Me quemo solo”

  1. SEito

    No,no se rompe,la rompen los incompetentes en todo excepto en el pegamento del asiento/partido . Al enemigo ni agua,al ciudadano menos,nosea que quede clara su incompetencia.
    menos mal,que nuestros Jóvenes deportistas y otros,ganan los números 1 en muchas competiciones Mundiales.A ver si aprenden los Políticos,

Comenta