Barrabás

Hay tendencias que se mantienen

Han detenido a un delincuente que estaba prófugo, cuyas víctimas potenciales coinciden en número con el censo de habitantes, es decir muchos. El que no se alegre, o es otro delincuente de la misma banda, o tiene un sentido de la justicia sin evolucionar desde los tiempos en que los señores de los castillos eran a la vez jueces, generales y gerentes.

Admite Moncloa, o eso hemos leído, que la detención viene en el peor momento¡? Sí, ahora cuando les parecía haber encauzado las voraces e insaciables ansias de Aragonés, ERC y compañía. Vaya por Dios. Ahora tendremos que estudiar en Derecho la asignatura “Las detenciones y su tempus. Ejemplos prácticos del Pollo Carvajal y Puigdemont”.

Eso pasa por mantener contactos, confiar apoyos y establecer pactos con organizaciones para las que reclamar justicia es sinónimo de que se les dé la razón, como dijo su paisano Santiago Rusiñol; pero que jamás aplaudirán una sentencia que no les sea favorable a sus intereses.

Ya lo ha resumido Aragonés en una sencilla frase: “A tu lado, presidente”, compendio de la justicia entendida como molesto impedimento para hacer lo que a mí me da la real gana. Frente a él, su tocayo de cargo, el presidente aragonés Lambán, no solo manifestó su grandísima alegría, sino que ya lo imagina juzgado y en la cárcel.

También escucharemos cómo desde el mismo Gobierno se emiten dos tonos de voz diferentes para referirse al detenido. El de Sánchez, quejumbroso, pero para admitir sin remedio los hechos, y el de Podemos, airado y opuesto a reconocer que este hombre intentó cometer el mayor robo de la historia, mientras ladra contra Amancio Ortega por donar una millonada para servicios públicos.

_ ¿A quién dejamos en libertad?

_ ¡A Barrabás, a Barrabás!

Comenta