Vicente Quiroga, de alumno de Fole a alcalde de Lugo

El quirogués construye los aparcamientos subterráneos y el auditorio, y logra el primer PGOU de la ciudad

ES EL PROPIO Vicente Quiroga Rodríguez (Quiroga, 1940), quien nos ayuda a situarlo dentro de una saga familiar plagada de cargos públicos: “Mi padre era hijo y nieto de políticos. Nieto de Benigno Quiroga Ballesteros, al que Lugo le dedicó una calle. Su padre, Luis Quiroga Espín, mi bisabuelo, también fue diputado muchas veces. Otro familiar ilustre fue Vicente Vázquez Queipo, un gran matemático famoso por su tabla de logaritmos y por ser el padre del actual sistema monetario francés”.

Es hijo único, una circunstancia que según él, influye para hacerlo algo tímido e introvertido. Hasta los diez años en que marcha a Vigo para estudiar con los jesuitas, el conocimiento le llega a través de Ánxel Fole, al que le une un lejano parentesco. El escritor se refugia en la casa familiar de los Quiroga al saberse en las listas negras de la postguerra.

Fole llega a Quiroga en 1941, mientras Vicente y sus padres permanecen en Madrid. Será en 1945 cuando entre a formar parte del núcleo familiar de A Veiguiña hasta 1953, desaparecida la amenaza. La influencia del escritor en aquel niño al que llama Vicentito abarca materias como historia y gramática; pero también distracciones, como la construcción de cometas, y sobre todo, curiosidad por la vida.

El abuelo no quiere separarse de su nieto y se opone a que estudie en Vigo. Muere cuatro años después, cuando Vicente prepara la reválida de 4º. Sus padres se lo ocultan y el muchacho deja de hablarles durante dos meses en venganza por la maniobra.

Se hace aparejador y se casa con Sara Figueroa, con quien tendrá cuatro hijos, uno de los cuales fallece a unos muy tempranos 39 años.

El estudiante de Aparejadores se afilia en 1966 al PSOE y aunque también debe militar en UGT por obligación, su condición de empresario se lo complica. Nicolás Redondo lo autoriza cuando ya está en Lugo.

Con Pepe Barreiro organiza la primera visita a la ciudad de Felipe González. Se reúnen en el restaurante Galicia y allí se toma una famosa foto con Fole, Calvo, Ramos de Castro, Gómez Camarón y Couto.

De repente todo se precipita. Cacharro Pardo, con el que comparte tertulia, le propone aspirar a la alcaldía pese a su cercanía al PSOE. De hecho, el propio Quiroga había tratado con él la posibilidad de presentarse por ese partido al Congreso, aunque prefiere la lista de CD al Senado.

De todas formas llega al Ayuntamiento con una lista fuera del partido llamada Independientes de Lugo y cuando quiere repetir alcaldía en un segundo mandato, a Cacharro ya no le hace tanta gracia y planea mandarlo a Madrid como diputado o senador. No hay acuerdo. Los Independientes empatan a 9 con Alianza Popular, pero consiguen el apoyo de Coalición Galega, a la que se acaba pasando, y gobierna.

En esos ocho años se apunta la realización de dos aparcamientos subterráneos, una nueva depuradora de aguas, el auditorio, el inicio de la peatonalización, la remodelación de O Vello Cárcere, las casetas del pulpo, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y el parque de FRIGSA., todo ello aderezado con algunos casos judiciales relacionados o no con la gestión municipal.

Anima a Barreiro para presentar la moción de censura contra Albor y la historia le permite impulsar los homenajes que la ciudad rinde a su amigo Fole en 1985, tras la concesión de la Medalla Castelao, como fue su nombramiento como Fillo Predilecto de Lugo.

Aficionado al golf desde que se une a Carlos Costas en el proyecto del campo, reparte su tiempo entre Lugo y Fontán (Sada), donde tiene casa.

Comenta