Los extremeños se tocan

A veces, hasta se manosean

La ventaja de tener un gobierno dúplice, bicéfalo y aficionado al poliamor, es que si padeces una invasión a la ucraniana _ Santiago Apóstol se encargue de evitarlo _, siempre habrá algún ministro que no la considere una agresión exterior, sino una visita de cortesía.

Los afrancesados de antaño son los aputinados de hogaño y sientan sus reales en el Consejo de Ministros, tan débil gobierno hemos compuesto.

No les hables de gastos militares. Solo está autorizado para realizarlos su amigo el calvo cuando se le ocurra repartir abrazos de oso y quedarse con la miel de todos los panales.

Armar al enemigo, o permitir que una comunidad autónoma legisle en contra de sus propias leyes, o de la Constitución, son para Sánchez los rasgos inequívocos de una democracia plena y en consecuencia ordena que todos los niños la estudien al lado de una fotografía de su lindo y feldespático rostro, a imagen y semejanza de lo que Franco hizo en los textos de la FEM, Formación del Espíritu Nacional, antecedentes de los que hoy se pergeñan.

Hay que ver cuán cerca están las democracias de las dictaduras, si ambas son plenas. Casi se tocan como los extremeños.

El ferrolano calificó la suya como democracia orgánica porque sabía que en realidad, democracia-democracia no era. Y el madrileño se refiere a la suya como plena por la misma razón.

A ver si un día nos la venden sin adjetivos y podemos avanzar hacia asuntos más elevados que el libre uso y enseñanza de las lenguas oficiales, porque mientras tanto la carestía y la corrupción campan por sus respetos sin que ni el presidente, ni las supervicepresidentas hagan nada por impedirlo, aunque su plan de choque esté anunciado desde dos meses atrás sin que despunten los brotes verdes.

Comenta