El sobaco sudón

Que Carod es un fenómeno mediático en toda regla lo demuestran sus apasionantes revelaciones a una revista juvenil, tan interesada en las intimidades del político como en las de David Bisbal, Fernando Torres o Paz Vega. Les cuenta Carod a los adolescentes que cuando sale de la ducha cada mañana, se arma de desodorante y se lo aplica primero a la axila izquierda, después a la derecha, y finalmente vuelve a hacerlo sobre la izquierda, ¿Por qué será?, se pregunta a sí mismo el filósofo del Tulipán Negro.
No permanezcas ni un segundo más en la duda, querido Josep Lluís. La explicación de tu proceder es bien sencilla. Si actúas así en el cuarto de baño es porque te canta el ala.
Sabemos que te desilusionará conocer una respuesta tan ramplona a tu profunda preocupación axistencial, pero nada nos hace sospechar que tu diario ritual de higiene obedezca a una mayor presencia en tu cuerpo de feromonas de izquierdas, ni siquiera de feromonas republicanas, ni de feromonas catalanas. Lo tuyo es que huele mal. No le des más vueltas.
Si te sirve de consuelo, recuerda que Franco cargaba el escroto a la diestra, pero ni por ésas se le ocurrió decir jamás que gracias a ese detalle él era más de derechas que san Pascual Bailón. Son cosas que tiene la naturaleza y punto. Comprenderás que si tu sobaco sudón ocultase algún mensaje político, los calvos no podrían dedicarse a la cosa pública, pues su alopecia nos estaría anunciado que les iba a caer el pelo y nadie los votaría.
Pierde cualquier esperanza. Te canta el ala izquierda como podrías padecer halitosis, producir en los pies más metilmercaptano de lo normal, o sufrir exudaciones y eflorescencias. Nada de lo que sentirse políticamente satisfecho. Las yagas y estigmas que algunos personajes han querido ver en sus cuerpos como manifestaciones de la divinidad suelen ser producto de alucinaciones. Tu bromhidrosis, probablemente también.

Un comentario a “El sobaco sudón”

  1. nbvxmcz

    natural substitute for effexor xr ,

Comenta