La abuela pederasta

e12y67111Cada día que pasa esta sociedad floja y descoyuntada pone a nuestro alcance las más variadas y contradictorias decisiones, sin duda para que no se nos agote la capacidad de sorpresa, o para mantener en alerta las neuronas y así no nos pille ese señor alemán que se apellida Alzheimer.
Podemos ser testigos de una sentencia que castiga a una madre por darle un bofetón a su hijo, o a la absolución de un asesino de su mujer “porque no existe peligro de reiteración”. A no ser que fuese bígamo, claro.
Hoy está en los papeles el caso de la abuela inglesa a la que le prohíben hacer fotos a sus nietecitas en la piscina pública, “por si es pederasta”. ¿Cómo no se nos habría ocurrido antes? Hay que ver la cantidad de abuelas pederastas que hemos dejado pasar hasta ahora en los parques, en las playas y sobre todo en los cuartos de baño, que es donde se consiguen las mejores fotografías.
Al juez Pedraz le da por lo mismo pero al revés. Él no ve pederastas o delincuentes por todas partes. Él no los ve en ninguna. Que si quieren insultar al Rey, ponerlo de chupa de dómine, quemar algún retratillo o lanzarle un escupitajo a la corona, no se repriman, él vela por ustedes. La libertad de expresión se lo garantiza y el juez Pedraz hace turnos de guardia para que también la puedan ejercitar por la noche.
Si por el contrario lo que tienen entre ceja y ceja no es insultar a nadie, sino organizar algún homenaje popular, por ejemplo, al asesino de una niña llamada Silvia Martínez, tampoco se van a encontrar con ningún problema, que para eso está el señor juez al pie del cañón, siempre en defensa de los intereses más nobles. Y a la madre de la niña que le den morcilla, porque es un poco facha la tía.
Por todo ello he dejado de hacer fotografías a mis hijos. Les he comprado un carboncillo y que se hagan ellos el retrato si quieren.

14 Comentarios a “La abuela pederasta”

  1. jabato

    Estamos como siempre. El Sr. COMPLEJitos razona perfectamente los argumentos dados por el juez Pedraz, y llegamos todos (el Sr. Cora no) a la conclusión de que, jurídicamente, la resolución de Pedraz es difícilmente criticable. Otra cosa es que, en muchas ocasiones, a los políticos les gustaría enormemente que los jueces tomaran decisiones por ellos.

    No me cae bien el juez Pedraz, pero eso es problema mío. En este caso, su actuación es jurídicamente impecable (en mi modesta opinión).

    Estoy igualmente de acuerdo en que no se puede abrir un procedimiento penal contra nadie por el hecho de pitar o abuchear la figura del Rey. Creo que mi concepto de la libertad de expresión, siendo más corto que el del juez Pedraz, es más amplio que el del Sr. Cora, al menos en este concreto aspecto.

    ¿Dónde tenemos el problema, entonces, Sr. COMPLEJitos?. Pues en que Vd., aún sin venir a cuento, aprovecha para introducir en el comentario una encendida defensa de ZP. Y eso, aún poniendo la mejor de las voluntades, no lo soporta mi ADN.

    Atentísimos saludos,

  2. lasillaturca

    Si si tu dale alas y veras como hace otra sentada y tenemos que dar ceuta y melilla

  3. COMPLEJitos

    Jabato,por Dios,¿encendida defensa de ZP decir que no me gusta que se grite ZAPATERO AL PAREDÓN delante de unos niños?.

  4. celestino

    Totalmente de acuerdo con Jabato y COMPLEJitos.

    Nuca me fio demasiado en como tratan los asuntos judiciales los medios de comunicación; y por mi (corta) experiencia más todavía.

  5. lorenzollamas

    El PP premia a los presuntos corruptos, imputados en el Gurtel, cobrando sueldo pagado por los españoles y lo que es más grave, representando a la ciudadanía en las instituciones del Estado. No vasta con el cese temporal de la connivencia.

    Por higiene democrática el PP debe exigirle que abandonen sus puestos y entreguen sus actas al PP

  6. pau

    Pero es que el rey es un bragas, con perdón de quien (o quiena, que diría la Aído) las use.

    A este rey le mean en la boca y dice que es champagne, siempre y cuando quien se le mee sea separatista o de izquierdas. Va en gustos, mira.

    Pero en el estadio parisino en el que se celebraba no sé qué partido de fútbol, a la que una parte del público se puso a silbarle al himno francés, el que presidía aquello en el palco de autoridades amenazó con hacer suspender el partido.

    Eso es ejercer la autoridad y no vivir del cuento como estos borboncicos a los que amamantamos.

  7. SEito

    No hay que elevar tan alto la mirilla; basta con apuntar a la vida diaria, manifestada por el Sr.De La BitáCora en los ejemplos de abuelas sufriendo la falta de sentido común de ciertas leyes y sus aplicadores .
    Responsabilizar de las consecuencias de todo ello, a quien no puede defenderse, es como casi siempre, un ejercicio de banalidad .

  8. scéptika

    Por una vez creo que desfilo con el paso al revés de lo que se espera. No soy monárquica, ni mucho menos juancarlista. Este borboncico como nombra alguien, está a la altura de sus ancestros, en los que se pueden contar con los dedos de una oreja los que merecen alguna milésima de respeto.

    Hizo un, ¡UN! brindis a la galería, asegurándose primero que el toro estaba ya amarrado, dopado y con los cuernos rotos y de ese cuento lleva viviendo veintiocho años. Desde que llegó en el Lusitania exprés con su traje de pantaloncito corto, ha tragado carros y carretas y como nota principal de su biografía hay que destacar que ha hecho un fortunón de mucho fundamento.

    Adúltero pregonado, casquivano -todos los borbones han sido de bragueta brava- y vividor, ha conseguido que en los periódicos se les caiga la baba a una inmensísima mayoría de lameculos, quitapelusas, tiralevitas y chupasables a los que se les hace el culo limonada cuando les da una palmadita en la espalda.

    Un amigo mío, lo de amigo es más bien un recurso literario, compartió los últimos sesenta y primeros setenta en distinstas trincheras conmigo, no a favor del viento precisamente. Era más de izquierdas que Lenin y más anarco que Kropotkin, siempre dispuesto a pegar panfletillos y correr. Luego, gracias a su habilidad para el dibujo, se apalancó a la sombra de un cátedro, al que besó el trasero hasta que este le consiguió cátedra aunque de menor cuantía. Llegó a decano de aquella humilde facultad y ¡¡¡tatatachán!!!, fue recibido por no sé qué cosa en la Zarzuela junto a otros cuantos que compartían alguna prebendilla barata. Desde entonces es más monárquico que Ansón. Cosas veredes, Sancho.

  9. pau

    Lo de los dedos de una oreja ha tenido mucho nivel. Mi enhorabuena.

    Y eso de que preclaros adalides de una cierta ideología (la que sea) cambien su culo de silla a todo correr si en ello les va la manducancia, hasta sentarse incluso en la silla más opuesta a la suya, pues… cómo se lo diría yo: es viejo como el mundo.

    ¿O no decía eso aquel antiguo aforismo? “El que a los veinte años no es un idealista es que no tiene corazón, pero el que a los cuarenta lo sigue siendo es que no tiene cerebro”.

  10. SEito

    DEl 2 al 15, extraido el sujeto y sus apellidos, es un traje con zapataos a juego, que puede describir de una forma muy detallada, miles de coetáneos españoles montados en la misma ola, pero sin la preparación y los resultados demostrables a favor de España, que el atacado Don Juan Carlos ha demostrado . No hace falta ser monárquico para admitirlo y hay que tener algo personal en contra, para manifestarse así sobre una familia a la que más de una persona normal y corriente pueda haber visto en su día a día que nunca se comportó derrochadora . Quien esto escribe, se pudo encontrar, al igual que el resto de personas que utililizaban los servicios de un Hotel Hesperia nada lujoso, en la Barcelona preolímpica de finales de los 80 , a la Reina y sus hijos hospedados allí y desayunando del mismo buffet que quienes estaban en el hotel por motivos de trabajo .
    Tita Eska, siento no haberte contado antes esta anécdota y la saco aquí a colación, porque no hay cosa más peligrosa que poner en una diana, en momentos de crisis, a quien sin ser culpable de las mismas, puede servirles a los organizadores para entretener al público de la feria, mientras ellos se lavan las manos .
    Si quienes gobiernan utilizan sus valores, suelen dar fruto dichas acciones;si no tienen la más mínima preparación para la posición que ocupan y arruinan el estado mientras dura su aprendizaje, que nadie lance basura contra nuestros símbolos, sea persona, animal o cosa .

  11. rois luaces

    Me alegro de haberlo leído, SEito.

Comenta