Amanece que no es poco

Y tanto

La actualidad está repleta de convocatorias contingentes, como en Amanece… Por ejemplo, la mesa de diálogo sobre Cataluña, el Congreso del PP, el estreno de MasterChef Celebrity y mogollón de botellones. Se ve que cogemos al toro por los cuernos.

No contentos con dejarse someter hasta los límites del ridículo y más allá, el Gobierno ha tragado el pildorazo de la mesa bajo el principio general de que dialogar es muy bueno.

Pues mire, depende; porque si usted se sienta a dialogar con quien pretende robarle varias habitaciones de su casa, ya está perdido, pues admite que algo siempre le puede robar.

Los barones socialistas así lo han entendido y han encendido las balizas de emergencia ante las previsibles concesiones que se produzcan. Y si los barones están alarmados, imagínense cómo debemos estar todos los demás.

Si repasamos la lista de convocados a la mesa por parte de los que supuestamente son constitucionalistas, es como para echarse a temblar. Y aún se dice que Sánchez es el presidente de todos los españoles.

Lo del PP es otro chocholío que desconcierta a propios y extraños. Si se cruzan navajazos entre ellos ahora que puede hacerse fuertes porque soplan vientos favorables, con dos candidatos bien respaldados y de creciente prestigio en el ayuntamiento y la comunidad de Madrid, ¿cómo son capaces de ponerlo en peligro por un cólico interno? ¿Tan inseguro se siente Pablo Casado?

El estreno de MasterChef creo que fue bien, aunque a mucha gente le preocupó que Bustamente se echase a llorar. A casi tanta como la que cierra los ojos para ponerse ciego, artículo único de la Declaración de los Derechos del Hombre, versión 2.XXI, también llamada la Declaración del Botellón, que ya anunció Noé con su cogorza a pie de arca.

Comenta