Superman

¿Cuece o enriquece?

Albergo una duda y quizás alguno de ustedes me puede ayudar a despejarla. ¿Quién es Yolanda Díaz? Porque a mí no me salen las cuentas.

Si nos atenemos a los cargos ocupados podríamos responder que era la ministra de Trabajo en febrero de 2020 y que es la vice segunda en diciembre de 2021. Lástima que los hechos nos impiden darla por buena, cuando en apariencia era de una certeza impecable.

Ella misma se ha encargado de demostrar que es falsa. Dice que el 15 de febrero de 2020, si no antes, ya conoce la peligrosidad del virus que asola Italia, la inminencia de la pandemia y la cadena de muertes que se nos viene encima si no actuamos con responsabilidad.

Incluso elabora un plan de actuación que eleva al Gobierno, pero su presidente y sus colegas le dicen que nones, que es alarmar a la gente sin sentido y que lo importante es salir a la calle a manifestarse el 8M, que eso sí que cura a las mujeres.

La negativa a sus planes visionarios tiene que ser firme y fundamentada, pues ella misma asume el papel inverso y comienza a decir que no pasa nada y que como mucho habrá uno o dos casos, según versión del avispado portavoz Simón el estilita, no el tetrabrik.

La mani de su colega y correligionaria Irene Montero, pareja a la sazón del vice segundo, es mucho más importante que sus previsiones alarmistas, pero por hache o por be, Yolanda no se presenta a la mani y permite que lo hagan todos los demás. Con un poco de suerte se contagian las de la pancarta y listo, piensa.

Ahora, cuando ella ya es la vice, nos descubre el tomate y deja a su presi con el culo al aire, pensando tal vez que le vamos a aplaudir con las orejas.

¿Quién es Yolanda?, insisto. ¿Un pájaro? ¿Un avión que vuela demasiado alto? ¿Demasiado bajo? ¿Se estrella, o una estrella?

Comenta